albeitar.portalveterinaria.com

Situación de la apicultura en España

Situación de la apicultura en España

En este artículo se analiza la situación de la apicultura nacional, se resaltan los aspectos que pueden estar influyendo en el estado actual de este subsector ganadero y se proponen algunas medidas de actuación.

Pablo Montesinos Arraiz
Catedrático de Apicultura de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado de Venezuela
Miembro de la AEA (Asociación Española de Apicultores)

España es el principal país productor de miel en la Unión Europea (UE) y se encuentra entre los 12 primeros del mundo. También destaca por superar al resto de países europeos en el número de colmenas y de apicultores profesionales. De las diez universidades españolas con facultades de veterinaria, cinco ya han incluido la asignatura de “Apicultura” en sus planes de estudio, entre ellas la Universidad de Zaragoza.

Se recurre a algunas estadísticas y cifras con la finalidad de visualizar, aclarar y evaluar la situación apícola, y así poder proponer algunas medidas zootécnicas y estrategias de desarrollo. El uso de algunas comparaciones será de utilidad para ayudar a describir e ilustrar los temas abordados. Se utilizan datos de diferentes años, a veces no coincidentes, pero así están reflejados oficialmente. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Índices económicos del Sector Apícola) junto con el Programa Nacional Apícola 2011-2013, constituyen la fuente de información utilizada.

Crecimiento acumulativo escaso

Durante el trienio 2008-2010 se reportaron en la Unión Europea 13.602.719 colmenas, de las cuales España contribuía con 2.320.949, lo que equivale a un 17% del total. Le seguían Grecia y Francia, cada una con un 10%. El resto de los países exhibían porcentajes que no llegaban a dos dígitos. No obstante, estos datos, que en primera instancia resultan halagadores, al contrastarlos con el crecimiento del parque apícola nacional durante el cuatrienio 2009-2012, desvelan que el crecimiento acumulativo solo fue del 1,26 %, pasando de 2.429.884 de colmenas en 2009 a 2.553.270 en 2012, lo que apenas es una diferencia a favor de 123.386 colmenas en cuatro años.

La base para mejorar el crecimiento del número de colmenas es la información

Lamentablemente, se carece de más información que pudiera ayudar a entender y, por ende, a corregir, los factores adversos que pudieran estar afectando al crecimiento del número de colmenas. Esa información podría complementarse si en las explotaciones se utilizasen algunos índices:

    • Porcentaje de colmenas en producción: se refiere a las colmenas que están en “óptimas condiciones” para la cosecha. De ellas se obtienen por división los núcleos para incrementar el apiario y los núcleos de reposición.
    • Índice de mortalidad: alude al número de colmenas que se pierden debido a diferentes causas.
    • Eficiencia reproductiva: es la cantidad de colmenas en producción que se dividen después de cada cosecha, porque no necesariamente todas estarían en capacidad de aportar núcleos.

La ganadería apícola es significativa

En el año 2011 España presentó una balanza comercial positiva en el renglón miel. Se exportaron 18.448 t (56.905.000 €) y se importaron 17.961 t (31.313.000 €), lo que derivó en un superávit de 25.592.000 €. En términos de producción ganadera, el sector apícola representó el 0,44 % (el sector porcino estuvo cercano al 50%) y para la producción final agraria aportó el 0,17 % (el 12 % fue del sector porcino). Que si bien, los montos apícolas no son comparables con los del sector porcino, sí que se equiparan, en términos porcentuales, con el de las leguminosas y oleaginosas, que tiene los mismos valores. De modo que la ganadería apícola, sí tiene cierta significación en la ponderación de las macromagnitudes agrarias a nivel nacional y per se también en la conservación y mantenimiento de la diversidad de la vegetación silvestre.

La polinización de los cultivos comerciales

En España, a diferencia del resto de los países del mundo, donde los cultivos tecnificados dependen de las abejas melíferas para su mayor rendimiento, esa capacidad de las abejas no se aprovecha a plenitud; y recordemos que de cada tres bocados de alimento que consume el ser humano, al menos uno depende de la polinización y la mayor parte de ella, quizás el 80%, de la realizada por las abejas melíferas.

La anterior afirmación obedece a los datos que refleja el censo de 2012, en cuanto al número de explotaciones por clasificación zootécnica, ya que de 24.230 explotaciones apícolas, apenas 322 (1,3 %) se dedican a servicios de polinización, lo cual no quiere decir, por supuesto, que las 15.931 (65,7 %) y las 6.628 (27,3 %) explotaciones dedicadas a productos apícolas y mixtas, respectivamente, no realicen labores de polinización. Pero existe una gran diferencia en cuanto al aprovechamiento de las abejas cuando son llevadas a los sitios de cultivos agrícolas en el momento adecuado y cuando polinizan meramente por casualidad.

Al agricultor le interesa que las abejas estén en los campos de cultivo coincidiendo con la floración, para favorecer el aumento de la producción y la rentabilidad de su cosecha. Y a los apicultores igualmente les conviene, ya que la población de las colmenas se incrementará significativamente, gracias al aporte de néctar y polen de los cultivos comerciales. Todo lo cual deriva, partiendo del interés mutuo, en la necesidad de trabajar en consonancia y mediante contrato agricultor-apicultor, con el consecuente beneficio para ambos. De modo que sería muy acertado que se dedicarán más explotaciones apícolas a trabajar en la polinización de cultivos comerciales.

Explotaciones no profesionales

En la introducción y generalidades del Programa Nacional Apícola 2011-2013, se puede leer, ”… la trashumancia, práctica fundamental a la que está ligada la apicultura nacional española...”. Tal afirmación lleva a entender que el grueso de las colmenas con fines de producción se movilizan por el territorio nacional. Esta aseveración no es consistente con los datos del número de explotaciones por sistema productivo y el número de explotaciones por capacidad productiva (censo 2012), ya que al existir 14.656 explotaciones fijas (estante), 60,4 % del total (24.230), y 17.857 explotaciones no profesionales, el 73,6 % del total de las explotaciones; se puede deducir que en ellas se concentran el mayor número de colmenas. De igual modo, el término de fijas (estante) involucra que no se movilizan en ningún momento del año, es decir no trashumantes y al ser no profesionales, lleva a pensar que son colmenas que se trabajan localmente, ya que son los apicultores profesionales los que tendrían mayor capacidad logística y de transporte para movilizar sus colmenas.

Por lo anteriormente expuesto, se hace patente la necesidad de que los censos incluyan el número de colmenas en las clasificaciones por capacidad productiva y por sistema productivo, para evitar posibles análisis equivocados al partir de datos incoherentes.

El futuro del sector apícola español

De acuerdo al censo apícola de la UE 2008-2010 existían 13.602.719 colmenas, de las cuales 4.461.616 eran del modelo Perfección. España ocupaba el primer lugar con 2.320.949 colmenas, 1.868.294 de ellas de modelo Perfección. En segundo y tercer lugar, Grecia y Francia, con 1.467.690 y 1.360.973 colmenas, respectivamente, de las cuales 920.000 y 528.000 eran Perfección.

Ese mismo censo reporta que de los 595.775 apicultores en la UE, sólo 19.025 son profesionales. España tiene en ese contexto 23.265 apicultores, de los que 5.737 son profesionales. Alemania con 103.600 apicultores, sólo posee 290 profesionales, e Italia 1.100 de un total de 70.000 apicultores.

España, para el año 2008, según el censo antes mencionado, con las 30.000 t producidas y después de Brasil (que produjo 35.000 t), se encuentra en el puesto doce entre los principales países productores de miel en el mundo. En primer lugar figura China con 367.000 t, seguida de Turquía y Argentina, ambas con 81.000 t.

En consecuencia, y en función de los tres enunciados anteriores, se evidencia que nuestro país tiene una plataforma suficientemente consolidada, en comparación con el resto de los países de la UE y una respetable posición a nivel mundial. De allí que, el subsector apícola deba orientarse hacia objetivos y metas más ambiciosas en el marco de la economía nacional, con miras igualmente a la generación de empleo y riqueza. Para ello, no sólo se debe profundizar y mejorar los objetivos y medidas del Programa Nacional de Apicultura sino también implementar estrategias más contundentes y futuristas:

  1. Estimular la formación de las generaciones de relevo, mediante programas de difusión y enseñanza que muestren, además de las particularidades de esta ganadería, el aspecto lucrativo y rentable del negocio apícola. El foco primario de estos programas podrían ser los jóvenes familiares de los apicultores, ya que ellos podrían estar sensibilizados al aprendizaje de la apicultura.
  2. Incentivar el aumento del número de apicultores profesionales, a través de cursos, demostraciones de campo, charlas y conferencias dirigidas a la totalidad de los apicultores. Actividades que les llevaría a reforzar, actualizar o potenciar sus métodos, técnicas y procedimientos, con las consecuentes mejoras en su producción y en sus ingresos. De modo que las explotaciones apícolas bien llevadas se valorarían como fuentes de trabajo sólidas y de carácter de ingreso primario y no meramente complementario.
  3. Promocionar y apoyar los criaderos de reinas. Para aumentar los niveles de producción y productividad de las colmenas, es imprescindible intensificar los programas de selección y mejora genética de las reinas ibéricas (Apis mellifera ibérica), raza que tradicionalmente ha sido utilizada en el país. No obstante, se hace necesaria la introducción de reinas de otras razas de interés económico, ya que el aporte de genes diferentes es determinante para evitar la debilidad genética (endogamia) e incrementar la variabilidad de las poblaciones de abejas melíferas, cuyo efecto positivo redundará en mejores cosechas de miel.
Situación de la apicultura en España
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (77)    No(5)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Situación de la apicultura en España

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    2355 | Gloria Perez de Andara. - 07/03/2017 @ 15:00:27 (GMT+1)
    Excelente articulo. Si se tomaran en cuenta estas tres recomendaciones realmente seria muy productivo y se incrementaria la produccion nacional.
    2039 | lalo - 03/01/2016 @ 19:39:30 (GMT+1)
    Todo está muy bien pero lo mas importante es la escasa ayuda que recibe el sector apicola. No debería darse ayuda por números de colmenas sino por producción/colmenas
    1719 | clive - 20/01/2014 @ 12:58:47 (GMT+1)
    Interesting post. I may consider beekeeping myself as I look for new directions. If was less extortionate to be self employed in Spain maybe have thousands more professional beekeepers? :)
  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto