cabecera
PV ALBEITAR 30/2014    
494/1118

Puntos clave que determinan las estrategias frente al BVDV

Última actualización 10/12/2012@13:27:08 GMT+1

La decisión individual de un ganadero puede tener implicaciones globales en el control de las enfermedades infecciosas. Es conveniente conocer cuáles son sus principales factores de decisión para que los programas de control tengan éxito.

Brigitte Frappat
Institut de l'Elevage-Paris
Imágenes Albéitar

El equipo al que pertenezco trabaja en encuestas cualitativas y de gestión de proyectos en diferentes campos como el bienestar animal, buenas prácticas, innovación, trabajo e identidad profesional.

En este artículo se describen cuáles son los factores involucrados en el proceso de toma de decision de los ganaderos, uno de los objetivos del proyecto multidisciplinar ACDUQ, en el que han participado muchos profesionales.

En los últimos tres años se han llevado a cabo diferentes estudios relacionados con el programa de investigación ACDUQ para comprender mejor el modo en que los ganaderos gestionan la sanidad de su explotación.

Más o menos, todos estos estudios hacen las mismas preguntas:
- ¿Qué conocen los ganaderos sobre los medios de control de las enfermedades infecciosas?
- ¿Podemos describir las actitudes y las prácticas de los ganaderos en el ámbito de los riesgos sanitarios?
- ¿Qué factores son los que principalmente contribuyen a explicar la diversidad observada?
Nuestros resultados proceden de tres estudios. El primero (realizado en cuatro regiones francesas) está directamente relacionado con el programa ACDUQ, mediante el cual se intentaba describir las percepciones de los ganaderos sobre los riesgos sanitarios y su relación con sus prácticas. Los objetivos del segundo estudio fueron describir la participación y compromiso de un esquema de control voluntario del BVDV en la región de Vendée. El tercer estudio tuvo lugar en la Bourgogne, donde se implementó un programa de vacunación voluntario.

Todos ellos son estudios cualitativos, basados en entrevistas semi-dirigidas cara a cara a más de 80 ganaderos, de una forma más abierta que con un cuestionario fijo. Las conversaciones fueron grabadas, con lo que se pudieron analizar de forma precisa las palabras y expresiones utilizadas.

Asumimos y confirmamos que hay cuatro aspectos que influyen en las decisiones de los ganaderos:
- Información y conocimiento.
- Representaciones mentales.
- Redes sociales y profesionales.
- Cuestiones materiales y económicas.

Información y conocimientos
Los ganaderos que han tenido una experiencia personal con una enfermedad contagiosa en su rebaño son más susceptibles de adoptar medidas preventivas para un nuevo episodio sanitario. Probablemente, todas las personas que aconsejan a los ganaderos deberían tener más en cuenta su conocimiento práctico, ya que es un factor clave. Sin embargo, esto no es sistemático (no todos los ganaderos aprenden de una mala experiencia) y tampoco es permanente, tal y como se ha mostrado en el estudio sobre el plan de vacunación voluntaria en Bourgogne (la gente se olvida de forma gradual o reconsidera su experiencia y su elección).

La información económica, técnica o científica es necesaria para construir lo que podemos llamar una buena evaluación de riesgos desde un enfoque de coste-beneficio. Así, observamos que los escasos ganaderos que adoptaron prácticas de alta seguridad estaban en general bien informados. Muchos ganaderos todavía carecen de formación básica sobre los mecanismos biológicos o sobre los impactos financieros o sanitarios de la enfermedad, incluso si participan en un programa de control. En el campo de la práctica, observamos que los riesgos están relacionados con los movimientos de animales o con la cercanía de otros animales, aspectos, a menudo, infravalorados.

Estos resultados muestran claramente que tenemos todavía algunas lagunas sobre las que trabajar.

Por el contrario, también encontramos ganaderos que implementaron buenas prácticas preventivas, a pesar de su escaso conocimiento, respecto a las enfermedades contagiosas, sólo porque confiaban en los consejos dados por su veterinario.

Además, podemos tener presente que la información dada por la organización del programa sanitario (es decir: quién lo hará, qué hará y por qué lo hará) es también crucial para motivar a los ganaderos a implicarse y para ayudarles a implementar de un modo efectivo todas las medidas necesarias.

Situación de la BVD en Francia
 
La diarrea vírica bovina (BVD) es una enfermedad endémica en Francia. Puede considerarse que dos de cada tres granjas están afectadas, aunque muy pocas (menos del 5%) han tenido episodios graves.
La prevalencia depende de la localización: es bastante alta en el este de Francia, donde domina la producción de vacuno de carne y se producen contactos de los animales en los pastos comunales. En los países escandinavos y en el oeste de Francia, especializados en producción láctea, la prevalencia es menor.
En este momento no hay un programa nacional para el control de la enfermedad, por lo que no hay regulaciones nacionales. Aun así, en algunas regiones, las organizaciones de ganaderos han implementado un programa de control basado en algunas medidas clásicas, como la detección y eliminación de los animales permanentemente infectados (PI), la calificación de los rebaños, la vacunación y las campañas de información.
Dado que este programa es voluntario, es muy importante comprender cómo los ganaderos toman sus decisiones en el ámbito del manejo sanitario para mejorar la elaboración y la promoción de los programas sanitarios.


Representaciones
Las representaciones son un concepto sociológico. Se refieren al modo en que pensamos, las imágenes que contribuyen a construir nuestra opinión y sentimientos. Todos nos comportamos bajo la influencia de estas representaciones, en un proceso que opera a menudo de forma inconsciente. Ésta es la razón por la que las entrevistas se llevaron a cabo de forma semi-dirigida, con expresiones espontáneas que son una de las mejores formas de identificar estas representaciones.

Las representaciones operan como incentivo o como factores limitantes.

En nuestro trabajo encontramos que las representaciones tuvieron una influencia mayor en el modo en que los ganaderos consideran e implementan la gestión sanitaria. Se han explorado seis temas principales:
1. El primero es el lugar que ocupa el rebaño en términos de presente y futuro próximo, respecto al interés, aspectos financieros o transmisión del patrimonio. Los ganaderos a los que realmente no les importa tienen mayor probabilidad de tener conductas de riesgo sanitario.

2. El segundo es la imagen de un buen ganadero, lo que conduce a varias cuestiones: ¿Cómo lo define el ganadero? ¿Se refiere a una responsabilidad individual o colectiva? ¿Es crucial conocer el punto de vista del ganadero? Encontramos una amplia diversidad: los ganaderos al frente de las organizaciones realizaron un mejor manejo sanitario relacionado con una percepción de la responsabilidad colectiva.

3. El tercer tema se basa en el modo en el que el granjero describe un rebaño sano. Encontramos que dominaban aspectos visuales como una capa brillante o una actitud calmada de los animales y que buenas prácticas respecto a la alimentación, observación y alojamiento se consideraron frecuentemente como las mayores garantías de salud animal, así como escasas intervenciones veterinarias o un alto rendimiento productivo. En este contexto, los ganaderos ignoraron frecuentemente las enfermedades con síntomas discretos (tales como BVD o fiebre Q).

4. El cuarto punto es muy importante y afecta al riesgo sanitario, por lo que se tratará específicamente a continuación.

5. La quinta cuestión trata de las prácticas ganaderas que se deberían implementar en relación al plan en el que están involucrados o para una buena gestión sanitaria. Observamos que cuanto más simples, útiles y mejor relación coste-efectividad le parecían las medidas al ganadero, más aceptables eran. Se puede considerar que este resultado no es revolucionario, pero deberíamos pensar en él cuando diseñamos documentos para los ganaderos.

6. Por último, la opinión que los ganaderos tienen sobre sus veterinarios o agentes de extensión parece tener una relación directa con el nivel de implicación del ganadero.


Riesgo sanitario
Las actitudes de los ganaderos en relación al riesgo sanitario tienen un papel determinante en su implicación respecto a los programas de control de enfermedades.

Puede organizarse basándose en dos ejes: el eje horizontal corresponde a los impactos debidos a una crisis sanitaria en el rebaño; el eje vertical se refiere a la capacidad de control de una crisis contagiosa desde el punto de vista del ganadero.

Los “granjeros no implicados” no se sienten ansiosos ante un riesgo porque confían en los actores sanitarios y en los programas. Sus prácticas son bastante seguras, a pesar del nivel variable de conocimiento.

Los “negadores” del riesgo consideran que el nivel de riesgo no es tan alto. Declaran que el BVDV es muy común, que una enfermedad que no tiene programa oficial no puede ser muy grave o que sus prácticas son lo suficientemente seguras como para protegerlos, aunque no sea siempre el caso... Ellos también exponen que los programas colectivos no son lo suficientemente buenos y se muestran reacios a involucrarse. Sus conocimientos sanitarios son más bien pobres y sus prácticas pueden suponer un riesgo desde el punto de vista sanitario, así que sus rebaños tienen a menudo problemas sanitarios relacionados con enfermedades contagiosas (BVD o paratuberculosis).

Los “calculadores” de riesgo saben que ellos a veces tienen conductas de riesgo. Alguno de ellos considera que no pueden hacer otra cosa, debido a sus limitaciones (que pueden ser reales) y otros creen que la eficiencia de las organizaciones francesas les proporcionarán una buena protección. Sus prácticas no son especialmente seguras. Tienen buenos conocimientos y confían en los programas y en los agentes sanitarios.

Los “luchadores” frente al riesgo adoptan prácticas específicas o equipamientos para evitar problemas sanitarios (vacunación, doble barrera, pediluvio, no compra de animales). Tienen conocimientos prácticos y técnicos en manejo sanitario (con frecuencia han experimentado problemas sanitarios en su granja). Confían en los agentes clave de la gestión sanitaria y tienen buena relación con su veterinario. Es habitual que tengan grandes rebaños y en este grupo se encuentran con más frecuencia los que se dedican también a otro tipo de producción animal. Los ganaderos al cargo de responsabilidades profesionales suelen pertenecer a este grupo.

Las “víctimas” del riesgo declaran que no hay nada que hacer (en su situación o en general) para controlar las enfermedades infecciosas. Se sienten más bien preocupados ante un riesgo sanitario, pero no se sienten motivados para implementar prácticas preventivas porque dudan de que realmente éstas protejan a su rebaño. Tienen más bien pocos conocimientos en manejo sanitario.

Redes sociales y profesionales
Las redes sociales y profesionales también tienen un impacto sobre el proceso de decisión de los ganaderos.

Distinguimos cuatro tipos de actores sociales: asesores, compañeros, vecinos y miembros de la explotación.

Nuestro trabajo mostró claramente que los veterinarios y los compañeros son los que tienen una mayor influencia en el cambio de información y en la motivación para implementar buenas prácticas. Pueden ser tanto obstáculos como incentivos.

La buena relación entre vecinos a veces contribuye para adaptar una estrategia sanitaria en la granja pero mayoritariamente observamos que no había intercambio de información en aspectos sanitarios y no siempre se espera que la haya. La transparencia es probablemente el mayor obstáculo para la implicación del ganadero en un programa de cualificación.

Cuestiones económicas
Naturalmente, los aspectos económicos y prácticos tienen que tenerse en cuenta porque a veces constituyen obstáculos reales para algunos ganaderos.

Sin embargo, el tiempo y el coste pueden ser también falsas razones, que están basadas en la falta de conocimientos, malentendidos o representaciones personales.

Necesitamos realmente tener esto en cuenta a largo plazo y como reflexión global cuando se promueven programas sanitarios.

Las prioridades para controlar la enfermedad
 
Como conclusión, se debe efectuar mucho trabajo todavía para ayudar a los ganaderos a controlar mejor las enfermedades. Probablemente hay tres prioridades sobre las que centrarnos:
1. Necesitamos mejorar los conocimientos de los ganaderos respecto a las enfermedades y el manejo sanitario, pero hay que considerar que la experiencia y los conocimientos técnicos son sólo parte del problema.
2. Debemos tener en cuenta a las representaciones de los consejeros para tener alguna oportunidad de convencer. Conociendo la forma en que piensan podremos usar argumentos y medios de comunicación adecuados para conseguir que se involucren realmente.
3. Deberíamos ayudar a la aparición de grupos de interconexión entre ganaderos porque "¡la información parece más real cuando procede de otro ganadero!" y los programas colectivos necesitan compartir valores que pueden construirse en estos grupos.


Artículo presentado en el 60º EAAP
Traducido por Gema Yagüe. Albéitar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (3)   No(0)
494/1118
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto