albeitar.portalveterinaria.com

Un nuevo enfoque para combatir el estrés por calor en la vaca lechera

Pancosma

Resultados recientes sobre estudios del rendimiento de las vacas durante el estrés por calor han puesto de manifiesto que la salud del intestino grueso es crucial, por lo que los fitonutrientes representan una solución natural prometedora para aliviar la situación.

Emma Wall [1] y Jennifer Maurin [2]
1. Technology Deployment Director
2. Product Manager, Plant Extracts range
Pancosma SA

En varios momentos del año, durante los momentos de estrés ambiental, los productores han de llevar a cabo un manejo óptimo de los animales, ya que la producción puede verse mermada y el bienestar deteriorado. El estrés por calor es especialmente preocupante, ya que anualmente se produce en la mayo­ría de las ubicaciones geográficas y causa graves pérdidas económi­cas al sector ganadero (al menos 1.500 millones de euros). Aunque a menudo se realizan intervenciones sobre el manejo (proveer de sombra, uso de ventiladores y aspersores, etc.), se siguen observando dismi­nuciones sustanciales en el rendi­miento de los animales. A pesar de que la fisiología subyacente del estrés por calor y los métodos para reducirlo se han estudiado durante décadas, los productores siguen enfrentándose a serios retos asocia­dos con el cambio climático, unidos a la mayor susceptibilidad de los animales de alto rendimiento. ¿Qué le pasa a la vaca lechera durante los periodos de estrés por calor y qué se puede hacer para ayudarla a combatir el calor? La respuesta más reciente a esta pregunta contiene un giro inesperado basado en recientes investigaciones que pueden cambiar el manejo de las vacas que sufren estrés por calor.

Respuesta clásica al estrés por calor

Las vacas captan calor del ambiente cuando la temperatura es elevada y hay humedad; además, internamen­te generan mucho calor durante la rumia y la lactación. El calor lo pier­den cuando la temperatura ambien­te y la humedad disminuyen, cuando se retira la leche de la ubre y durante la eliminación de heces y orina. Los primeros signos del estrés por calor incluyen mantenerse de pie (tra­tando de disipar calor del cuerpo), jadeos, aumento del consumo de agua y disminución del alimento. Cambios no visibles abarcan aci­dosis ruminal, reducción del rendi­miento reproductivo y aumento de la susceptibilidad a enfermedades metabólicas. La producción de leche también disminuye rápidamente a un ritmo que coincide con la reduc­ción del consumo de alimento, por lo que se ha creído que este cambio en

el comportamiento alimentario es lo que causa la bajada en la producción láctea. La disminución del consumo de alimento es una respuesta normal de termorregulación (superviven­cia) de la vaca para prevenir la exce­siva producción de calor que ocurre durante la digestión. La calidad de la ración puede mejorarse para ayudar a la vaca a obtener más de su dieta, pero las estrategias dirigidas a mejo­rar el consumo de alimento pueden ser contraproducentes, ya que la rumia genera mucho calor. Si toda la pérdida en la producción de leche es debida a la disminución del con­sumo de alimento, y la reducción del consumo de alimento es una res­puesta de supervivencia necesaria ¿es un problema sin solución el es­caso rendimiento durante el estrés?

Los nuevos conocimientos se centran en la fisiología

Científicos de la Iowa State Uni­versity llevaron a cabo una prueba con dos grupos de vacas: unas expuestas al estrés por calor y otras alojadas en un ambiente cómodo pero alimentadas con iguales con­sumos que las vacas estresadas térmicamente. Así, si el consumo de alimento fuera la única causa de la disminución del rendimiento de los animales, los dos grupos presentarían resultados similares. Lo que se ha observado repeti­damente es que la reducción del consumo solo explica el 35-50 % de la disminución de la producción de leche. El resto es debido a otros factores que pueden ser objetivos potenciales para la optimización de la alimentación y el manejo de los animales durante el estrés por calor (figura 1).


¿Cuáles son los otros factores? Se sabe que las vacas que padecen estrés por calor sufren cambios en la digestión de los nutrientes que inclu­yen variaciones en el metabolismo de la grasa, la glucosa y la proteína. Se almacena más grasa en la forma adiposa, el músculo esquelético se utiliza para suplir las necesidades de proteína adicional y el uso de carbohidratos (como la glucosa) se desplaza de la producción de leche para mantener otras funciones (por lo que se produce la pérdida de producción de leche). La principal hormona implicada en este cambio metabólico parece ser la insulina. De hecho, recientemente se ha hallado que la insulina parece desempeñar un papel crucial en la determinación de la susceptibilidad o en la tasa de supervivencia al estrés por calor. Por lo tanto, las estrategias alimentarias que apoyan o mejoran la actividad insulínica en las vacas lactantes pue­den incrementar su capacidad para enfrentarse al estrés por calor. Otra reacción debida al estrés por calor es el paso del flujo sanguíneo de los órga­nos internos a la superficie de la piel (de nuevo, una respuesta de termo­rregulación), y esto provoca pérdida de la salud del intestino (intestino permeable). Esto es especialmente importante en una vaca que sufre acidosis ruminal, que también causa daño intestinal y, por tanto, durante el estrés por calor su intestino sufre doblemente. ¿Por qué se debe cuidar la salud intestinal de un rumiante? Lo primero, aunque el rumen es crucial para la fermentación de los alimentos, la absorción de nutrientes se ve perju­dicada cuando la salud intestinal no es óptima. Segundo, algunos nuevos hallazgos de los nuevos científicos de la Iowa State University sugieren que el intestino permeable en vacas leche­ras puede ser la causa real de algunas enfermedades metabólicas clásicas, incluida la cetosis. Por lo tanto, los enfoques alimentarios que pueden mejorar la salud intestinal pueden mejorar el rendimiento y, con ello, disminuir el riesgo de enfermedades metabólicas y minimizar las pérdidas de producción durante los periodos de estrés por calor.

Combatir el calor con fitonutrientes

Para maximizar el rendimiento de la vaca lechera, tanto el rumen como el intestino grueso deben funcionar óptimamente, por lo que las estra­tegias nutricionales para combatir el estrés por calor deben dirigirse a ambos órganos. Estudios recientes, en los que se han evaluado varios aditivos, han mostrado que una combinación específica de fitomolé­culas consistentes en oleorresina de capsicum, cinamaldehído y eugenol (CCE) (Xtract 7065), tiene estos efectos. La suplementación con oleorresina de capsicum aumenta la frecuencia de alimentación sin incrementar el consumo de ali­mento total, por lo que el rumen se encuentra lleno de forma más cons­tante. Esto estabiliza la producción de calor por el rumen y reduce la incidencia de lesiones ruminales.

La combinación de cinamaldehído y eugenol mejora la descomposición de los alimentos ingeridos, lo que po­tencia el perfil de ácidos grasos volá­tiles y el metabolismo óptimo de las proteínas. Además, la mezcla especí­fica de fitonutrientes en el intestino grueso disminuye la inflamación y la generación local de calor asociada, manteniendo así la estructura opti­ma del intestino y la absorción de nu­trientes. Las acciones combinadas de las moléculas de CCE ejercen efectos en el rumen y en el intestino grueso para prevenir cualquier calor adicio­nal que sea generado por la vaca, mientras que optimiza la digestión y la absorción de nutrientes.

Resultados de campo

Dos ensayos de campo realizados bajo condiciones de estrés por calor en Israel confirman estos hallazgos. Ambas pruebas se llevaron a cabo en condiciones similares para probar el efecto de la combinación de CCE en forma de aditivo para piensos, para aliviar el estrés por calor en vacas Holstein de alta producción, de junio a septiembre. Las condiciones ambientales naturales crearon estrés por calor que se midió por el índice de temperatura y humedad (THI). Durante los ensayos, los animales se dividieron sistemáticamente en dos grupos comparables y fueron alimentados con una dieta alta en concentrado, en el que la combina­ción de CCE se mezcló con harina de maíz molido y recubierto.


Los efectos del estrés por calor en el grupo control fueron observables. Por ejemplo, en la prueba 1, las con­diciones ambientales redujeron la producción de leche de 43,7 kg/día (estrés por calor bajo) a 39,4 kg/día (estrés por calor alto). Ni la calidad de leche ni la puntuación de la con­dición corporal se vieron afectadas negativamente por el aumento de la producción láctea. Se observó tam­bién una disminución del RCS. En la tabla 2 se presenta un resumen de los resultados de ambas pruebas con un total de 200 vacas.

Progresivamente, la suplementa­ción con CCE aumentó la produc­ción de leche en el tiempo, lo que resultó en una persistencia láctea final mejorada (figura 2).


Nuevas oportunidades para las vacas estresadas térmicamente

Resultados recientes sobre el ren­dimiento de vacas lecheras durante el estrés por calor han demostrado que la reducción en el consumo de alimento desempeña un papel mucho menos importante del que se pensaba. Ahora se reconoce que la salud del intestino grueso es crucial, lo que representa nuevas oportunidades para el manejo de los animales durante los periodos de estrés por calor. Aunque las tecno­logías de alimentación disponibles actualmente son limitadas, los fito­nutrientes representan una solución natural prometedora para aliviar el estrés por calor.

Traducido por Teresa García. Albéitar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Un nuevo enfoque para combatir el estrés por calor en la vaca lechera

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2165 | Ema - 15/06/2016 @ 15:22:26 (GMT+1)
    Muy interesante. En Chile no alcanzamos las temperaturas de Israel en verano pero cada año hay un incremento en la media por lo que se puede proveer la necesidad de medidas preventivas ante olas de calor.
  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto