Artículos aves

Estrategia de control de cojeras en broilers

Los problemas de salud de las patas son una preocupación global en la producción moderna de broilers.

Jueves 02 de julio de 2015

La medida de puntuaciones, el análisis de factores de riesgo y la elaboración de un informe detallado servirán para apoyar las decisiones de gestión para crear mejoras en el bienestar de la granja.



Andrew Butterworth
Clinical Veterinary Science
University of Bristol Veterinary School (Reino Unido)
Imágenes cedidas por el autor
Traducido por Natalia Sagarra
albeitar@grupoasis.com

Los problemas de salud de las patas son una preocupación global en la producción moderna de broilers. Hay estudios realizados en Dinamarca, Suecia y Reino Unido que han puesto de manifiesto su importancia: los autores encontraron niveles de aves con puntuación de la marcha de 3 en un 30,1 % en Dinamarca para 208 ejemplares Ross y un 14,1 % y un 26,1 % en 208 aves Ross y Cobb, respectivamente, en Suecia. Estas estirpes se utilizan en Europa de forma generalizada.

Este informe identifica algunos cambios en la cría que podrían emplearse para resolver este problema y para tomar decisiones de manejo, bioseguridad, higiene, alimentación y tratamientos médicos para reducir las cojeras en los pollos de engorde. El uso de estas medidas en el bienestar de los animales ya fue discutido por Veisier et al. y Butterworth et al. en el 2008. El uso de métodos de evaluación enfocados en el animal ha sido incorporado a la legislación de la Unión Europea como parte de la directiva 2007/43/CE.

Hay una amplia variedad de causas de cojera en broilers y no hay una serie de recomendaciones que las reduzcan en todas las granjas o sistemas de producción (tabla). La fluctuación y la naturaleza impredecible de la cojera es frustrante y hace que no sea susceptible de cura mediante, por ejemplo, el uso rutinario de antibióticos en un punto particular del ciclo de crecimiento.

Evaluación de la cojera

Kestin et al. (1992) desarrollaron un método para medir la prevalencia de cojera (o la capacidad de caminar) en pollos de engorde, utilizando una escala de seis puntos [0-5], conocido como el sistema de puntuación de Bristol Gate. Las figuras 1 y 2 muestran el alojamiento de las aves y las anotaciones de puntuación en papel. Hay seis categorías de puntuación de la marcha que se resumen de la siguiente manera:

Puntuación 0: el animal camina normalmente, sin anomalía detectable, con el pie con el que se levanta y apoya en el suelo sin problemas y con cada pie colocado bajo su centro de gravedad. Puntuación 1: el ave tiene un ligero defecto difícil de definir con precisión, pero podría impedir su uso para la cría. Puntuación 2: el ave tiene un defecto definido e identificable en su andar, pero no es lo suficientemente grave como para dificultarle el acceso a los recursos. Puntuación 3: el animal tiene un defecto en la marcha obvio que afecta a su capacidad para moverse. Puntuación 4: el ave tiene un defecto grave de la marcha. Todavía es capaz de caminar, pero con dificultad, a menudo utilizando las puntas de las alas para mantener el equilibrio adicional. Puntuación 5: el animal es incapaz de andar. Figura 1. Manejo y alojamiento de broilers. Alojamiento de aproximadamente 25 animales que se colocan en silencio en torno a un grupo de aves con una perturbación mínima. Si las aves muestran signos de angustia o sobrecalentamiento, deben liberarse y establecer un nuevo grupo. Figura 2. Anotaciones sobre la cojera de los broilers antes de recogerlos para evaluar las puntuaciones. Se debe levantar a las aves cuidadosamente y puntuarlas; después colocarlas fuera. A continuación, crear una tabulación simple de las aves valoradas en cada categoría. Pododermatitis

La pododermatitis es una dermatitis de contacto localizada en la piel de los pies, con mayor frecuencia en la almohadilla central, pero a veces también en los dedos. La piel se vuelve oscura por el contacto con el suelo y se pueden producir lesiones cutáneas profundas. La escala de puntuación (figura 3) permite una evaluación de la gravedad de estas lesiones. Deben evaluarse unos 150 broilers por manada: hay que coger 10 aves procedentes de 10 áreas diferentes, incluyendo 2 zonas situadas cerca de los bebederos, 2 zonas situadas cerca de los comederos, 3 zonas situadas cerca de una pared y 3 zonas alejadas de los bebederos y comederos (área de descanso).

En el matadero es posible puntuar un gran número de pies. Si la velocidad de la línea es de 120 aves por minuto, observando durante 10 minutos podremos obtener la puntuación de 1.200 aves usando la misma escala de puntuación que se utiliza en la granja.

Figura 3. Escala de puntuación para pododermatitis en pollos de engorde. Evaluación de la cojera y de la dermatitis de la almohadilla en la granja

Se centra en tres etapas principales:

Cuestionario completo: hay que completar un cuestionario de granja o informe de inspección estándar con un representante de la granja, que proporcione una descripción de la misma y de la manada. La información del criador debe incluir genotipo/estirpe, historia y edad. La información de la planta incubadora debe incluir incubadora, distancia/duración del transporte y programa de vacunación. La información general incluirá el número y peso de los pollitos, sexo, época del año y edad en la evaluación y al sacrificio.

Las prácticas de cría específicas incluirán la densidad de población y la práctica de thinning, las condiciones de empollado, el perfil nutricional, los niveles de vitaminas/minerales, el sustrato de arena, el comedero y el bebedero (diseño/tipo), el programa de iluminación, la edad de la granja, sus detalles de construcción, la ventilación, el historial de enfermedades y medicamentos, los coccidiostáticos utilizados, el programa de vacunación y la fuente de agua. La información sobre el rendimiento incluirá el perfil de crecimiento a partir de los pesajes semanales, el patrón de sacrificio a causa de problemas de patas y el patrón de otros sacrificios. La información de la planta de procesamiento incluirá los niveles de quemaduras en los pies. La información básica sobre el manejo incluye: ratios de personal, su edad y las acciones de formación/cualificación. La información sobre la empresa incluirá el tamaño de las naves, el número de aves por sala y medidas de bioseguridad.

Examen post mortem: llevar a cabo el examen post mortem de las diez aves seleccionadas, preferentemente de las que tengan puntuación Gait elevada dentro de la manada. Evaluación: evaluar la puntuación Gait y la puntuación de la almohadilla de 150 aves utilizando los métodos descritos. Crear una puntuación de la marcha media (FAG) y una puntuación media de la almohadilla (FAP) de la granja. Estos resultados se pueden comparar entre las granjas y se utilizan como métrica de rendimiento para evaluar si las acciones de mejora realizadas por el productor tienen efectos en la mejora de las puntuaciones. Utilidad de la información

La información recogida sirve para:

Conocer la prevalencia y la gravedad de los trastornos de patas en las manadas dentro de la empresa. Incluir una evaluación del impacto económico de las aves pequeñas, moribundas y sacrificadas como resultado de las cojeras. En general, las mejoras significativas en la rentabilidad se pueden hacer si la cojera se aborda desde dentro de la empresa así como la mejora en el bienestar general de aves. Los organismos de control en algunos países ya están empezando a centrarse en los problemas de salud de las patas como un marcador para el rendimiento del bienestar de la empresa. Hacer comparaciones entre granjas “buenas” y “malas”’ (con respecto a la cojera) dentro de la empresa para ayudar a identificar los aspectos sobre gestión, ambiente, alimentación, medicación, genotipo, etc. que difieren entre estas granjas. Investigar el uso del agua en las diferentes granjas: granjas con mayor uso de agua por ave (en condiciones climáticas iguales) pueden tener problemas sistemáticos con las fugas de los bebederos. Pequeñas cantidades de agua que se filtren crónicamente al suelo pueden empeorar la gestión de los desechos y tener impacto en la salud de las patas. Llevar a cabo una investigación de las patologías bacteriológicas vinculadas a la cojera e identificar si estas bacterias pueden originarse en la planta de incubación, el transporte o por fallos en la bioseguridad de la granja. Llevar a cabo un análisis de los componentes óseos de la cojera. Estos suelen estar vinculados con la nutrición y el genotipo —y las diferencias entre las manadas y las granjas con diferentes dietas o con diferentes mezclas de genotipos podrían revelar (dentro de la empresa) que estos factores tienen efecto sobre la incidencia de cojeras en aves en general— y el rendimiento económico y el bienestar que resulta de esto. Promover la mejora

Es interesante reunir estos datos para averiguar qué es lo que están haciendo tanto las mejores granjas, como aquellas con mayor incidencia de cojeras. De esta forma, los mejores productores podrían transmitir su experiencia a las peores granjas. Dentro de las empresas hemos encontrado que este enfoque de intercambio de “mejores prácticas” ha sido muy eficaz en la mejora de la calidad de la cama, las lesiones del pie y del corvejón, y los niveles de cojera de broilers.

Hay que informar al productor sobre la extensión de la pododermatitis y las cojeras en su granja, de modo que con el tiempo, y después de un análisis, se elabore un modelo de factores de riesgo que le permita tomar decisiones para reducir esa situación. Entre los factores que, según la experiencia de campo, han demostrado ser de riesgo para la cojera se incluyen: la tasa de crecimiento, la edad de las aves al sacrificio, la utilización de cereales integrales en la dieta, el tipo de alimentación, la calidad de las medidas de bioseguridad, la condición de la arena (un factor importante) y el genotipo. Además, el sexo, los niveles de restricción de alimento, el patrón de iluminación y de intensidad de luz, los niveles de actividad de aves y la densidad de población —en ejemplos reales— se han podido manipular para controlar los niveles de cojera y pododermatitis en los broilers.

En resumen Paso 1: medir (puntuación de la marcha y puntuación del almohadilla). Paso 2: Análisis de los factores de riesgo. Paso 3: Informar (productor, comprador). Paso 4: Tomar decisiones de gestión de apoyo para crear mejoras en el bienestar.

Bibliografía disponible en www.albeitar.grupoasis.com/bibliografias/cojerasbroilers186.doc

TEMAS RELACIONADOS: