albeitar.portalveterinaria.com

Diez años del plan de utilización de la mutación ovina FecX

La principal preocupación era evitar la presencia en homocigosis

La percepción de los ganaderos y los datos recopilados muestran el éxito de la aplicación de esta variante genética en la raza Rasa Aragonesa.

Adolfo Laviña [1], Ángel Macías [1], Luis V. Monteagudo [2], M. Teresa Tejedor [2] e Isidro Sierra [3]
[1] Angra
[2] Departamento de Anatomía, Embriología y Genética Animal Facultad de Veterinaria de Zaragoza
[3] Profesor emérito de la Universidad de Zaragoza
Imágenes cedidas por los autores

El esquema de mejora de la Asociación Nacional de Criadores de ganado ovino de la raza Rasa Aragonesa (Angra) tiene entre sus objetivos desde los años 90 la mejora de la prolificidad, entendida como el incremento del número de corderos nacidos por parto. Obviamente, la mejora genética por selección de este carácter afronta las dificultades derivadas de su baja heredabilidad: buena parte de la variabilidad de la prolificidad depende de componentes ambientales como la sanidad, la alimentación y otros, o de factores genéticos no heredables (Altarriba et al., 1998).

Angra tiene entre sus objetivos la mejora de la prolificidad.

El análisis de los datos recogidos sobre cientos de miles de partos en ganaderías asociadas a Angra permitió localizar ejemplares de elevada prolificidad. A partir de ahí, y a la vista de la bibliografía disponible sobre otras razas ovinas, se secuenciaron los genes GDF9 (growth differentiation factor 9) y BMP15 (bone morphogenetic protein 15) como posibles candidatos a ser los causantes de estos elevados valores. La identificación de la deleción FecXR en el gen BMP15 (conocida como “gen Santa Eulalia” o gen GASE en el esquema de Angra) abrió nuevas posibilidades en este campo (Monteagudo et al., 2009). A tenor de los conocimientos disponibles en otras razas sobre mutaciones del mismo gen, desde el primer momento fue evidente el efecto de FecXR en el incremento de los partos múltiples y, por tanto, en una posible mejora del balance económico de las explotaciones. Se trataba de un “gen mayor”, cuyos efectos sobre el carácter eran cuantificables, y fue evidente, desde el primer momento, la segregación en el carácter asociada a esta variante. Así, la prolificidad de las ovejas que no heredaban FecXR (y mantenían el genotipo salvaje) era inferior a la de sus hermanas que sí la habían recibido de sus progenitores. BMP15 está ligado al cromosoma X, por lo que todas las hijas de un semental portador de FecXR heredan la variante, mientras esto no ocurre en los hijos, ya que reciben de su padre el cromosoma Y. Independientemente de su sexo, la mitad de los descendientes de las ovejas portadoras heredarán FecXR.

Los partos múltiples son la base de la mayor rentabilidad de las ovejas portadoras de la mutación FecXR.

Las dudas previas

Desde el punto de vista técnico, la principal preocupación era evitar la presencia de FecXR en homocigosis (ovejas portadoras de la variante en sus dos cromosomas X) por causar esterilidad, tal y como se esperaba a la vista de la información disponible en otras razas. La posibilidad de realizar una prueba de detección en laboratorio con bajo coste ha permitido analizar el ADN de más de 11.200 animales en estos años. Esta prueba, unida a las medidas de manejo establecidas por Angra, ha convertido en anecdóticos (por casi inexistentes) los casos de hembras homocigotas.

Además, desde las primeras comunicaciones con ganaderos se pusieron de manifiesto algunas dudas. ¿Serían capaces las ovejas de raza Rasa Aragonesa de amamantar a dos y hasta tres corderos? ¿Se reduciría la vida productiva de estos animales a causa de una mayor mortalidad producida por un desgaste físico más rápido? Tras casi una década de utilización, un trabajo de fin de grado en Veterinaria (López, 2016) abordó mediante encuestas la percepción de los ganaderos sobre estas y otras cuestiones. Para ello se entrevistaron los 18 productores que explotan más ovejas portadoras de FecXR y que les aplican un manejo idéntico al de las no portadoras. En paralelo, se ha procedido a comparar los datos reales de producción recopilados por Angra en las mismas explotaciones (más de 24.000 animales y de 84.000 partos en total).

Diez años después

Los temores suscitados en las etapas previas al plan de difusión de la variante parecen disiparse a la vista de las apreciaciones de los ganaderos. La tabla señala las variables más importantes: los ganaderos no perciben claramente que las ovejas portadoras de FecXR requieran mayores cuidados, atenciones veterinarias, equipamientos especiales o una mayor suplementación en la alimentación de los corderos. Todos afirman que el trabajo causado por los partos múltiples es asumible. Las opiniones sobre la longevidad de estos animales están divididas, casi empatadas: diez encuestados perciben igual longevidad y ocho la estiman menor.

Texto

En este punto, los datos reales del estudio de larga duración contribuyen a aclarar la situación. En primer lugar, no se detectan diferencias significativas en mortalidad de las ovejas adultas (6,36 % de media en las ovejas salvajes frente a 5,58 % en las portadoras, p>0,05). Es más, la vida productiva de las ovejas portadoras supera significativamente a las del genotipo salvaje habitual (74,54 ± 2,63 meses frente a 64,66 ± 0.328 meses, p<0,05). Se confirman así a largo plazo los resultados de Laviña (2012), en los que se indicaba que en explotaciones tecnificadas en las que el desvieje se lleva a cabo previa verificación del estado físico y de los niveles de producción de cada ejemplar, se tendía a una vida productiva más larga de las ovejas portadoras de FecXR.

Se entrevistó a los productores que explotan más ovejas portadoras de FecXR .

El análisis estadístico también confirma que en conjunto, la prolificidad media de las ovejas portadoras alcanza los 1,75 corderos/parto, frente a una media de 1,40 corderos/parto en el resto de ejemplares. A esta diferencia significativa (p<0,05) ya esperada, se une otra menos evidente en precocidad, al producirse en las ovejas portadoras el primer parto a los 17 meses de edad, frente a 18,75 meses de promedio en las ovejas de tipo salvaje. Es decir, la presencia de FecXR reduce el tiempo de espera hasta el primer parto y alarga la vida productiva de las ovejas, lo que en conjunto lleva a una mayor rentabilidad de las explotaciones (Alabart et al., 2016; Jurado y Jiménez, 2013).

La presencia de FecXR reduce el tiempo de espera hasta el primer parto.

Todos los ganaderos entrevistados a finales de 2016 recomendarían la incorporación de este tipo de hembras a otras explotaciones, aunque también coinciden en que son necesarios unos mínimos requerimientos de organización que no todas las ganaderías podrían garantizar. Así mismo, destacan la necesidad de la selección por capacidad lechera llevada a cabo por Angra.

Conclusión

En definitiva, podemos dar por superadas las reticencias iniciales: tanto la percepción actual de los productores, como la evaluación de los datos recopilados (concordantes con los de Alabart et al., 2016) confirman que con el adecuado apoyo técnico la mutación FecXR es una herramienta útil en la mejora de la productividad de la raza Rasa Aragonesa y de la rentabilidad de las explotaciones.

La mutación FecXR es una herramienta útil en la mejora de la productividad de la raza Rasa Aragonesa y de la rentabilidad de las explotaciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto