Gestión y marketing

¿Qué usos le puede dar un veterinario de producción animal a las redes sociales?

Martes 21 de febrero de 2012

Las redes sociales están revolucionando tanto las relaciones personales como las comerciales. Pero los veterinarios de producción animal y los ganaderos todavía no están demasiado conectados a este mundo. ¿Por qué deberían plantearse utilizarlas más? Aquí hay varios posibles usos que se les pueden dar.



Por Joaquín Ventura García:

El blog de Miltonfactory publicaba en enero un artículo titulado 10 usos de las redes sociales que han revolucionado el mundo de la medicina. En él se enumeran 10 utilidades de la Red 2.0 para los médicos. ¿Por qué no podemos transformarlas en utilidades para los veterinarios de campo?

No todos las sugerencias que propone el post de Miltonfactory son aplicables directamente al mundo de la Veterinaria, sobre todo de la veterinaria en producción animal, pero hay varias que sí se podrían poner en marcha:

- Difundir mensajes de interés de forma masiva y económica. Por ejemplo, hacer llegar a nuestros clientes antes que ningún otro medio de información las últimas novedades respecto a la PAC, cualquier subvención que puedan solicitar, alertas sanitarias de la RASVE o la última variación de los precios de las canales, entre otras muchas.

- Mejorar el intercambio de información entre colegas de profesión. ¿No nos quejamos muchas veces de que el veterinario de campo es una especie de ente aislado? ¿Y si utilizásemos las redes sociales para intercambiar información técnica con otros compañeros?

- Hacer llamamientos a los clientes y a la población en general. Hay situaciones en las que las redes sociales pueden ser de gran utilidad como herramienta de comunicación en el área de la salud pública como las catástrofes naturales, las epidemias o la emergencias veterinarias.

- Hacer llegar, al público en general, noticias de interés y avances relacionados con el mundo de la Veterinaria con un lenguaje asequible. Una cosa son nuestras fuentes de información técnica y científica y otra muy distinta es conseguir que nuestros clientes y los ciudadanos las entiendan. Nosotros podemos ayudar a que eso ocurra. Por otro lado, la ignorancia genera miedo siempre que se produce una crisis veterinaria: los ciudadanos se ponen en lo peor y piensan que cualquier enfermedad del ganado puede tener implicaciones graves para su salud. Se les puede mantener bien informados a través de las redes sociales, a las que acceden masivamente.

- Dar consejos y guías de buenas prácticas a nuestros clientes. A veces las cuestiones más simples quedan olvidadas si nadie las recuerda, y las redes sociales nos permiten enviar recordatorios de todo tipo.

Está claro que muchos de nuestros clientes son personas mayores que nunca han tenido contacto con Internet y mucho menos con Facebook o Twitter, pero también hay ganaderos jóvenes que utilizan las redes sociales de forma habitual en su vida privada. ¿Y si además les proponemos un uso profesional?