cabecera
PV ALBEITAR 51/2014    

¿Es más eficaz producir con razas de ovino autóctonas o foráneas?

¿Es más eficaz producir con razas de ovino autóctonas o foráneas?

La empresa agraria, como entidad productiva que es, responde al fin económico último de la maximización del beneficio. Para ello, cada titular escoge una combinación de factores productivos que van a determinar los niveles de eficiencia técnica de la explotación ganadera.

C. Hidalgo González1, M.P. Rodríguez Fernández2 y C. Palacios Riocerezo3
1Dra. en CC. Empresariales.
Dpto. de Economía y Estadística. Facultad de CC. Económicas y Empresariales de la Universidad de León
2Dra. en Economía.
Dpto. de Economía y Estadística. Facultad de CC. Económicas y Empresariales de la Universidad de León
3Dr. en Veterinaria.
Área de Producción Animal. Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales de la Universidad de Salamanca
Imágenes cedidas por los autores

El Libro Blanco sobre la Agricultura y el Desarrollo Rural, en su capítulo dedicado a las empresas y explotaciones agrarias, establece que, en la actualidad, la actividad agraria se encuentra plenamente sometida a las reglas de la economía. Esta actividad es, cada vez más, una agricultura tecnificada y comercial y el sector agrario es, o tiende a ser, un sector económico como los demás, aunque tiene características propias que diferencian su funcionamiento de la dinámica de los sectores secundario y terciario (MAPA, 2003). Del conjunto de peculiaridades presentes en este sector nos interesa destacar una en particular, la que se deriva de que la mejora de los resultados económicos y de las rentas de la agricultura no siempre se puede conseguir con aumentos de productividad basados en un empleo creciente e intensivo de inputs.

La existencia de una empresa o explotación agraria implica la puesta en marcha de un proceso de producción en el que se combinan los factores productivos (tierra, trabajo y capital) en las proporciones que determina el modelo de gestión definido por el titular. Las explotaciones se colocan en un segmento de variación que discurre desde un extremo intensivo de utilización de factores, con los animales permanentemente estabulados y alimentados con pienso, hasta el extremo más extensivo, en el que, en función de la raza a explotar, los animales permanecen en una situación de “semi-libertad” alimentándose a diente sobre la base de los recursos que ofrece el territorio que ocupa.

El lugar que cada explotación va a ocupar es consecuencia de un conjunto de decisiones que el titular debe tomar en relación a su actividad productiva. Una de ellas es la utilización de razas autóctonas o razas importadas. Las discusiones sobre este aspecto han sido muchas y prolíficas desde todos los puntos de vista posibles: productivos, sanitarios, técnicos y económicos. Los defensores de una u otra postura manifiestan sus argumentos con contundencia y no en pocos casos la pelea verbal o escrita ha acabado en tablas. En este artículo se desvelan nuevas perspectivas para el debate a través de la utilización de herramientas cuantitativas que permitan obtener información apropiada.

Frontera de posibilidades de producción
 

La eficiencia técnica de una unidad de producción se refiere al logro del máximo output posible, dadas unas cantidades de inputs, o al uso mínimo de inputs, dada una cantidad de outputs, teniendo en cuen-
ta las relaciones físicas de producción. En este trabajo hemos utilizado la metodología de frontera estocástica de producción para estudiar los factores que afectan a esa eficiencia técnica en los productores de la raza Assaf, como ejemplo de raza foránea, frente a la Churra y Castellana como ejemplos de razas autóctonas que compiten por el mismo territorio.

La medida de la eficiencia técnica a partir de funciones de producción de frontera fue propuesta inicialmente por Farrell (1957). El método consiste en estimar una función de producción frontera que permite calcular el output máximo (y*) que puede ser obtenido por cada unidad de producción, dada una combinación de inputs. El nivel de eficiencia técnica (ET) de cada unidad productiva se puede calcular como la relación entre el producto obtenido (y) y dicho máximo, es decir, 0≤ET=y/y*≤1.


El trabajo previo
Los modelos de causalidad que determinan la producción de ovino autóctono y ovino foráneo son muy diferentes. En un trabajo previo se establecieron los modelos uniecuacionales que nos permitieron aproximar esas funciones de producción a través del método de estimación de mínimos cuadrados ordinarios (MCO). Los resultados dibujaron dos sistemas de producción muy diferentes: en la raza autóctona (raza Churra), la importancia de los gastos fijos (GF) resultó muy superior a la de la raza foránea (raza Assaf), derivada del mayor peso de las amortizaciones. En el caso de la raza Assaf, la importancia de los gastos variables (GV) se convirtió en el elemento determinante, la alimentación (fundamentalmente comprada) y la sanidad nos permitieron explicar el 74% del ingreso total de la explotación, mientras que los GF apenas tenían valor explicativo. Esta estructura de las explotaciones nos situó en la pista de posibles estrategias de funcionamiento ya que mientras que la raza Churra puede ajustar su activo, la raza Assaf tiene en la alimentación el punto sobre el que pivota el futuro de sus explotaciones (Hidalgo, Rodríguez y Palacios, 2009). Continuando por esta línea, se ha decidido dar un paso adelante y tratar de analizar el criterio de eficiencia técnica desde la perspectiva de la raza autóctona y raza extranjera. En este artículo hemos querido presentar los resultados preliminares de un trabajo más amplio sobre los criterios de eficiencia del manejo de razas de ovino.



Ovejas de la raza Assaf.

La base de datos
La información económica se ha recopilado mediante visitas periódicas a 22 explotaciones de las razas Churra y Castellana y 15 explotaciones de raza Assaf, durante los años 2003 y 2004, lo que nos proporciona un panel de 44 observaciones para las autóctonas y 30 observaciones para la raza extranjera. Las explotaciones escogidas tienen una distribución normal, lo que nos valida la eficacia del conjunto de datos obtenido.

La base de datos con la que se ha elaborado el modelo está constituida por tres variables: ingresos totales (IT), gastos variables (GV) y gastos fijos (GF). Los IT resultan del sumatorio de la venta de leche, corderos, subvenciones y otros ingresos. Los GV, entendidos como aquellos que dependen y determinan directamente del nivel de producción, se componen principalmente de los gastos de alimentación (comprada y autoconsumida) y sanidad.

Los GF son aquellos cuya intensidad no depende del nivel de producción y entre los mismos destacan, por su valor explicativo y su importancia, los derivados de la mano de obra o las amortizaciones (incluida la técnica y la biológica) (Ballestero, 2000).

La producción y los índices de eficiencia
Para estimar la frontera estocástica de producción de los productores de ovino se consideró como forma funcional una función Cobb Douglas:

ß0, ß1, ß2 son los coeficientes del modelo a estimar, Ii son los ingresos obtenidos por la explotación i-ésima y GVi y GFi sus respectivos gastos variables y fijos. Vi son errores aleatorios independientes e idénticamente distribuidos y Ui son variables aleatorias no negativas e inobservables asociadas con la
ineficiencia técnica de la producción.

Para efectuar estas estimaciones hemos utilizado el programa Frontier 4.1 (Coelli, 1996) que proporciona un estimador de parámetro ?, así como los valores individuales de eficiencia técnica de cada una de las explotaciones. Los resultados obtenidos se muestran en la tabla 1.


Los signos de los parámetros estimados son los esperados y significativamente distintos de cero a los niveles de confianza habituales. Es interesante analizar el grado de sensibilidad céteris páribus de las dos variables de impacto. De acuerdo con las estimaciones, los ingresos de las explotaciones son más sensibles, en ambos casos, a los gastos variables que a los fijos, y son superiores, como es lógico, en la raza extranjera, situación que se invierte en el caso de los gastos fijos. En cuanto al parámetro de la varianza “?”, si éste toma un valor muy próximo a la unidad, se deduce que no hay efectos en el error debido a factores fuera de control de la explotación y todo se debe a la falta de eficiencia. En este caso, la mejora de la eficiencia podrá conseguirse con mayor acierto actuando apropiadamente. Por el contrario un “?” próximo a cero indicaría una total eficiencia del sistema objeto de estudio (Dios Palomares, 2002).


Conclusiones
Los valores de eficiencia técnica de las Assaf muestran un nivel de dispersión más pequeño que los de la raza autóctona, lo que revela que su manejo es mucho más homogéneo (gráfico 2). Este hecho provoca que el nivel medio de eficiencia sea algo superior para el conjunto de esta raza en los dos años analizados (tabla 2), lo que se ve reforzado por el valor del parámetro “?”. Los datos medios tienen la virtud de simplificar la información pero enmascaran la realidad de un universo diverso, más en el caso de las actividades agrarias, de forma que hemos preferido realizar un análisis de las frecuencias obtenidas para establecer una radiografía más precisa de la realidad a la que nos enfrentamos. En ambas razas se produce un empeoramiento de los resultados entre los años analizados. Sufre un mayor deterioro la raza extranjera, ya que se incrementa de forma importante el número de explotaciones cuyos niveles de eficiencia se sitúan por debajo de 0,75, (pasan de 4 a 9 explotaciones), mientras que las razas Churra y Castellana sólo incrementan este estrato en una explotación.

Las razas autóctonas mantienen la misma presencia, a lo largo de los dos años, en el estrato que recoge la eficiencia entre 0,85 y 0,75 (5 explotaciones); mientras que la raza Assaf reduce su presencia en este estrato de 8 explotaciones a 4 (prácticamente las que gana el estrato inferior, <0,75).


Finalmente, las razas autóctonas tienen una presencia muy superior en el estrato que recoge los niveles de eficiencia máxima (entre 1 y 0,85) el 36,36% (2003) y el 31,82% (2004) frente al 20,00% (2003) y 13,33% (2004) de la raza Assaf. Si unimos estos resultados a los obtenidos en los estudios previos, podemos establecer que la mejora en el manejo de las razas autóctonas que provoca la reducción del peso de sus activos fijos puede permitir una mayor eficiencia en el aprovechamiento de esos inmovilizados y tierras, lo que implica una mayor rentabilidad. En el caso de la raza Assaf, y dada la importancia de sus gastos variables, el medio de ajuste de la eficiencia debe venir por una gestión más eficaz del factor productivo que representan los animales, como transformadores de materias primas (alimentación) en producto final.


Bibliografía disponible en www.albeitar.grupoasis.com/bibliografias/razasovino141.doc

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (4)   No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto