cabecera
PV ALBEITAR 30/2014    
94/1116

Programa de vacunación en pollitas de reemplazo

Última actualización 02/12/2011@14:06:31 GMT+1
Un plan vacunal aplicado de forma correcta a las pollitas es uno de los pilares para el desarrollo de una parvada saludable y productiva. La inmunización en las primeras semanas de vida es el punto de partida más importante en el futuro sanitario de las aves.
Dr. Miguel Angel Petruccelli
Profesor Titular
Cátedra de Patología de Aves y Pilíferos
Laboratorio de Diagnóstico
de Enfermedades de las aves
y los Pilíferos (Ladeap)
Facultad de Ciencias Veterinarias
Universidad Nacional de la Plata (Argentina)
Imágenes Albéitar

¿Podríamos indicar aquí un programa de vacunación en pollitas de reemplazo? de ninguna manera podemos afirmar lo que se debe hacer, ya que no hay un plan de vacunación ideal, todos son buenos si se planifican y ejecutan con criterio y sentido común. Lo que sí hay que tener claro es que se debe contar con un buen grupo de vacunadores, que lo hagan con responsabilidad y eficiencia, de lo contrario la vacunación deja de ser una inversión para transformarse en un gasto.

¿Por qué vacunar?
Mediante la vacunación administramos a las aves un antígeno (virus o bacteria) con el fin de estimular la formación de anticuerpos, que son los encargados potenciales de proteger a los animales de una infección frente al mismo agente pero patógeno. Las vacunas se preparan con agentes que han sido inactivados (muertos) o apatógenos, de forma natural o inducida a través de pasajes sucesivos en huevos o cultivos de células. Generalmente, las vacunas de virus inactivados o las bacterinas (vacunas de bacterias muertas) se administran con un adyuvante oleoso que ayuda a mejorar la estimulación de la producción de anticuerpos.

¿Frente a qué vacunar?

En este punto se deben tener en cuenta varios factores que influirán directamente en la elección de las vacunas a suministrar, entre ellos, la situación geográfica, la prevalencia de ciertas enfermedades en la zona, la época del año (enfermedades estacionales), tipo de cepa patógena que actúa en la región, o las regulaciones gubernamentales que prohíban expresamente la utilización de ciertas cepas o que directamente prohíban vacunar contra una enfermedad determinada.

Reproductoras pesadas
Entre las vacunas que se incluyen rutinariamente en casi todos los países en la recría de pollitas reproductoras pesadas se mencionan la de enfermedad de Newcastle, la de la enfermedad de Marek, la de la bronquitis infecciosa y la de la enfermedad de Gumboro, en definitiva las que se aplicarán en las primeras semanas de vida.

Aquí nos encontramos con el primer gran desafío: sabemos que en esas primeras semanas de vida los animales son vulnerables a las mencionadas enfermedades (es muy importante la enfermedad de Gumboro, ya que actúa como agente inmunosupresor), lo que condicionará el futuro de la parvada en caso de que se produzca la infección. Hoy en día seguimos escuchando la discusión de cuándo vacunar, nosotros lo hicimos y lo seguimos pregonado, los anticuerpos maternales desempeñan un papel de suma importancia, ya que protegen a la descendencia en las primeras semanas de vida. Pero si no tenemos en cuenta el valor protector de éstos y suministramos una vacuna cuando las aves tienen niveles altos neutralizan al agente vacunal, dejando a los animales sin anticuerpos y sin antígeno que estimule la formación de los mismos. Con respecto a la vacunación frente a la enfermedad de Marek, aquí hay poca discusión, se debe hacer in ovo o el primer día de vida. Esto queda siempre a criterio de la empresa, pueden usarse las monovalentes, las bivalentes o las trivalentes, en función del grado de contaminación o tipo de cepa patógena presente en la zona en la que serán criadas.

Lo que sí es determinante para obtener buenos resultados es demorar lo máximo posible la llegada de las pollitas a la granja, esto le permitirá al virus vacunal ocupar sus receptores y comenzar su multiplicación; hay que recordar que el virus de campo en 20 horas está produciendo réplicas, mientras que el virus vacunal necesita unas 48 horas.

En el caso de la bronquitis infecciosa, se pueden utilizar dos criterios: vacunar el primer día de vida mediante espray o hacerlo a la vez que la vacunación frente a Newcastle.

También es importante no olvidarse de utilizar una vacuna frente a la coccidiosis. Ésta se aplica regularmente a los cuatro días de vida y se administra a través del agua de bebida o mediante espray. Es importante tener cuenta las cepas actuantes en la región.

A los siete días de vida también se debe vacunar a las pollitas frente a la rinitis vírica por medio del agua de bebida.

A las cuatro semanas de edad se debe revacunar a las pollitas una vacuna triple (frente a Newcastle, bronquitis infecciosa y Gumboro -NC+BI+Gumboro-), bien por vía ocular o mediante el agua de bebida.

A las seis semanas es conveniente vacunarlas frente a la laringotraqueítis infecciosa. La aplicación de esta vacuna debe cumplir las reglamentaciones gubernamentales, por ejemplo, en la República Argentina sólo están permitidas aquéllas producidas en cultivos celulares. A la vez, se debe administrar la vacuna frente a la diftero-viruela por punción alar, y también deben tenerse en cuenta las regulaciones nacionales.

A las semanas de vida se revacuna a las pollitas con la triple vacuna (NC+BI+ Gumboro), a través del agua de bebida, y una semana después se inmuniza a los animales frente a la artritis viral, también en el agua de bebida. A las diez semanas de vida se deben proteger frente al Metapneumovirus aviar, también llamada vacuna contra el TRT, y también es muy importante tener en cuenta las regulaciones locales, por ejemplo, en la República Argentina sólo se permiten aquéllas de virus inactivado y están prohibidas las de vivo.

Cuando las aves alcanzan las 11 semanas de vida, nuevamente se les administra la vacuna triple (NC+BI+Gumboro) en el agua de bebida. Una semana después se debe protegerlas frente a la encefalomielitis aviar y la anemia infecciosa, también en el agua de bebida, al mismo tiempo que se las revacuna contra la diftero-viruela y se aplica la primera dosis contra el cólera aviar en forma de inyectable. En muchas ocasiones se utilizan las llamadas autovacunas, que se fabrican utilizando cepas aisladas en la región, mucho más efectivas que las comerciales. A las 14 semanas se vuelve a revacunar contra Newcastle, bronquitis infecciosa y síndrome de la caída de puesta, al mismo tiempo que se administra un inmunógeno oleoso contra la coriza infecciosa, con el mismo criterio del cólera. Una semana después se revacuna contra la laringotraqueítis infecciosa en agua de bebida y contra la diftero-viruela.

A las 17 semanas se revacuna contra la coriza y TRT de forma inyectable, y frente a Newcastle, bronquitis infecciosa y encefalomielitis en agua de bebida, por último contra el cólera aviar y una cuádruple inyectable contra Newcastle, bronquitis infecciosa, artritis vírica y Gumboro. Como estamos hablando de reproductoras pesadas, es muy importante la transferencia de anticuerpos maternales; por tal motivo, cada ocho semanas se revacuna en agua de bebida frente a Newcastle, bronquitis infecciosa y Gumboro.

Pollitas de reemplazo
En el caso de pollitas de reemplazo para la puesta comercial, el plan de vacunación es muy similar; sólo se deben retirar aquellas vacunas cuyo propósito es el de transferir anticuerpos maternales y la de coccidiosis. Por ejemplo, anemia infecciosa y encefalomielitis aviar y la enfermedad de Gumboro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (3)   No(1)
94/1116
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto