La firma invitada

Cambio climático y ganadería: papel mojado

Teresa García.
Lunes 26 de septiembre de 2016

Para luchar contra el cambio climático es preciso invertir más y mejor en investigación.



La relación entre cambio climático y producción ganadera es muy com­pleja y bidireccional. Por una parte, la actividad agroganadera genera el 10-12 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y, a su vez, el cambio climático influye sobre la ga­nadería, modificando las condiciones en las que se desarrolla la actividad, la producción de alimentos para el gana­do y la salud animal (sobre todo en el caso de la enfermedades transmitidas por vectores). Desde la FAO se insiste en que es imprescindible una produc­ción animal basada en buenas prác­ticas, que optimice la eficiencia y sea sostenible medioambientalmente, sin que se vean reducidos la producción y el consumo de alimentos de origen animal. Hasta aquí todos de acuerdo, pero ¿cómo es posible una ganadería intensiva respetuosa con el medio am­biente? Por el momento parece que ninguna inciativa política ha sido capaz de solucionar el problema.

Pues bien, en Alberta (Canadá) han puesto en marcha una nave de pone­doras cuya huella de carbono neta es 0. Un equipo de ingenieros ha diseñado una instalación que produce la misma energía que precisa para su funciona­miento a través de paneles solares y equipos de alta tecnología. El proyecto todavía está en una fase inicial, pero está funcionando como se esperaba, aunque aún tienen que realizar progresos en el sistema de ventilación con recuperación de calor.

A la vista de estos resultados, se diría que la solución pasa por invertir más y mejor en investigación y menos en de­bates, cumbres y normativas que al final quedan escritos sobre papel mojado.

TEMAS RELACIONADOS: