albeitar.portalveterinaria.com

Responsabilidad social de las empresas pecuarias

Julián Felipe Castro.
Julián Felipe Castro.

En esta ocasión, Julián Castro nos habla de la responsabilidad social de las empresas del sector pecuario. El hecho de que una firma, compañía o industria sea rentable no solo debe producir un retorno a sus propietarios, sino que ha de generar beneficios sociales.

La empresa es una célula para el tejido de la economía, compuesto este por una serie de normas, leyes y políticas que son su medio de cultivo. Es una entidad constituida por planes, personas, bienes materiales, capacidades técnicas e inversiones de capital, organizada con los propósitos de la elaboración y transformación de productos y/o la prestación de servicios, con el fin de obtener una utilidad o beneficio.

La globalización de la economía, la integración de los mercados y la caída de las barreras comerciales representó para las empresas una aceleración en la inserción en el mercado mundial y en la competencia internacional. Porque aun cuando no hayan salido al mercado exterior, la competencia de otros países les lleva sus productos al mercado nacional, lo cual les obliga asumir cambios de estrategias y de gestión para enfrentar esta realidad de los mercados y, a su vez, las demandas de una sociedad cada vez más exigente e informada.

Afrontar esta situación exige niveles más altos de productividad, así como inversión para adiestrar al personal y adecuar las estructuras a las exigencias de un mercado globalizado y altamente competitivo. Estas exigencias pueden eliminar empresas o dejarlas tras su adaptación en unas condiciones que las sacan del mercado o favorecen su absorción por las de mayor tamaño.

La principal responsabilidad social de las empresas es mantenerse activas, rentables, competitivas y presentes en el mercado.

En ese marco de responsabilidad empresarial, el hecho de que la firma, compañía o industria sea rentable no solo produce un retorno a sus dueños o accionistas, sino que concomitantemente genera beneficios sociales como:

  • Nuevas oportunidades de empleo por su expansión.
  • Bienes y servicios de calidad de valor para la sociedad.
  • Utilidades económicas que el estado grava y con esos impuestos provee servicios e infraestructura en el área geográfica de su jurisdicción.

En el contexto descrito se visualiza que uno de los desafíos que tiene el mundo empresarial es la competitividad. Ahora bien, ante esta demanda, además de cumplir con sus compromisos laborales y la normativa legal vigente y velar por la calidad de sus productos y/o servicios las empresas utilizan en algunos casos la responsabilidad social como instrumento de competitividad. Esta forma de actuar, más que criticable, demanda una mayor amplitud en la conceptuación de la citada responsabilidad.

En el libro verde presentado por la Comisión Europea, titulado Fomentar un marco europeo para la responsabilidad social de las empresas se define esta última como la integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores.

En esa integración se demanda y juega papel importante que una empresa conozca y analice su entorno de actuación (global, nacional, local) y los intereses y necesidades de sus grupos de interés. De esta forma, sus funciones no quedan limitadas a la creación de riqueza, obligación legítima para con sus propietarios, sino que pueden llegar a  proyectarse en la sociedad, ayudadas por la  interpretación de la realidad económica y social en que está inmersa.

Sin tomar el camino del patrocinio y el mecenazgo como la forma de reflejar su responsabilidad social, las empresas pueden identificar áreas de acción e incluso proyectos existentes donde consigan vincularse y ser más participativas en el desarrollo de un país, atendiendo los intereses o necesidades de empleados, proveedores, clientes, grupos sociales o instituciones públicas o privadas de vinculación directa, o sociedad en general.

La responsabilidad social debe ser vista como una manera de participación en el desarrollo social y económico, sin necesidad de atarse a la política: más haciéndose presente y actuando más allá de la esfera estrictamente de las funciones de la empresa, en escenarios y asuntos relacionados con la materia que atienden y que impacten en el crecimiento o progreso del país.

La responsabilidad social puede ser ejercida individualmente por cada empresa o colectivamente utilizando a los gremios a que se pertenece. En el caso que nos ocupa, el de la cadena productiva pecuaria, la responsabilidad social puede ejercerse en Venezuela, por ejemplo, a través de: Asociación  de la Industria de Fármacos y Biológicos Veterinarios, Federación Nacional de Ganaderos, Federación Nacional de Porcicultores, Federación Nacional de Avicultura, Asociación Venezolana de Frigoríficos y Mataderos Industriales, Asociación de Industria de la Carne o Consejo Venezolano de la Carne, entre otros.

¿Cómo ejercer la responsabilidad social?

Es recomendable la elaboración de un programa para adentrarse en el campo de la responsabilidad social de la empresa, para evitar llevar a cabo actividades aisladas y/o espasmódicas; metodológicamente es eficiente y permite trazar rutas y metas. Lo conveniente es identificar componentes programáticos que sean evaluables, en volumen de actividades y, lo más importante, en su impacto económico o social.

La capacitación, en trabajo conjunto con Universidades, es un campo fértil usando modalidades como pasantías o beca-trabajo. Incluso pueden ser consideradas en los pensum de estudio de las instituciones de educación superior y así se facilita la consecución de un tipo de profesional que las empresas están necesitando.

El estudio para el desarrollo de nuevos productos, de metodologías de control de calidad  y el seguimiento evaluativo del comportamiento en campo de fármacos o vacunas con las facultades e institutos de investigaciones agropecuarias son proyectos que tienen cabida en la razón de ser de empresas y entes gubernamentales de investigación.

La creación de una cultura sanitaria en la comunidad general y, en especial, en la comunidad pecuaria es una tarea de nunca acabar, por ser continua, que impacta en los fines empresariales al influenciar el consumo y/o ventas y, a su vez, en la aceptación e instrumentación de programas sanitarios oficiales o no, que determinan una mayor y mejor productividad de las unidades de producción y en los niveles de salud pública.

Las experiencias en Suramérica señalan que ha tenido una influencia positiva la participación de todos los miembros de la cadena productiva pecuaria en la ejecución y evaluación de los programas sanitarios de cobertura regional, nacional o zonal que incluyen actividades masivas, como vacunaciones. Caso específico es el de la erradicación de la fiebre aftosa.

La realización de rutas sociales de vacunación y divulgación de prácticas de buen manejo y alimentación de mascotas constituyen necesidades sentidas en la sociedad. Estas acciones se pueden programar con gremios profesionales y facultades de Ciencias Veterinarias y hechas con periodicidad y cobertura geográfica resultan de gran utilidad en salud animal y salud pública.

Participar en estudios orientados a la alimentación animal, sea con universidades o institutos de investigaciones agropecuarias, permite coadyuvar a cubrir necesidades detectadas en el campo y que no se están atendiendo. Así como es el caso de investigaciones y comprobaciones genéticas con el objeto de orientar a los productores en materia de cría y manejo, asuntos de influencia directa en la producción animal.

Hasta dónde se puede llegar

En fin, no es tomar el papel de las instituciones  de gobierno: es participar en las políticas de desarrollo al articularse en programas del subsector pecuario como los relacionados con la educación, capacitación, investigación y producción, entre otros.

El marco, la intensidad y magnitud de un programa de responsabilidad social estarán dados por la finalidad y capacidad financiera de la empresa, sin menoscabo de su función primordial de mantenerse activa, rentable, competitiva y presente en el mercado. Pero sí posesionándose con el poder que la sociedad le confiere, con el arraigo propio de quien conoce y maneja mejor su entorno y posee aceptación social en este, y con la calidad de sus productos.

Bibliografía

Argandoña, A. La responsabilidad social de la empresa a la luz de la ética. Universidad de Navarra. España. 2007.
Castro, J. Riesgos sanitarios en la importación de animales y sus productos. Portal Albéitar. España. 2012.
Castro, J. Programas de sanidad animal: estudio de su entorno. Portal Albéitar. España. 2013.
ETNOR. Guía de la responsabilidad social de la empresa. CEEI-VALENCIA. España. 2006.
Fernández, T. La responsabilidad social de la empresa, un buen negocio. Monografias.com. Venezuela. 2013.
Generalitat de Catalunya. Responsabilidad social de la empresa. España. 2007.
García-Marza, D. La responsabilidad social de la empresa, una definición desde la ética empresarial. Ministerio de Ciencia y Tecnología. España. 2003.
González, G. Responsabilidad social de las empresas: alcances y cuestionamientos. Revista INTERFORUM. USA. 2013.
Lombardi, M. El rol social de la empresa. DERES. Uruguay. 2005.
OIT. Instrumentos internacionales y responsabilidad social de las empresas. Suiza. 2008.
Thompson, I. Definición de empresa. Promonegocios.net .Venezuela. 2006.

Ganado en la región de los Llanos de Venezuela, en el estado de Barinas. (Foto: Jsanabriag)
Ganado en la región de los Llanos de Venezuela, en el estado de Barinas. (Foto: Jsanabriag)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.