cabecera
PV ALBEITAR 17/2014    
471/1074

Daños producidos por las garrapatas y métodos de control del parásito

Detalles de la influencia de las garrapatas sobre la producción y sanidad animal (y II)

Última actualización 02/01/2013@11:15:26 GMT+1
(Foto: ARS)

Las garrapatas provocan daños directos a sus hospedadores y son la vía de transmisión de patógenos que causan graves enfermedades a las personas y los animales, en algunos casos fatales. Evitarlas y evaluar la transmisión de patógenos a los animales son aspectos básicos a tener en cuenta en los programas de vigilancia y control de sanidad animal.

Raúl Manzano-Román*, Verónica Díaz-Martín, Ricardo Pérez-Sánchez. Parasitología Animal. Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, CSIC). Cordel de Merinas, 40-52, 37008 Salamanca, España.
*Parasitología Animal. Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, CSIC). Cordel de Merinas, 40-52, 37008 Salamanca, España - Teléfono: +34 923 219 606 (Ext. 214) - raul.manzano@irnasa.csic.es

Las picaduras de garrapata provocan daños directos a sus hospedadores y, sobre todo, son la vía de transmisión de importantes patógenos que causan graves enfermedades a las personas y los animales, siendo en algunos casos fatales. Las enfermedades transmitidas por garrapatas son actualmente más frecuentes que en pasadas décadas debido, entre otras razones, al cambio climático y a que continuamente se descubren nuevas especies de patógenos transmitidos por garrapatas. La profilaxis y tratamiento de dichas enfermedades es un problema importante al que se enfrenta la medicina veterinaria contemporánea. El desarrollo de vacunas frente a las propias garrapatas, así como frente a los patógenos que transmiten, puede contribuir enormemente al control de dichas enfermedades. En la actualidad hay muy pocas vacunas anti-garrapata para los animales, por lo que  resulta  necesario desarrollar nuevas vacunas, a ser posible de amplio espectro, para controlar sus poblaciones y evitar problemas de salud animal y humana. Evitar las picaduras de garrapata y evaluar la posible, y cada vez más probable, transmisión de patógenos a los animales son aspectos básicos a tener en cuenta en los programas de vigilancia y control de la sanidad animal.

 

Daños derivados del parasitismo por las garrapatas

En los animales, las infestaciones por garrapatas pueden ser muy intensas, de manera que no es raro encontrar animales parasitados por cientos, e incluso miles, de ejemplares, lo que lógicamente multiplica los daños, tanto los directos como los derivados de la transmisión de enfermedades.

 

Daños directos

En los  animales los daños directos pueden ser muy aparatosos y llamativos, y los más frecuentes son los siguientes (figura 1):

- la destrucción tisular causada por los apéndices bucales de las garrapatas y por la reacción inflamatoria local que se produce en respuesta a la picadura; - el expolio de sangre, que puede provocar anemias agudas en animales con infestaciones intensas; - las parálisis provocadas por las toxinas salivales de algunas especies de garrapatas, como por ejemplo la neurotoxina denominada holocyclotoxina de la australiana Ixodes holocyclus; una sola hembra de esta especie puede provocar la parálisis y la muerte de un animal;  - y las toxicosis, como por ejemplo la conocida como sweating sickness o enfermedad de los sudores, producida por las toxinas salivales de la especie africana Hyalomma truncatum; en rumiantes esta enfermedad cursa con lesiones cutáneas eccematosas e hipersecreción de exudados, y provoca mortalidades superiores al 75% en los animales jóvenes (Hoogstraal and Gallagher, 1982; Mans et al., 2008; Reck et al., 2011).

Figura 1. Principales daños directos en los animales derivados de la picadura de las garrapatas.

En España, Ornithodoros erraticus puede matar un cerdo literalmente a picotazos si la infestación es lo suficientemente intensa (2 picaduras por cm2 de piel) (Encinas-Grandes, comunicación personal). A los daños anteriores hay que sumar también la inmunosupresión producida por los inmunosupresores salivales de las garrapatas, que favorecen la transmisión de patógenos y, previsiblemente, la infección secundaria de la propia lesión de alimentación, especialmente durante las infestaciones masivas.

