albeitar.portalveterinaria.com

Avances recientes hacia la aplicación comercial de la transferencia de embriones en la especie porcina

Es una técnica todavía no extendida en porcino debido a sus dificultades técnicas

En la actualidad existe una técnica simple y eficaz para transferir los embriones en la profundidad de un cuerno uterino de las cerdas receptoras por vía no quirúrgica y en los últimos años se han realizado importantes avances en la conservación de embriones porcinos, lo cual podría abrir la puerta al empleo industrial de la transferencia de embriones en cerdas.

Cristina A. Martínez, Emilio Martínez y María A. Gil
Departamento de Medicina y Cirugía Animal. Universidad de Murcia. 30100 Murcia. España
Imágenes cedidas por los autores

Artículo publicado en la revista Suis nº 133. Entra en nuestra tienda online y escoge la modalidad de suscripción a Suis que más te guste.

El principal reto de la industria porcina es optimizar la producción de carne de cerdo y al mismo tiempo garantizar la sostenibilidad y un coste eficiente. Por ello, el sector porcino exige cada día más esfuerzos para aumentar los rendimientos productivos y la competitividad nacional e internacional. Estos esfuerzos se traducen en una mayor tecnificación de las explotaciones para poder hacer frente a las demandas del mercado. En este sentido, el empleo de tecnologías reproductivas innovadoras ocupa un lugar destacado en la planificación a corto, medio y largo plazo de las empresas del sector. Entre estas tecnologías cabe destacar la transferencia de embriones (TE) que, pese a ser demandada por el sector desde hace más de medio siglo, todavía no se ha implementado debido a las dificultades técnicas que se han encontrado durante su desarrollo.

La utilización comercial de la TE aportaría indudables beneficios para el sector porcino, tanto en las empresas de genética productoras de los embriones como en las receptoras de los mismos. Algunos de los beneficios que comportaría el uso de la TE en las empresas de genética serían los siguientes:

  • Abastecimiento de animales (en forma de embriones) de alto nivel genético, directamente desde los núcleos de selección de las empresas de genética a los núcleos cerrados de los clientes, sin limitaciones de tipo temporal y con las máximas garantías sanitarias.
  • Eliminación del transporte de animales vivos. Esto evitaría problemas asociados con el bienestar animal y reduciría el coste del transporte.
  • En el caso de utilizar técnicas de criopreservación embrionaria se podría conservar de manera indefinida el material genético de una empresa, algo que puede ser fundamental ante eventuales crisis sanitarias.

Por su parte, las empresas receptoras de los embriones se beneficiarían en los siguientes aspectos:

  • Utilización del material genético con la máxima calidad sanitaria.
  • Reducción de costes relacionados con la adaptación de los animales a sus explotaciones.
  • Reducción del retraso genético respecto a los núcleos de selección.
  • Simplificación de la gestión genética de los animales presentes en sus núcleos de selección o multiplicación.

Pese a la trascendencia de dichas aplicaciones comerciales, durante décadas el empleo de la TE en la especie porcina ha sido prácticamente una utopía, debido fundamentalmente a dos factores: (I) la necesidad de emplear técnicas quirúrgicas para la deposición de los embriones en las hembras receptoras; (y II) los problemas encontrados para conservar los embriones de esta especie. Sin embargo, la situación ha cambiado radicalmente en la última década y hoy en día se dispone de una tecnología para transferir los embriones por vía no quirúrgica, además de procedimientos para la conservación de los embriones a corto y largo plazo.

Desarrollo de un procedimiento para transferir los embriones por vía no quirúrgica

Después del primer intento sin éxito para transferir embriones por vía no quirúrgica (Polge y Day, 1968), esta técnica se consideró imposible durante muchos años. El principal problema para introducir un catéter en el interior del tracto genital de una cerda radicaba en la compleja anatomía del conducto cervical y la longitud y sinuosidad de los cuernos uterinos (figura 1).

Figura 1. Vista general del tracto reproductor de la cerda. Se pueden observar las diferentes regiones del aparato genital (A) y la porción interior del canal cervical y del cuerpo del útero (B).

Aunque en la década de los 90 se desarrollaron algunos procedimientos para transferir embriones por vía no quirúrgica, ninguno de ellos ofreció resultados prometedores de fertilidad y prolificidad (Hazeleger y Kemp 2001; Martínez y cols., 2001a). En todos esos procedimientos se logró superar el conducto cervical y transferir los embriones no más allá del cuerpo del útero. No obstante, el cuerpo uterino de la cerda no es el lugar más apropiado para depositar los embriones, ya que las tasas de gestación son muy inferiores (12 %) a cuando los embriones se depositan en la parte media (88 %) o en el tercio anterior (82 %) de un cuerno uterino (figura 2; Wallenhorst y Holtz, 1999).

Figura 2. Resultados de gestación tras la transferencia quirúrgica en distintas porciones del útero.

Por ello, era necesario desarrollar un nuevo procedimiento para transferir los embriones en la profundidad de un cuerno uterino. Básicamente, se necesitaba disponer de un catéter con la fuerza de propulsión suficiente para atravesar el conducto cervical, y la flexibilidad adecuada para progresar a lo largo de un cuerno uterino sin perforar su pared. En el año 2000 nuestro grupo de investigación de la Universidad de Murcia desarrolló un sistema para la cateterización intrauterina profunda en la especie porcina sin sedar a las cerdas y sin perturbar su bienestar (figura 3; Martínez y cols., 2001 a, b).

Figura 3. Silueta del catéter de transferencia no quirúrgica de embriones (A) en el interior de un aparato genital de la cerda obtenido en matadero (B y C) o usando laparoscopia (D) o laparotomía (E). El asterisco se sitúa encima de la punta del catéter de inseminación artificial en la entrada del cuello uterino. La flecha marca una porción del catéter de transferencia de embriones.

Con este sistema es posible atravesar el conducto cervical y alcanzar la profundidad de un cuerno uterino en el 90 % de las cerdas receptoras, en menos de cinco minutos, a los 4-6 días después del comienzo del estro (Martínez y cols., 2005). Las receptoras toleran bien el procedimiento (más del 90 % no presentan ningún tipo de reacción durante la inserción del catéter) y el uso de medidas asépticas previene la presencia de infecciones uterinas postransferencia. Los resultados obtenidos hasta el momento indican que este nuevo sistema puede utilizarse de forma sencilla, económica y práctica para la TE por vía no quirúrgica en la especie porcina.

En los primeros ensayos con esta técnica se obtuvieron índices aceptables de fertilidad y prolificidad (75 % y 7 lechones nacidos; Martínez y cols., 2004). Con las mejoras introducidas en el procedimiento, dichos resultados se han incrementado sustancialmente (80 % y 9,5 lechones nacidos; Ángel y cols., 2014a, b), incluso con el empleo de embriones conservados in vitro durante 24 h (Martínez y cols., 2014) o vitrificados (Martínez y cols., 2015).

Factores que afectan a la eficiencia de la transferencia no quirúrgica de embriones frescos

Recientemente se ha evaluado el efecto de diferentes factores que afectan la eficiencia final de la transferencia no quirúrgica de embriones y por tanto a las posibilidades de la implementación de esta técnica a nivel comercial. Entre dichos factores destacan la superovulación de las cerdas donantes y el grado de sincronía entre donantes y receptoras.

Teniendo en cuenta la tasa de ovulación normal en la cerda (15-25 ovocitos) y el número de embriones necesarios por transferencia quirúrgica (15-23 embriones; Polge, 1982; Cameron y cols., 1989) o no quirúrgica (24-30 embriones; Hazeleger y cols., 2000; Martínez y cols., 2004), se podría estimar que la proporción teórica donante:receptora es de 1:1. Sin embargo, en la práctica existen varios factores que establecen el número final de embriones obtenidos por cerda donante: las tasas de gestación y de fecundación, el estadio de desarrollo embrionario, la calidad embrionaria o las tasas de recuperación. Estos factores determinan que normalmente se necesiten entre 2 y 2,5 cerdas donantes por cada receptora. Una posibilidad para disminuir esa proporción es superovular las cerdas donantes con gonadotrofina coriónica equina (eCG). Para ello, las cerdas donantes se tratan con 1.000 UI de eCG a las 24 h del destete. A las cerdas que muestran síntomas de estro a las 48-72 h tras la administración de eCG se les administran 750 UI de gonadotrofina coriónica humana (hCG) al inicio del estro, se inseminan dos veces y sobre el día 5 o 6 (el día 0 es el inicio del estro) del ciclo se someten a una laparotomía para obtener mórulas o blastocistos, respectivamente (figuras 4 y 5).

Figura 4. Protocolo de superovulación en cerdas donantes destetadas con gonadotrofina coriónica equina (eCG) y humana (hCG). La foto inferior corresponde a los ovarios en día 6 del ciclo de una cerda superovulada, donde se puede observar la presencia de un gran número de cuerpos lúteos.

Figura 5. Cronología del desarrollo embrionario temprano en la cerda y días recomendados para la obtención de embriones.

Con este protocolo de superovulación, en cerdas de raza pura Duroc se ha conseguido incrementar significativamente el número total de cuerpos lúteos, embriones y embriones transferibles sin afectar a los porcentajes de ovocitos no fecundados o embriones degenerados, en comparación con el grupo control (cerdas no superovuladas; Ángel y cols., 2014a). Recientemente se han publicado resultados similares utilizando otras razas (Pietrain) o líneas (Landrace-Large White) porcinas (Cuello y cols., 2016a) (figura 6). Además, la fertilidad y prolificidad tras la transferencia no quirúrgica fueron similares entre los embriones control (72,7 % y 9,0 ± 0,9 lechones nacidos) y los superovulados (73,3 % y 9,3 ± 1,2 lechones nacidos) (Ángel y cols., 2014a). Todos estos resultados indican que el número de donantes por receptora puede disminuirse mediante la utilización de protocolos de superovulación. Asimismo, se ha comprobado que la eficiencia de la superovulación no se ve afectada por el número de partos de la donante (entre dos y siete), la estación del año (otoño, invierno y primavera) o por el intervalo destete-estro (3 o 4 días). Estas observaciones son sumamente importantes, ya que la posibilidad de utilizar cerdas donantes con un amplio rango de partos y durante un periodo prolongado simplifica notablemente la aplicación de los programas de TE en los núcleos de donantes.

Figura 6. Respuesta superovulatoria en cerdas de raza Pietrain (A), Duroc (B) y Landrace × Large White (C). Otro factor que se ha evaluado es el efecto de la sincronía entre donantes y receptoras sobre los resultados reproductivos de las cerdas receptoras tras la TE (Ángel y cols., 2014b). En ese estudio se obtuvieron tasas bajas de gestación cuando las receptoras comenzaron el estro 24 h antes (-24 h) que las donantes. Los mejores resultados de gestación y parto se alcanzaron con receptoras que iniciaron el estro 24 h después (+24 h) que las donantes. Cuando los resultados de ese experimento se analizaron según el estadio embrionario transferido, una asincronía de +24 h fue adecuada tanto para mórulas como para blastocistos. Sin embargo, una asincronía de +48 h fue apropiada para transferencias realizadas con blastocistos pero no con mórulas, probablemente porque en este último caso las receptoras se encuentran en el día 3 del ciclo y algunas de ellas están todavía en celo (Ángel y cols., 2014b).

Transferencia no quirúrgica con embriones preservados

En la actualidad se pueden utilizar dos sistemas de conservación de embriones para su posterior transferencia a las receptoras: (I) la preservación embrionaria en estado líquido durante un periodo reducido de tiempo; (y II) la criopreservación indefinida de los embriones mediante vitrificación.

Transferencia no quirúrgica con embriones conservados en estado líquido

El método de conservación de los embriones en estado líquido durante pequeños periodos de tiempo es el cultivo in vitro, lo que implica que los embriones continúan su desarrollo. En este punto es importante resaltar que, por razones sanitarias, durante el transporte y la transferencia los embriones deben estar rodeados por una zona pelúcida intacta. Esta estructura les protege de contaminantes patógenos y garantiza su transporte con el mínimo riesgo de transmisión de enfermedades. Por tanto, el estadio más apropiado para la TE comercial se limita al de mórula o blastocisto no eclosionado, ya que estadios más tempranos de desarrollo deben transferirse en el oviducto y no se pueden utilizar para transferencia uterinas.

Se sabe que un periodo de 6 h entre la obtención de los embriones y su transferencia no perjudica la supervivencia in vitro e in vivo de los mismos, y que se pueden obtener unos resultados satisfactorios de gestación y parto (Martínez y cols., 2004; Ángel y cols., 2014a,b). Este tiempo es suficiente cuando las cerdas receptoras se encuentran en un lugar próximo a las hembras donantes.

En algunos casos, un periodo de 24 h entre la obtención de los embriones y su transferencia es suficiente para posibilitar su transporte regional, nacional e incluso internacional. En este sentido, utilizando transferencias quirúrgicas se obtuvieron resultados aceptables de fertilidad (50-60 %) y prolificidad (5-8 lechones) tras el transporte transoceánico de los embriones (James y cols., 1980, Niemann y cols., 1989). Recientemente se ha demostrado que las mórulas o blastocistos tempranos conservados durante 24 h en un medio químicamente definido presentan elevadas calidad y supervivencia in vitro (Rubio Pomar y cols., 2004; Martínez y cols., 2014) e in vivo tras la transferencia no quirúrgica en la profundidad de un cuerno uterino (Martínez y cols., 2014). Además, ninguno de los embriones cultivados en los grupos experimentales eclosionaron durante el cultivo. Esto es de suma importancia por las razones sanitarias indicadas anteriormente (figura 7).

Figura 7. Desarrollo de embriones en estadios de mórula o blastocisto temprano (fotos de la izquierda) tras 24 h de conservación en un medio químicamente definido a 37 °C. Obsérvese el retraso de desarrollo de dichos embriones comparados con los controles (fotos de la derecha).

En la actualidad, nuestro grupo está evaluando la posibilidad de incrementar el tiempo de conservación de mórulas y blastocistos en estado líquido durante 72 h y los resultados preliminares son esperanzadores. Este sistema de conservación podría constituir una alternativa a la utilización de embriones vitrificados. Aunque no cabe duda de las innumerables ventajas de conservar los embriones durante un tiempo indefinido en nitrógeno líquido (N2L), el procedimiento no está exento de algunas desventajas como: (I) las estrictas normas del transporte aéreo de contenedores de N2L, reguladas por la International Air Transport Association (IATA, 2013); (II) el riesgo elevado de desvitrificación cuando se utilizan contenedores de nitrógeno seco durante el transporte aéreo; (y III) la necesidad en la granja de destino de disponer de tanques y N2L para realizar la manipulación de las pajuelas vitrificadas antes del calentamiento, lo cual no siempre es posible. Estos inconvenientes son los que han motivado la búsqueda de alternativas para conservar los embriones en ausencia de N2L durante un tiempo suficientemente largo desde su obtención en la granja de origen hasta su transferencia en la granja receptora.

Transferencia no quirúrgica con embriones vitrificados

Aunque la conservación en estado líquido puede permitir el transporte de los embriones desde la granja de origen hasta la receptora, y pese a los problemas señalados anteriormente, se prefiere la conservación embrionaria a largo plazo. Hasta el momento, la vitrificación es el único método eficiente para criopreservar los embriones de porcino. Los progresos efectuados durante los últimos 15 años han dado lugar a tasas elevadas de supervivencia in vitro después del calentamiento de los embriones porcinos vitrificados en el estadio de mórula (>80 %) y blastocisto (>90 %) sin ningún tipo de tratamiento previo (Martínez y cols., 2013a). A pesar de esos excelentes resultados in vitro, hay pocos estudios sobre la supervivencia in vivo de este tipo de embriones (Martínez y cols., 2016a), probablemente debido al esfuerzo y costes asociados con la obtención de un número elevado de embriones en esta especie. No obstante, los resultados publicados en alguno de esos estudios indican que con ese tipo de embriones es posible obtener una elevada fertilidad y prolificidad tras la transferencia quirúrgica de embriones vitrificados (Martínez y cols., 2013a, 2016a). Por lo tanto, el desarrollo de la transferencia no quirúrgica en combinación con la vitrificación embrionaria podría permitir la aplicación comercial de la TE en la industria porcina.

Desde un punto de vista práctico, nuestro laboratorio ha mejorado ambas tecnologías. Hemos demostrado que los embriones en estadio de mórula y blastocisto pueden ser vitrificados y calentados en un medio químicamente definido, usando acetato de polivinilo en vez de suero o derivados séricos, sin afectar al desarrollo embrionario in vitro o in vivo (Sánchez-Osorio y cols., 2010; Cuello y cols., 2016b). Por tanto, hoy se dispone de un medio totalmente definido para la recolección, manipulación, vitrificación, calentamiento y transferencia de los embriones, y este medio no requiere el uso de CO2. Todo ello simplifica la utilización de la tecnología de vitrificación, tanto en la granja donante como en la receptora. Por otra parte, también hemos simplificado el procedimiento convencional de calentamiento embrionario de tres etapas en un calentamiento directo (Cuello y cols., 2005, Gomis y cols., 2012), lo que facilita el uso de este tipo de embriones en la granja receptora.

En nuestros estudios preliminares de transferencia no quirúrgica con embriones vitrificados se obtuvieron aceptables tasas de parto (40-50 %) y número de lechones nacidos (5-10 lechones) (Cuello y cols., 2005; Gomis y cols., 2012). Recientemente hemos comparado la efectividad de la transferencia no quirúrgica de embriones vitrificados con un elevado número de receptoras, evaluando el efecto del número de embriones transferidos (Martínez y cols., 2015). Nuestros resultados indican que la transferencia no quirúrgica de embriones vitrificados puede ser tan efectiva como la transferencia quirúrgica con un número apropiado de embriones transferidos (fertilidad: 72 %; prolificidad: 9,9 lechones nacidos) y que la fertilidad y prolificidad de las receptoras aumentan del 40 % al 72 % y de 5,7 a 9,9 lechones, respectivamente, cuando se incrementa el número de embriones vitrificados por transferencia de 30 a 40 (figura 8).

Figura 8. Resultados reproductivos tras la transferencia no quirúrgica de 30 (NsDU-30) o 40 (NsDU-40) embriones vitrificados. Los controles fueron cerdas transferidas por vía quirúrgica con 30 embriones vitrificados (S-30).

Futuro reproductivo de las cerdas donantes y receptoras

En la actualidad el único sistema efectivo para la obtención de los embriones porcinos es el lavado de ambos cuernos uterinos tras el sacrificio de la hembra o mediante intervención quirúrgica. Debido a que las empresas de genética se cuestionan frecuentemente la reutilización de las cerdas donantes de elevado valor genético tras ser sometidas a una cirugía para la obtención de embriones, recientemente hemos evaluado el impacto de este procedimiento sobre el futuro reproductivo de dichas cerdas. Asimismo, hemos evaluado el futuro reproductivo de las cerdas receptoras tras la transferencia no quirúrgica de embriones, lo cual también es materia de interés para las granjas receptoras. Nuestros resultados indican que, aunque la obtención quirúrgica de los embriones no afectó a la tasa de partos subsiguiente (90,5 %), la prolificidad disminuyó severamente (8,9 ± 0,8 lechones) en comparación con aquella alcanzada antes de la cirugía (10,8 ± 0,3 lechones) y con la del grupo control (10,7 ± 0,3 lechones). En cambio, la transferencia no quirúrgica de los embriones no afectó a la fertilidad ni a la prolificidad de las cerdas receptoras en el ciclo siguiente, independientemente de que estas quedaran gestantes o no tras la transferencia (Martínez y cols., 2016b). Estos resultados indican que las cerdas receptoras pueden ser reintroducidas como reproductoras de la granja tras su utilización en un programa de TE por vía no quirúrgica. Por el contrario, es necesario perfeccionar el procedimiento quirúrgico de obtención de embriones para que las cerdas donantes puedan ser utilizadas como reproductoras después de las cirugías.

Conclusiones

En la actualidad existe una técnica simple y eficaz para transferir los embriones en la profundidad de un cuerno uterino de las cerdas receptoras por vía no quirúrgica. En los últimos años se han realizado importantes avances en la conservación de embriones porcinos, tanto en estado fresco como criopreservado. Los resultados reproductivos alcanzados mediante el uso combinado de ambas tecnologías (transferencia no quirúrgica y conservación embrionaria) indican que, por primera vez, la TE podría utilizarse en la especie porcina a nivel comercial con suficientes garantías de éxito. Ahora es el momento de trasladar la ciencia a la práctica; es el momento de que las empresas de genética entren en acción.

Agradecimientos
Muchos de los estudios descritos en esta revisión fueron financiados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI-Selección Batallé SA: 20090686; CDTI-Agropor SA: IDI-20140140; CDTI-Porcisan SA: IDI-20140142), MICINN-FEDER (AGL2009-12091), MINECO-FEDER (AGL 2012-38621 y AGL201569735-R) y la Fundación Séneca de la Región de Murcia (19892/GERM/15).

Bibliografía

Ángel MA, Gil MA, Cuello C, Sánchez-Osorio J, Gomis J, Parrilla I, et al. The effects of superovulation of donor sows on ovarian response and embryo development after nonsurgical deep-uterine embryo transfer. Theriogenology 2014 (a);81:832–9.
Ángel MA, Gil MA, Cuello C, Sánchez-Osorio J, Gomis J, Parrilla I, et al. An earlier uterine environment favors the in vivo development of fresh pig morulae and blastocysts transferred by a nonsurgical deep-uterine method. J Reprod Dev 2014(b);60:371–6.
Cameron RDA, Durack M, Fogarty R, Putra DKH, McVeigh J. Practical experience with commercial embryo transfer in pigs. Aust Vet J 1989;66:314–8.
Cuello C, Berthelot F, Martinat-Botté F, Venturi E, Guillouet P, Vázquez JM, et al. Piglets born after non-surgical deep intrauterine transfer of vitrified blastocysts in gilts. Anim Reprod Sci 2005;85:275–86.
Cuello C, Martínez CA, Nohalez A, Parrilla I, Roca J, Gil MA, Martínez EA. Effective vitrification and warming of porcine embryos using a pH-stable, chemically defined medium. Sci Rep. 2016 (b); 6:33915.
Cuello C, Nohalez A, Martínez CA, Parrilla I, Roca J, Gil MA, Martínez EA. Effects of superovulation on ovarian response and embryo production in different pig breeds. In Proceedings of the 18th International Congress on Animal Reproduction (ICAR). June 26-30th 2016 (a), Tours, France. PW1213.
Gomis J, Cuello C, Sánchez-Osorio J, Gil MA, Parrilla I, Ángel MA, et al. Non-surgical deep intrauterine transfer of superfine open pulled straw (SOPS)-vitrified porcine embryos: evaluation of critical steps of the procedure. Theriogenology 2012;78:1339–49.
Hazeleger W, Bouwman EG, Noordhuizen JPTM, Kemp B. Effect of superovulation induction on embryonic development on day 5 and subsequent development and survival after nonsurgical embryo transfer in pigs. Theriogenology 2000;53:1063–70.
Hazeleger W, Kemp B. Recent developments in pig embryo transfer. Theriogenology 2001;56:1321–33.
James JE, Reeser PD, Davis DL, Straiton EC, Talbot AC, Polge C. Culture and long-distance shipment of swine embryos. Theriogenology 1980;14:463–9.
Martínez EA, Ángel MA, Cuello C, Sánchez-Osorio J, Gomis J, Parrilla I, et al. Successful non-surgical deep uterine transfer of porcine morulae after 24 hour culture in a chemically defined medium. PLoS One 2014; 9:e104696.
Martínez EA, Caamaño JN, Gil MA, Rieke A, Mccauley TC, Cantley TC, et al. Successful nonsurgical deep uterine embryo transfer in pigs. Theriogenology 2004;61:137–46.
Martínez EA, Cuello C, Parrilla I, Martínez CA, Nohalez A, Vázquez JL, Vázquez JM, Roca J, Gil MA. Recent advances toward the practical application of embryo transfer in pigs. Theriogenology 2016 (a); 85:152–61.
Martínez EA, Gil MA, Cuello C, Sánchez-Osorio J, Gomis J, Parrilla I, et al. Current progress in non-surgical embryo transfer with fresh and vitrified/warmed pig embryos. In: Rodríguez-Martínez H, Soede NM, Flowers WN, editors. Control of Pig Reproduction IX. Leicestershire, UK: Context Products Ltd; 2013 (a). pp. 101–12.
Martínez EA, Martínez CA, Nohalez A, Sánchez-Osorio J, Vázquez JM, Roca J, et al. Nonsurgical deep uterine transfer of vitrified, in vivo-derived, porcine embryos is as effective as the default surgical approach. Sci Rep 2015; 5, 10587.
Martínez EA, Vázquez JM, Roca J, Cuello C, Gil MA, Parrilla I, et al. An update on reproductive technologies with potential short-term application in pig production. Reprod Domest Anim 2005;40:300–9.
Martínez EA, Vázquez JM, Roca J, Lucas X, Gil MA, Parrilla I, Vázquez JL, BN Day, 2001b: Successful non-surgical deep intrauterine insemination with low number of spermatozoa in sows by a fiberoptic endoscope technique. Reproduction 2001 (a); 122:289–96.
Martínez EA, Vázquez JM, Roca J, Lucas X, Gil MA, Vázquez JL. Deep intrauterine insemination and embryo transfer in pigs. Reproduction 2001 (a); 58 (Suppl.): 301–11.
Martínez CA, Nohalez A, Parrilla I, Vázquez JL, Roca J, Cuello C, Rodriguez-Martinez H, Martínez EA, Gil MA. Surgical embryo collection but not nonsurgical embryo transfer compromises postintervention prolificacy in sows. Theriogenology. 2016 (b) Sep 13. pii: S0093-691X(16)30422-8. doi: 10.1016/j.theriogenology.2016.09.009.
Niemann H, Wüst A, Gardon JC. Successful intercontinental transport of porcine embryos from Europe to South America. Theriogenology 1989;31: 525–30.
Polge C, Day BN. Pregnancy following non-surgical egg transfer in pigs. Vet Rec 1968;82: 712.
Polge C. Embryo transplantation and preservation. In: Cole DJA, Foxcroft G, editors. Control of Pig Reproduction. London: Butterworth; 1982. pp. 277–91.
Rubio Pomar FJ, Ducro-Steverink DWB, Hazeleger W, Teerds KJ, Colenbrander B, Bevers MM. Development, ADN fragmentation and cell death in porcine embryos after 24 h storage under different conditions. Theriogenology 2004;61:147–58.
Sánchez-Osorio J, Cuello C, Gil MA, Parrilla I, Maside C, Almiñana C, et al. Vitrification and warming of in vivo-derived porcine embryos in a chemically defined medium. Theriogenology 2010;73:300–8.
Wallenhorst S, Holtz W. Transfer of pig embryos to different uterine sites. J Anim Sci 1999;77:2327–9.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto