albeitar.portalveterinaria.com

Uso de harina de colza en el cebo de terneros

Varios estudios han mostrado crecimientos similares en terneros alimentados con dietas con soja o colza

Uso de harina de colza en el cebo de terneros

Una de las fuentes de proteína alternativas a la soja es la harina de colza, que puede incorporarse en la dieta de terneros de cebo con garantías.

Felipe Zan, Diego Martínez, José M. Viana, Enrique Fernández, Alfonso Carballido y Miguel A. Vázquez
Núter Feed, S.A.U.

El precio de la soja durante los últimos años ha provocado que los fabricantes de piensos y proveedores de materias primas busquen alternativas complementarias o sustitutivas de este ingrediente para evitar el encarecimiento de los piensos finales. La colza, junto a otras materias primas proteicas, ha conseguido sustituir una parte importante del consumo de soja.

En España, los sistemas de producción de vacuno de carne son intensivos, basados en la utilización de piensos. En ellos, la inclusión de estos “nuevos” ingredientes está poco estudiada en dietas a partir de cebada y maíz, y así mismo están poco caracterizados por los modelos de alimentación actuales (INRA 2007, NRC 2001, CNCPS 1993). Los valores de degradación propuestos se estimaron en animales adultos con dietas más forrajeras que concentradas, por lo que debemos tomarlos con mucha precaución.

Degradación de la proteína

Cebadero intensivo en Segovia. (Foto: Felipe Zan y cols.)

En los rumiantes la proteína tiene un doble objetivo: satisfacer las necesidades de nitrógeno de los microorganismos y aportar aminoácidos al animal. Las necesidades de los microorganismos se pueden cubrir con nitrógeno proteico y no proteico. En cambio las necesidades de los animales sólo se pueden cubrir con aminoácidos, tanto de origen alimentario como microbiano.

El proceso de degradación del nitrógeno proteico tiene varias fases: proteólisis, peptidólisis y metabolismo de los aminoácidos. La valoración de la degradación de la proteína es muy variable y depende de muchos factores: alimento, composición de la ración, microorganismos del rumen, pH, velocidad de digestión, tamaño de partícula, relación forraje/concentrado, estado fisiológico, frecuencia en la distribución del alimento, etc. Muchos de ellos están altamente correlacionados.

Generalmente los microorganismos proteolíticos son amilolíticos, pero esto no se traduce en una mayor degradación de la proteína, ya que ésta depende de factores como los descritos anteriormente.

Alimentación de terneros

En los sistemas actuales de producción de terneros en España sería muy interesante la realización de estudios de degradabilidad proteica en las dietas más comunes basadas en maíz y cebada, así como de su comportamiento en la fermentación con dichas fuentes de carbohidratos. A la hora de formular piensos tenemos que tener en cuenta nuestros sistemas de producción, basados en concentrados, con pesos de sacrificio inferiores a los de otros países y velocidades de crecimiento elevadas.

Cebadero gran conformación (Ávila). (Foto: Felipe Zan y cols.)

En un estudio del IRTA (ASDA, 2010) sobre la preferencia de terneros por seis materias primas usadas habitualmente en los piensos estárter (soja, DDG de trigo, girasol, colza, guisante y gluten de maíz) concluyeron que no todas las fuentes de proteína tienen el mismo valor de preferencia para los terneros. Así, la harina de soja resultó la preferida por encima de cualquier otra materia prima; la harina de colza, la de girasol y la de guisante se situaron al mismo nivel, por debajo de los DDG de trigo (que ocuparon el segundo lugar de preferencia).

En el Institut de l’Élevage (Launay et al., 2013) los resultados de ensayos entre 2010 y 2012 en tres razas diferentes de terneros obtuvieron resultados similares en ganancias medias diarias con un concentrado a base de colza frente a otro de soja (la ración base era ensilado de maíz y paja), con trigo y maíz como cereales mayoritarios en el concentrado. En otros ensayos del mismo instituto (Chambre d’Agriculture de Bretagne, 2013) en dietas con un 90 % de concentrado y un 10 % de paja en terneros entre 350 y 700 kg de peso vivo, donde el cereal principal era trigo (70 %), obtuvieron resultados similares entre dos concentrados del 21 % de colza frente al 14 % de soja. Así, las ganancias medias diarias fueron de 1.331 g/día versus 1.306 g/día (colza versus soja).

En general, en diferentes ensayos en Francia con tasas de sustitución de 1,3-1,5 kg de harina de colza por 1 kg de soja, los crecimientos se mantuvieron y el margen bruto mejoró (Chambre d’Agriculture d’Indre, 2011). Los estudios concluyeron que la harina de colza puede ser utilizada en raciones con idénticos resultados que la harina de soja en cuanto a ganancia media diaria y una ligera mejoría en el índice de conversión. Además no se encontraron problemas de apetecibilidad, ni diferencias en la calidad de la canal.

En dietas basadas en colza no hay que olvidar aumentar los aportes de yodo, para compensar la presencia de sustancias bociogénicas que contienen este tipo de crucíferas (se podrían aumentar en 1 mg/kg de materia seca).

Conclusiones

La harina de colza es una buena fuente de proteína suplementaria para el cebo de terneros. Su valor de degradabilidad es similar al de la harina de soja, con las variaciones propias de la planta de procesado, de las variedades de colza utilizadas y otras condiciones.

La harina de colza es un suplemento eficaz para los terneros en todas sus fases de producción. Las decisiones sobre su uso se deben basar tanto en la formulación de raciones por criterios técnicos-económicos como en la competitividad y disponibilidad de otras fuentes proteicas.

En general, en los ensayos realizados en las fases de crecimiento-cebo se considera que el precio de interés de la colza para unos mismos rendimientos zootécnicos se sitúa en torno al 80 % del precio de la soja.

Rumen: flora microbiana y desarrollo ruminal

La mayoría de los microorganismos presentes en el rumen funcional son anaeróbicos y pueden ser bacterias, protozoos u hongos. La composición de la flora en cuanto a especies dependerá tanto de la dieta consumida como de la relación entre los propios microorganismos.

En nutrición, desde el punto de vista microbiano, existen microorganismos que fermentan los alimentos y otros que fermentan los productos de fermentación de los primeros. Un ejemplo son los ácidos grasos volátiles de cadena ramificada, que son producidos por las especies amilolíticas y resultan esenciales para los microorganismos celulolíticos para la síntesis de aminoácidos o ácidos grasos de cadena larga.

En el cebo de terneros las dietas son altamente ricas en almidón y bajas en fibra, de manera que predomina la población microbiana bacteriana amilolítica (fundamentalmente Selenomonas spp., Lactobacillus spp., Streptococcus spp.). Son dietas altamente productoras de ácidos y con velocidades de degradación elevadas.

Durante el desarrollo ruminal existen tres fases que pueden modificarse mediante el manejo de la alimentación:

  • Fase no rumiante (0 a 21 días): dominada por el consumo de leche.
  • Fase transición (21 a 60 días): etapa más crítica, ya que el rumen empieza a depender de las propias enzimas, a desarrollarse anatómicamente y a fijar una población microbiana estable. En esta fase el crecimiento del rumen es máximo, y alcanza proporciones de adulto.
  • Fase rumiante (>60 días).

En los prerrumiantes la glucosa es la principal fuente de energía, pero a medida que se va desarrollando la función ruminal desciende su absorción y aumenta la de los ácidos grasos volátiles.

Bibliografía

C. de Blas, G.G. Mateos y P. Gª. Rebollar (eds). Tablas FEDNA de composición y valor nutritivo de alimentos para la formulación de piensos compuestos (3ª edición). Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA), 2010.
D.D. Hinman, S.J Sorensen, P.A. Momont y Spiece. Canola meal compared with urea in a barley and potato processing residue finishing diet for feedlot steers. Prof. Anim. Sci. 15:191-195.
Alimentation des bovins, ovins et caprins. Besoins des animaux-valeurs des aliments. Éditions Quae, Versalles Cedex. INRA, 2007.
Le tourteau de colza source de protéines de qualité pour vos bovins. Institute de Élevage et Prolea Onidol, 2002.
F. Launay, R. Suau, J.P. Farrie y C. Peyronnet. Practiques d´utilisation du tourteau de colza pour les bovins viande. Abril 2013.C. Montoro, I. Ipharraguerre, y A. Bach. Determinación de la preferencia orosensorial por fuentes de proteína en terneros destetados. ASDA, 2010.
Nutrient requirements of dairy cattle. 7th Rev. Ed., National Acad. Press, Washington, DC. NRC, 2001.
H.V. Petit, D.M. Veira y Y. Yu. Growth and carcass characteristics of beef steers fed silage and different levels of energy with or without protein supplementation. J Anim. Sci. 72:3221_3229.
J.M. Sanchez y D.W. Claypool. Canola meal as a protein supplement in dairy rations. J. Dairy Sci. 66:80-85.
R.A. Zinn. Characteristics of ruminal and total tract digestion of canola meal and soybean meal in a high_energy diet for feedlot cattle. J. Anim. Sci. 71:796_801.
L´Agrithéque “Chambre d’Agriculture de Bretagne, junio 2013.
Chambers d´Agriculture d´Indre, agosto 2011.
Uso de harina de colza en el cebo de terneros
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto