albeitar.portalveterinaria.com

El gran desafío que supone el bienestar en el ganado lechero

Repaso a los estándares de bienestar animal para el vacuno productor de leche

Entender el comportamiento de las vacas y sus necesidades ayudará a mejorar su bienestar. Así, los animales estarán más sanos y confortables, lo que redundará en su producción.

Elena de Torres
Especialista en Bienestar Animal
Universidad de La República de Uruguay
Integrante del Centro Colaborador de la OIE de Bienestar Animal para Chile y Uruguay
Imágenes cedidas por la autora

El bienestar es el estado de un individuo tratando de adaptarse al medio ambiente que lo rodea (Brom, 1986). En lo que respecta al bienestar animal, los estándares que se consideran son:

  1. Libres de hambre y sed.
  2. Libres de malestar físico y térmico.
  3. Libres de enfermedades y lesiones.
  4. Libres para poder expresar un patrón de comportamiento normal.
  5. Libres de miedos y angustias.

En este artículo se revisarán los estándares de bienestar animal para el ganado vacuno lechero.

Figura 1. Puntos de la anatomía de la vaca que se deben observar para realizar la evaluación de la condición corporal.

Libres de hambre y sed

La evaluación de la falta de hambre en los animales se realiza a través de la medición de la condición corporal de las vacas en ordeño y secas cada 15-20 días, usando la escala del 1 al 5. Se deben observar los puntos que se indican en la figura 1. Es deseable que las vacas alcancen el parto con una condición corporal entre 3,25-3,75 y que durante la lactancia se mantengan entre 2,5-4.

Para que los animales estén libres de sed es importante ofrecerles agua en cantidad y calidad adecuada. Para asegurar una buena cantidad de agua se deben tener en cuenta los requerimientos para bovinos de leche (tabla). En cuanto a la calidad, si la vaca dispone de agua limpia y fresca va a consumir lo que precisa, sino sólo lo imprescindible.

Libres de malestar físico y térmico

Las vacas se encuentran cómodas bajo las siguientes condiciones ambientales:

  • 5-21 °C de temperatura ambiente.
  • 50 % de humedad relativa.
  • 3-8 km/h de velocidad del viento.

Si las vacas no se encuentran en su zona de confort pueden sufrir estrés (el más común es el estrés calórico), pero también pueden sufrir estrés temporal, si las condiciones desfavorables duran varios días y se combinan con la presencia de barro. Es, por tanto, imprescindible, mantener los alrededores en buen estado y minimizar la presencia de barro para contribuir a evitar lesiones en los miembros y las ubres de las vacas.

Libres de enfermedades y lesiones

Figura 2. Vaca con problemas de patas.

Es importante tomar todas las medidas preventivas necesarias para que no se produzcan lesiones ni enfermedades, sobre todo en el preparto y en el posparto temprano, momento en el que las vacas presentan las defensas más bajas. Las posibles enfermedades que se pueden dar son los problemas de patas, metritis, mastitis y alteración de la piel de las ubres (figura 2).

Libres para poder expresar un patrón de comportamiento normal

La vaca es un animal presa, que tenderá a alejarse de los humanos porque sienten miedo. Está adaptada a vivir en manada, por lo que no le gusta estar aislada del grupo. Comprender el comportamiento de las vacas ayudará mucho al trabajo en las mangas y a un mejor manejo de los animales. Se debe hacer entrar a los animales en la zona de fuga para moverlos (figura 3) y hacerlos salir para detenerlos.

Es imprescindible contar en el establecimiento con instalaciones adecuadas y de materiales firmes y resistentes que permitan al personal trabajar con las garantías necesarias y que los animales transiten por ellas sin sufrir lesiones o pasar por situaciones incómodas y estresantes.

Se deben evitar los salientes, las barandas rotas, los desniveles, los ángulos rectos y los pisos resbaladizos todo lo cual promueve las lesiones traumáticas en los animales y deteriora el bienestar de los mismos.

Es muy importante que las instalaciones sigan líneas curvas y que estén construidas de forma tal que permitan un movimiento fluido de los animales como si fuera un “líquido espeso” atravesando una serie de canales. La presencia de angulaciones cerradas impiden que los animales vean hacia delante y se quedan parados, promoviendo que los demás animales se agolpen junto al primero, constituyendo una formación muy difícil de romper.

Es conveniente que los animales no vean a las personas, a objetos que se mueven (como bolsas colgadas al final de la manga o perros), para lo que se recomienda que las paredes de la manga y del sean ciegas.

No es conveniente trabajar con los corrales muy llenos, ya que los animales no pueden moverse libremente y comienzan a sentirse incómodos y tratan de escapar. Así mismo tampoco es conveniente apurar a los animales, hay que darles tiempo a que miren y encuentren la salida que deseamos. No es aconsejable usar perros para trabajar en las mangas, ya que este animal hace el efecto de predador frente al bovino, generándole miedo y deseos de escapar.

Figura 3. ¿Cómo dirigir el movimiento de las vacas?

¿Cómo deben ser los corrales?

  • Estar construidos con materiales rígidos, firmes y resistentes.
  • No estar construidos en lugares bajos, hay que buscar zonas firmes, secas y con buen drenaje.
  • Ser curvilíneos, sin ángulos rectos.
  • No ser demasiado grandes porque los animales se arremolinan y no ven la salida. Se considera adecuado un espacio de 2 m2 por animal para trabajos diarios. Si los animales van a permanecer muchas horas hay que considerar 5 m2 por animal, prever bebederos y sombra.
  • La altura de las paredes debe ser de por lo menos 1,40 a 1,45 m, si es posible totalmente cerradas y con pasillo para el personal.
  • Las puertas deben ser anchas, que abran totalmente con facilidad, totalmente ciegas para que los animales no vean a los restantes animales que están en el corral por detrás de ellos y quieran retroceder.
  • Evitar alambres sueltos, barandas rotas, pisos en desnivel, cúmulos de agua, objetos (plásticos, cueros y papeles) colgados en alguna parte de las instalaciones por delante de los animales, esto los asusta haciendo que se planten y no quieran avanzar.
  • El corral de espera no debe ser muy grande para evitar la tendencia de los operarios a colocar gran cantidad de animales ahí, obligándolos a pasar periodos muy largos de tiempo y a acostumbrarse a llegar hasta la puerta y recular varias veces. Es aconsejable el uso de varios corrales de mayor capacidad a menor hasta llegar al corral de encierro.
  • El callejón de entrada debe tener una pared en línea recta que continúe con la manga, de tal forma que los animales entren a ella sin darse cuenta. El callejón de entrada no debe tener forma de embudo perfecto al entrar a la manga.

¿Cómo debe ser la manga de manejo?

  • Debe ser de materiales firmes y muy resistentes.
  • Si es recta el mínimo de largo es 6 a 7 m. Tampoco se aconsejan mangas excesivamente largas.
  • Tener un ancho recomendado de 70 cm, si es con paredes inclinadas en forma de V, para la parte de abajo 55 a 60 cm y para la parte de arriba 80 cm.
  • Con la pared de afuera totalmente ciega y la pared interna con pasillo y con una parte abierta por encima de los 90 cm, para administrar medicamentos. Además, esto permite que los animales vean a sus iguales y quieran seguirlos buscando la única salida que tienen delante.
  • La orientación es importante para evitar el encandilamiento de los animales y que éstos se asusten y no quieran entrar. La mejor orientación es N-S o S-N.
  • Las paredes deben estar totalmente cerradas para evitar la entrada de haces de luz solar en forma oblicua, lo que encandila a los animales haciendo que no avancen.
  • El suelo debe ser de material duro y sin desniveles, ya que si se junta agua, ésta refleja la luz y hace el mismo efecto encandilante anteriormente descrito.
  • No debe haber alambres, clavos, tornillos, palos o trozos de hierros sueltos o salientes que lastimen a los animales a su paso.

Entender el comportamiento de las vacas nos ayuda también al ordeño. De esta forma, teniendo en cuenta estos puntos, también podemos hacer circular fluidamente a las vacas en el corral de espera y en la sala, esa circulación define el tiempo de ordeño. Si se usan dispositivos de administración de corriente eléctrica debe hacerse de forma racional, no apretando las vacas con sonido previo. La forma del corral de espera y la salida deben ser las adecuadas para que las vacas entren y salgan de la sala con fluidez. Es importante tener en cuenta que a la vaca le cuesta entrar en lugares oscuros, por lo tanto debe haber buena iluminación.

Libres de miedos y angustias

Es imprescindible tener en cuenta el manejo en su conjunto con todos los conceptos anteriormente considerados. Es muy importante el buen trato a las vacas, no pegarles ni gritarles excesivamente, ya que así se conseguirá que no tengan miedo y mejorará su manejo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto