albeitar.portalveterinaria.com

Detección temprana del ácaro rojo

Se trata de uno de los parásitos externos más importantes en aves de corral

A la hora de mejorar las estrategias de control de Dermanyssus gallinae es esencial comprender el problema y comenzar a abordarlo con un sistema correcto de detección del ácaro. Los métodos actuales se caracterizan por una baja eficiencia, algo que se enfrenta a una alta prevalencia y supone una tendencia desfavorable con el consiguiente daño, especialmente el riesgo toxicológico.
(Foto: Martin Pelanek/shutterstock.com)
(Foto: Martin Pelanek/shutterstock.com)

Aleksandar Pavlicevi [1], Ivan Pavlovic [2], Ana Vasi [3] y JoungUng Yoon [4]
[1]”Aves Mit” Doo Cluster “Pullos” (Serbia)
[2]Scientific Veterinary Institute of Serbia (Serbia)
[3]Faculty of Veterinary Medicine, University of Belgrade
[4]Biogenoci Co., Ltd. (Seoul, Korea)
Traducido por Beatriz Chueca. Albéitar

Existen diferentes posibilidades para el control de uno de los parásitos externos más importantes en aves de corral, el ácaro rojo (Dermanyssus gallinae). En general, los métodos actuales para el control de D. gallinae se caracterizan por una baja eficiencia, algo que se enfrenta a una alta prevalencia y supone una tendencia desfavorable con el consiguiente daño, especialmente el riesgo toxicológico.

Así pues, es preciso revisar las estrategias de control de D. gallinae, cuyos programas comienzan con la comprensión del problema. El primer factor que se debe tener en cuenta es el sistema de diagnóstico y detección de ácaros. Afortunadamente hoy en día se dispone de una gran variedad de guías para la caracterización morfológica, que ayudan al diagnóstico de D. gallinae.

Características generales

La detección de D. gallinae se lleva a cabo con el fin de determinar la presencia (durante el periodo de ocultamiento) o la ausencia en granjas o instalaciones, así como de evaluar la intensidad y extensión de la infestación.

La elección del método de detección de D. gallinae depende de la sensibilidad y practicidad del mismo, y del objetivo perseguido. La estrategia empleada debe ser compleja. Además de la implementación de métodos de detección específicos es imprescindible considerar el historial, datos técnicos, resultados de producción, estado sanitario de la granja y observaciones de las instalaciones.

El papel activo del personal es muy importante en la monitorización y control de D. gallinae, por lo que debe estar informado y motivado. La observación del personal se hará en el curso de sus tareas cotidianas, especialmente durante el asentamiento y el movimiento de manadas, limpieza del estiércol, recogida de huevos y aplicación de los métodos de detección. Las mujeres son más sensibles al tacto de los ácaros en la piel.

Detección

Para la determinación de la presencia (durante el periodo de ocultamiento) o ausencia de infestación por D. gallinae se requiere la mayor sensibilidad de detección. La detección es importante para:

  • Estimar los riesgos de seguridad (toxicológicos). Es importante demostrar que el ácaro rojo está ausente en la producción de aves de corral para evitar el cierre de la granja o los riesgos toxicológicos derivados del control de gallinae.
  • Prevenir la diseminación y establecer las medidas de bioseguridad que se deben aplicar en la granja. Si la infestación por gallinae solo está presente en ciertas instalaciones, se precisarán medidas para restringir su propagación. Esto también se aplica cuando las reproductoras están en una única sala. De esta manera, siempre que exista información precisa sobre la presencia del ácaro rojo, se podrá impedir su diseminación.
  • Realizar ventas e inspecciones mientras se determina si la granja tiene ácaro rojo oculto. El método de detección se lleva a cabo durante el asentamiento de una manada joven junto con otras medidas de bioseguridad, cuando se puede llevar a cabo la erradicación en las instalaciones.
  • Implementar medidas preventivas.
  • Diseñar pruebas clínicas y métodos de control.
  • Comprobar el éxito de la erradicación en la granja. Si es necesario, se especificará un tiempo para la ejecución del tratamiento correctivo.

Cuando se trata de detectar la presencia de ácaros rojos en la granja, uno se enfrenta con el problema de encontrar un número bajo de individuos. En lugares habitados, cuando el hospedador está presente, el número de ácaros crece y en algún momento se hace evidente para el personal de la granja. Este periodo suele ser de unos tres meses. Después D. gallinae se hace evidente en la producción avícola.

Métodos de detección

Los principales tipos son la detección visual, la táctil, la detección visual nocturna y la detección temprana.

El método para la detección temprana es muy práctico y simple. Consiste en limpiar el suelo, una medida de higiene habitual para la detección del polvo y de las plumas atrapados en el suelo y cubiertos con papel. Los ejemplares de D. gallinae son fáciles de reconocer en el suelo y la parte interna del papel. Para instalaciones más grandes, el método se establece por partes: se comienza por una sección y se analiza otra al día siguiente. Ello permite realizar una revisión completa de las instalaciones, si bien al final se debe hacer una supervisión total.

El método que se ha descrito es sensible y eficiente, y se basa en una sencilla evaluación del polvo y suciedad del suelo, lo que permite detectar un número muy pequeño de ácaros. En el sistema de jaulas se comienza a detectar al final del primer mes tras el asentamiento de un lote, y después de manera más intensa. El tiempo de detección para minimizar las infestaciones tempranas de un número mínimo de D. gallinae en el sistema de jaulas es de hasta 45 días tras la introducción de los animales.

El uso de trampas es importante para determinar el mayor o menor nivel de infestación de diferentes zonas. No obstante, la inspección visual diaria funciona y se debe seguir haciendo. Para una supervisión efectiva, es suficiente con que se realice una vez a la semana en un área específica. Se recomienda aplicar estos métodos para la detección, erradicación, regulación de las ventas, realización de ensayos clínicos, y a los productores que buscan un nivel alto de vigilancia.

Es ideal para el sistema de jaulas (convencionales y enriquecidas). Se probó el método de detección temprana en aviarios (estándar de la Unión Europea), y se demostró que este se puede ajustar para que el material de detección sean las plumas y la suciedad que se acumula al final de la cinta transportadora de estiércol. En jaulas puede usarse el mismo material para un estudio más detallado. Además, las ondas del canal y los residuos de pienso se pueden estudiar antes de la administración de pienso por la mañana.

Para la inspección se recogió material que quedaba en las jaulas de transporte durante la descarga de manadas (heces, plumas, suciedad) y se evaluó la percepción del personal que realizaba la descarga. Se deben sacudir las jaulas y el material no tiene por qué depositarse en el suelo, sino en una caja de huevos o cubierto con un saco, tras reunirlo en un montón. Los resultados se evalúan después de la descarga de la manada.

Trampas y métodos de detección

El principio de uso de las trampas es que los ácaros se refugian en ellas y se pueden detectar durante un largo periodo de tiempo. Las características del concepto de trampas son:

  • Las trampas muestran la presencia del ácaro rojo en la zona que las rodea. La calidad de los resultados viene determinada por la elección de un lugar representativo y por la atracción de las trampas.
  • Si no se pone un número suficiente de trampas, se deducirá la intensidad parcial, y no la diseminación de la infestación. Colocar un número adecuado de trampas en granjas grandes no es algo difícil de realizar.
  • En los sistemas de jaulas, lo que detecta la trampa es lo que se determina normalmente por inspección diaria.
  • Los métodos de detección temprana y visual nocturna presentan menos sensibilidad en sistemas de jaulas, y además no son fáciles de llevar a cabo.
  • Puede que se necesite invertir dinero, según el modelo.
  • La instalación, inspección y eliminación lleva tiempo.
  • Antes del tratamiento se deben eliminar las trampas. Hay que eliminarlas o vaciarlas periódicamente ya que suponen una fuente de contaminación.

En producción intensiva en suelo este diagnóstico es muy importante (manadas de reproductoras, gallinas de cría y ponedoras). En estos lugares hay que elegir adecuadamente el lugar y frecuencia de colocación de las trampas.

Además, el uso de trampas se recomienda como método auxiliar en la detección en sistemas de jaula, para pruebas de laboratorio y ensayos clínicos (monitorización de la situación en un espacio pequeño) para poder muestrear los ácaros.

Categorización y registro de los resultados de la detección

Todas las estrategias de detección y operaciones auxiliares deberían dar una idea completa sobre la presencia, intensidad y extensión de la infestación por D. gallinae.

Existe una categorización básica de cinco puntuaciones, pero se recomienda utilizar la de diez (tabla), que se puede aplicar con un protocolo similar al presentado en la figura.

La detección y el control de D. gallinae son aspectos principales que la bibliografía analiza en profundidad. Su aplicación está muchas veces ausente en la práctica, por lo que la necesidad de mejorar el control de D. gallinae nunca ha sido tan acusada.

Hace 30 años solo hacía falta información de calidad para evitar parte del daño que más tarde daría lugar a la diseminación de D. gallinae. El cambio del sistema de jaulas en la Unión Europea supuso una gran oportunidad para reducir significativamente el problema de D. gallinae.

El método de detección es un elemento importante en el control de D. gallinae. Sin embargo, la detección solo tiene sentido si se aplican otros factores y un programa de calidad; la importancia de la detección solo es relevante si hay un programa de control para la erradicación de D. gallinae de las instalaciones. La erradicación se implementó en la República Federativa Socialista de Yugoslavia, y Serbia y Montenegro entre el 2000 y el 2006. Todavía existen casos que erradicaron con éxito a D. gallinae y que han llegado a la actualidad sin reinfestación. El desarrollo de resistencias ha impedido la erradicación total. Sin embargo, esta ha demostrado ser la única solución para los problemas de D. gallinae en aves. La experiencia de los autores, basada en 15 años de uso práctico de los métodos de detección temprana, confirma la alta sensibilidad de los mismos.

La categorización propuesta de los resultados de la detección es descriptiva. Si se incluyesen los números exactos del análisis parasitológico habría un problema para que las mismas muestras obtuviesen el mismo número. Esto indica que los resultados no son reproducibles y que la repetibilidad debería estar basada en estudios científicos. En este caso se propone una categorización descriptiva que puede responder al principio de repetibilidad y los requerimientos de la detección.

Muchos años de experiencia práctica fundamentan la estrategia de detección descrita, que persigue contribuir a la mejora del control de D. gallinae.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto