La firma invitada

Los ganaderos son actores clave en la lucha contra las zoonosis

Bernard Vallat.
Lunes 02 de junio de 2014

Bernard Vallat, director general de la OIE, expone en este artículo la importancia de las zoonosis, ya que el 60 % de los patógenos capaces de afectar al hombre son de origen animal, al igual que el 75 % de las enfermedades emergentes y el 80 % de los agentes biológicos que presentan un potencial bioterrorista.



Bernard Vallat
Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE)

Las zoonosis, enfermedades de los animales naturalmente transmisibles al hombre, representan una amenaza constante en todo el mundo, a consecuencia de la emergencia o resurgimiento de agentes patógenos en diversos lugares y en varias formas.

Vivimos en un mundo en constante evolución y en un contexto de globalización sin precedente, en el que asistimos a un movimiento creciente de bienes y de personas, cambios climáticos y cambios en el comportamiento humano. Estos factores multiplican las oportunidades de diseminación de los patógenos a través del mundo.

La interacción entre los animales domésticos o salvajes y el hombre favorece la circulación de agentes patógenos capaces de cruzar la barrera de las especies; por otra parte, los alimentos de origen animal pueden ser causa de toxiinfecciones alimentarias. Estos vínculos existentes entre la salud humana y la sanidad animal no son algo nuevo para los ganaderos, los veterinarios y los responsables de la salud animal; sin embargo, el riesgo planetario actual de zoonosis no tiene precedente en la historia.

Aunque la lucha contra los patógenos en los animales represente el mejor enfoque para proteger la salud del hombre, su éxito radica en asociar la detección precoz y la respuesta rápida a las enfermedades emergentes o reemergentes de los animales.

Para ello, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), en virtud de su directriz de mejorar la salud y el bienestar animal a escala mundial, elabora normas y recomendaciones, adoptadas por su 178 Países miembros, para la prevención y el control de las enfermedades de origen animal y para la seguridad del comercio internacional de animales y de productos de origen animal. Su aplicación, que requiere una cooperación entre los ganaderos y los veterinarios, es indispensable para la protección de la salud y del bienestar animal y de la seguridad sanitaria.

A mayor escala, la colaboración entre los organismos de salud pública, de sanidad animal, las universidades y los organismos privados es determinante para luchar contra las zoonosis emergentes a nivel regional, nacional o internacional. En este marco en particular, la OIE, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han aliado bajo el concepto de “One Health, Une seule santé, Una sola salud” desde 2011.

La implicación de cada uno de nosotros es primordial para evitar la multiplicación de los agentes patógenos zoonóticos y su diseminación a través del mundo. Proteger a los animales es preservar nuestro futuro.