Todos estos daños directos se traducen en efectos negativos sobre la producción animal. Por ejemplo, las garrapatas pueden causar enormes pérdidas en las explotaciones como consecuencia del expolio de sangre, sobre todo cuando éste tiene lugar de forma masiva, provocando  anemias y otros problemas importantes (figura 2). Se ha demostrado que cada hembra alimentada de la especie Rhipicephalus microplus es responsable de pérdidas en la producción bovina equivalentes a 8,9 ml de leche/día y 1 g de peso corporal al día (Jonsson et al., 1998). También en bovinos se han cuantificado pérdidas de ganancia de peso equivalentes a 10 g/día en caso de infestaciones por la especie Amblyomma hebraeum (Norval et al., 1989). A nivel económico se han estimado también algunas de estas pérdidas en algunos estudios llevados a cabo en Australia llegando a la conclusión de que puede haber pérdidas en la producción de leche de entre 27 y 107 dólares (unos 20-80 euros) anuales por vaca (Jonsson et al., 2001). Otros estudios llevados a cabo en Uganda, Kenia y Tanzania ponen de evidencia igualmente que las garrapatas provocan pérdidas económicas de forma sustancial debido a mermas en la producción animal y el uso de los recursos.

Figura 2. Las infestaciones masivas por garrapatas pueden ser causa de importantes problemas, especialmente en animales jóvenes. (Foto: http://informesfucosa.blogspot.com/)

En conjunto, los efectos negativos derivados del parasitismo por garrapatas son en general de gran relevancia en países tropicales y subtropicales y menores en nuestras latitudes, pero pudiendo alcanzar cotas significativas en determinadas zonas si se producen infestaciones masivas y no se aplican tratamientos. Por ello, está recomendado tomar medidas de protección frente a las infestaciones por garrapatas, algo que repercutirá de forma positiva evitando pérdidas derivadas, principalmente, de lesiones de la piel y de los descensos en la producción.

 

Enfermedades transmitidas por garrapatas

Las garrapatas pueden transmitir un gran número y variedad de patógenos a los hospedadores vertebrados. De hecho, son los principales vectores de enfermedades en los animales domésticos y silvestres (de la Fuente et al., 2008). Dichas enfermedades son las responsables de la mayor parte de las pérdidas económicas derivadas de los parasitismos por garrapatas. Para ilustrar lo anterior se señalan a continuación algunas de las principales enfermedades transmitidas por garrapatas a los animales en Europa.

En relación con los animales de producción, los patógenos más frecuentes transmitidos por garrapatas son bacterias como Borrelia spp., Anaplasma phagocytophylum, Babesia spp., Rickettsia spp. y virus como el de la encefalitis transmitida por garrapatas y el virus Crimea-Congo, el cual amenaza de forma importante la salud humana. Además, el virus de la peste porcina africana es el más importante transmitido por las garrapatas blandas y se ha observado que está emergiendo en ciertas zonas de los Balcanes, aunque no se ha demostrado allí su transmisión por estos parásitos. El virus de la encefalitis transmitida por garrapatas está incluido además en la lista de los patógenos a tener en cuenta en intervenciones de seguridad alimentaria (Adam and Brülisauer, 2010).

En Europa central otros virus importantes transmitidos por garrapatas son los virus Tettnang y louping ill (Mehlhorn et al., 2011). Varias revisiones recientes muestran con detalle los principales agentes transmitidos por las garrapatas a nivel mundial y destacan otros posibles patógenos que potencialmente pueden ser transmitidos por las garrapatas, como por ejemplo el virus de la lengua azul (de la Fuente et al., 2008; Socolovschi et al., 2009; Manzano-Román et al., 2012).

Algunas de las zoonosis transmitidas por garrapatas, como pueden ser la enfermedad de Lyme o la tularemia, pueden aparecer en áreas no endémicas cuando sobrevienen circunstancias favorables para su mantenimiento y transmisión. Por ello son especialmente recomendables los programas de prevención de las picaduras por garrapatas de nuestras mascotas y de las personas.

Animales de compañía
Las infecciones más frecuentemente transmitidas a los animales de compañía son la babesiosis canina, la anaplasmosis granulocítica, la erhlichiosis monocítica canina y la anaplasmosis trombocítica (figura 3). En la actualidad se está observando una reemergencia de las mismas así como emergencia de nuevas infecciones por patógenos transmitidos por garrapatas, especialmente a perros y gatos, como es el caso de la bartonelosis, con el consiguiente riesgo para las personas (Chomel, 2011; Klotz et al., 2011). Muchas de estas enfermedades son compartidas con el hombre y están siendo incluidas en las acciones coordinadas a nivel internacional para promover el concepto “One health”, desde la granja a la mesa (Day, 2011).
Figura 3. Una sola picadura de garrapata puede afectar considerablemente la salud de las mascotas. (Foto: http://fleatickss.com/)
 

Control de las poblaciones de garrapatas

Se puede luchar contra estos parásitos mediante el empleo de acaricidas químicos o vacunas, entre otros métodos.

 

Control químico

El tratamiento de los animales con acaricidas químicos es el método más utilizado para el control de las garrapatas. Se lleva a cabo utilizando baños, aerosoles o productos aplicados pour-on (algunos de ellos como el flumethrin en bovinos y ovinos además de matar en gran medida las garrapatas, tienen efecto repelente). Para el tratamiento de las infestaciones en perros una novedosa combinación  de fipronil, amitraz y metopreno (CERTIFECT™, Merial) sirve de forma eficiente como tratamiento y prevención de las infestaciones por garrapatas duras en Europa (Baggott et al., 2011).

En muchas ocasiones esta forma de control no se aplica correctamente por parte de los productores y puede ser necesaria la asistencia veterinaria de forma continua para conseguir tratamientos efectivos y evitar el problema de resistencias (George et al., 2004; Amaral et al., 2011).

El tratamiento masivo con acaricidas puede ser la causa de envenenamientos de los animales, los cuales no serían útiles para el consumo humano por los elevados riesgos sanitarios.

 

Control inmunológico

Los problemas de resistencia a los acaricidas, los residuos químicos tanto en los alimentos como en el medio ambiente, y lo caro y largo que resulta desarrollar nuevos acaricidas hacen que sea necesario desarrollar métodos alternativos de control de las garrapatas, como puede ser el empleo de vacunas. Así, la FAO ha desarrollado programas específicos para el control integrado de garrapatas y los patógenos transmitidos por las mismas.

Aún así, en la actualidad solamente hay comercializadas dos vacunas que confieren protección parcial en bovinos frente a garrapatas, y algunas más que protegen frente a las infecciones por Theileria spp. Las vacunas comercializadas frente a las garrapatas están dirigidas contra antígenos ocultos (principalmente de tubo digestivo) de una especie de garrapata dura de distribución tropical (Rhipicephalus microplus), y ambas han proporcionado resultados muy variables en distintos países. En consecuencia, se están investigando nuevos antígenos ocultos y también antígenos expuestos al hospedador, así como formulaciones multi-antigénicas que puedan proporcionar protección frente a un rango más amplio de especies de garrapatas; igualmente se investigan nuevos sistemas de aplicación de dichas vacunas (Nuttall et al., 2006; Almazán et al., 2012).

Las vacunas basadas en antígenos tienen como objetivo neutralizar a, entre otras, las moléculas anti-hemostáticas de la saliva de las garrapatas e impedir que éstas puedan alimentarse en los hospedadores vacunados. Dentro de esta misma línea también se investiga con moléculas salivales con propiedades antimicrobianas que sirven a la garrapata para protegerse frente los patógenos que ingieren -y luego transmiten- sin verse afectadas. La inducción mediante vacunación de potentes respuestas inmunitarias frente a dichas moléculas podría afectar a los patógenos transmitidos por las garrapatas y así prevenir la infección (Pichu et al., 2009).

El desarrollo de todas esas nuevas vacunas requiere el conocimiento adecuado de las moléculas que componen la saliva de las garrapatas; dicho de otro modo, de los genes salivales que se expresan durante el proceso de alimentación de la garrapata, de los productos de dichos genes (proteínas) y de sus funciones. Para lograr identificar antígenos protectores, tanto ocultos como expuestos al hospedador, se están aplicando técnicas avanzadas de genómica funcional (silenciamiento génico por ARN interferente, microarrays de ADN, etc.) y de proteómica (microarrays de proteínas, etc.) que permiten estudiar cientos de moléculas parasitarias al mismo tiempo. Esto está contribuyendo a definir el inmunoma de las distintas especies de garrapatas, esto es, el conjunto de moléculas parasitarias expuestas al sistema inmunitario del hospedador en la interfase parásito-hospedador, lo que, a su vez, facilitará la selección de dianas para el desarrollo de vacunas eficaces frente a las propias garrapatas y a los patógenos transmitidos por ellas, que puedan ser incluidas en programas integrados de control.

 

Otras formas alternativas de control

Las razas bovinas europeas desarrollan bajos niveles de resistencia a las infestaciones por garrapatas, mientras que, por ejemplo, en los cebúes (Bos indicus) africanos el nivel de resistencia puede ser alto. La resistencia se hereda y la selección de animales resistentes puede ser posible incluso en el ganado europeo (Rajput et al., 2006). Cruzar animales resistentes, un adecuado manejo de los pastos (evitar pastar en zonas con garrapatas, quemado, etc.), y el empleo de algunas especies de plantas han sido considerados igualmente como métodos para el control de estos parásitos. El desarrollo de resistencia frente a las garrapatas parece verse favorecido por un elevado valor nutritivo de los pastos.

El empleo de hongos entomopatogénicos puede ser otra alternativa de futuro para el control biológico de las garrapatas, lo que permitiría reducir el uso de acaricidas (Fernandes et al., 2011).

 

Conclusiones

Las garrapatas pueden causar grandes pérdidas económicas en las explotaciones animales, y principalmente en las de ganado bovino, debido a los daños directos de su parasitismo, pero fundamentalmente porque son transmisores de una gran variedad de agentes patógenos, mayor que cualquier otro grupo de artrópodos. En relación con el control de las garrapatas se han conseguido logros importantes, pero queda mucho más por hacer. Debido fundamentalmente a los problemas de resistencia a los acaricidas, contaminación ambiental, coste, etc. es necesario el desarrollo de métodos de alternativos de control, como los basados en vacunas. Como actualmente apenas existen vacunas anti-garrapata, es necesaria la búsqueda de nuevos antígenos vacunales que induzcan respuestas protectoras de larga duración para incluirlos en vacunas de amplio espectro. Se busca que esas vacunas ejerzan un impacto positivo en la sanidad y producción animal, así como en salud humana mediante la prevención de enfermedades transmitidas de los animales al hombre y el aumento de la seguridad alimentaria.

Relacionado con lo anterior, sería también muy importante desarrollar programas de vigilancia para monitorizar la distribución y abundancia de las poblaciones de garrapatas endémicas de cada zona, así como los cambios en las mismas y la posible introducción de nuevas especies y sus patógenos asociados. Vigilar los patógenos asociados a dichas especies facilitaría también la adopción de las adecuadas medidas profilácticas en caso de picadura al hombre, algo que ya se está llevando a cabo en países como Gran Bretaña, Italia o Portugal.

Siga este enlace para leer la primera parte del artículo: Características anatómicas y epidemiológicas y ciclo vital de las garrapatas

Bibliografía en http://grupoasis.com/albeitar/bibliografias/garrapatas_produccion_y_sanidad_animal.docx

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (65)   No(3)
471/1074
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Daños producidos por las garrapatas y métodos de control del parásito

    Últimos comentarios de los lectores (8)

    1544 | leonardo calderon - 04/05/2013 @ 17:55:06 (GMT+1)
    Exelente informacion
    1540 | camila - 25/04/2013 @ 21:33:10 (GMT+1)
    En mi pais las personas que trabajan en el campo utilizan un remedio casero y es aguardiente de caña blanco con chimo que es tabaco en pasta, lo ponen dentro del aguardiente que se torna marron claro y lo untan en la piel antes de salir, dicen que las espanta.
    1530 | daniela - 18/04/2013 @ 15:28:31 (GMT+1)
    Hola quiero saber, si existe algun repelente para evitar la picadura de garrapatas, ya que a mi novio, en el norte cazando jabali le picaron por el cuerpo, son muy pequeñas, ni se ven ! y queremos evitar que le vuelva a pasar la proxima visita, gracias
    1528 | Cesa Veloza - 15/04/2013 @ 04:20:01 (GMT+1)
    buena informacion...
    gracias...
    1522 | Carol - 09/04/2013 @ 16:59:00 (GMT+1)
    Hola magaly,
    El producto que utilizamos en casa con nuestros animales es ZOTAL. Es un acaricida potente. Se diluye un tapón del producto en agua y se lava al animal con él. Normalmente es inocuo para las personas y para los animales, pero te aconsejo que primero leas los componentes para evitar posibles reacciones alérgicas y que uses guantes.
    Ese producto mata las garrapatas y las pulgas pero se recomienda lavarlos con esto siempre que encontremos nuevos bichos.
    Para Carla, decirte que el problema no es si te la encontraste e tu piel, sino si te ha picado. Si te ha picado acude al médico para hacerte un análisis y ponerte e tratamiento preventivo. La mayoría de las veces depende de si la garrapata está enferma para que trasmita una enfermedad. Más vale prevenir que curar, acude a tu médico.
    1512 | magaly - 21/03/2013 @ 19:58:04 (GMT+1)
    Hola tengo un perro y le he quitado varias garrapatas y lo he llevao para que lo bañen para q no tengas pulgas ni garrapatas , pero veo que estan otra vez que producto le puedo poner. gracias
    1459 | CARLA - 07/01/2013 @ 05:56:21 (GMT+1)
    QUIERO SABER Q PRODUCE ESTE PARASITO A UNA PERSONA Q SE LA ENCONTRO EN SU PIEL
    1442 | wilbor zabaleta salazar - 14/12/2012 @ 17:36:47 (GMT+1)
    muy buen informacion sigan adelante
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto