albeitar.portalveterinaria.com

Prevención de Mycoplasma en cebo

La neumonía enzoótica es una de las enfermedades más prevalentes en los colectivos porcinos

Aunque la prevención de la neumonía enzoótica debería instaurarse mucho antes del periodo de cebo, su expresión clínica y consecuencias se observan casi exclusivamente en este periodo.

(Foto: Josep Curto/shutterstock.com)
(Foto: Josep Curto/shutterstock.com)
Ramis [1], FJ. Pallarés [2], J. Gómez-Laguna [3], L. Carrasco [3] y A. Muñoz[1]
[1] Dpto de Producción Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad de Murcia
[2] Dpto de Anatomía y Anatomía Patológicas Comparadas, Facultad de Veterinaria, Universidad de Murcia
[3] Dpto de Anatomía y Anatomía Patológicas Comparadas, Facultad de Veterinaria, Universidad de Córdoba
[4] Dpto de Producción Animal, Facultad de Veterinaria, Universidad de Murcia

La neumonía enzoótica (NE) es una de las enfermedades más prevalentes en los colectivos porcinos y una de las que más pérdidas produce cuando no se controla adecuadamente. Hablar de control en cebo significa que ya se ha perdido un tiempo muy valioso, puesto que la prevención —por ejemplo, mediante vacunas— debe instaurarse mucho antes del periodo de cebo. Sin embargo, la expresión clínica y sus consecuencias se observan casi exclusivamente en este periodo. En la mayoría de los casos la enfermedad está en una situación enzoótica, lo que requiere tiempo para que se produzcan las consecuencias derivadas de la acción del patógeno, por lo que su efecto se retrasará hasta el cebo. Por eso, tiene lógica que en el cebo se hable del control de esta enfermedad, sea cual sea la fase donde se apliquen las medidas de control. Se pueden establecer estrategias a distintos niveles en la prevención de la NE que ayuden a controlar el patógeno. Sin duda el primer paso es el conocimiento de la propia realidad.

¿Cuál es el estado de la población con respecto a M. hyopneumoniae?

Lo primero es conocer la situación de los animales con respecto a la enfermedad y al patógeno que la causa. Para ello se dispone de distintos puntos de control que ayudarán en esta tarea, y podemos utilizar distintos elementos para conocer el estado con respecto a M. hyopneumoniae (presencia o ausencia de sintomatología compatible con la enfermedad), aunque en la fase enzoótica, en ocasiones la sintomatología puede pasar inadvertida. Entre los síntomas estudiaremos siempre los parámetros productivos, ya que con frecuencia es la principal alteración que presentan los animales: disminución de la ganancia media diaria e incremento del índice de conversión.

En segundo lugar, puede emplearse la serología, pero en el caso de la NE no es demasiado útil por diversos motivos: la aparición de anticuerpos está muy retrasada con respecto a la infección, y existen evidencias de que ciertas cepas producen anticuerpos que no son detectados por las pruebas serológicas.

Otra de las herramientas utilizadas es la PCR (tanto la clásica como en tiempo real). De hecho, una de las pruebas más populares en los últimos años es la determinación de la prevalencia de la bacteria mediante PCR en fluidos broncoalveolares (BALF) de lechones. Se han realizado muchas pruebas, pero aún no se tiene certeza de cuál es la consecuencia clínica de una prevalencia alta de la bacteria al destete.

Finalmente, una de las técnicas más útiles, baratas y sencillas de realizar es la evaluación de lesiones compatibles con NE en matadero. Esta herramienta ofrece una fuente de información muy valiosa que además, es la más barata y fácil, técnicamente, de todas las citadas hasta ahora. Ir al matadero y evaluar distintos lotes de pulmones ofrece una información de cuántos animales tienen lesiones compatibles con NE y permite evaluar la extensión de las lesiones para obtener una idea de cómo está el colectivo. Las ventajas de este método son la facilidad y el bajo coste económico, pero en cambio requiere cierto adiestramiento del observador para diferenciar claramente las lesiones propias de NE de las producidas por otros patógenos u otros artefactos producidos durante el sacrificio (figura 1). Las lesiones de la NE son consolidaciones craneoventrales, aumentadas de color y de consistencia con un patrón lobular. A partir de estas lesiones existen diversas formas de evaluar el estado de un colectivo frente a la NE, pero todas ellas se basan en la presencia de lesiones y en la superficie afectada por la consolidación característica de esta enfermedad, concediéndole una valoración numérica a cada lóbulo pulmonar afectado.

Figura 1. Lesiones pulmonares macroscópicas compatibles con A) neumonía enzoótica; B) enfermedad pulmonar por PCV2; y C) pasterelosis.

Elección de la estrategia

Las estrategias para el control de la NE pasan por tres puntos de acción principales: manejo y control ambiental, prevención con inmunológicos y prevención con antibióticos. Comenzaremos con lo más obvio, que es el manejo y el control ambiental.

Manejo y control ambiental (no solo en el cebo)

Mycoplasma es un patógeno claramente sensible al manejo y que requiere un manejo ambiental adecuado para estar bajo control. La mayoría de las medidas de manejo que ayudan a controlar la expresión clínica de la NE son de sentido común, y permitirán mantener la salud global de los colectivos:

Densidad adecuada. Este punto se revela clave, puesto que se maneja el concepto de “animales respirando el mismo aire”, ya que en muchas ocasiones la aparición o no de clínica depende en gran medida del número de animales infectados y de la carga bacteriana en cada animal.

Mantener una ventilación y temperaturas adecuadas en todo momento, y sobre todo controlar las variaciones bruscas de temperatura. En esta tarea nos ayudan los equipos de control ambiental que regulan, como mínimo, la apertura y cierre de ventanas. Disponer de calefacción y refrigeración sería lo óptimo, pero es bastante infrecuente en los cebaderos.

Evitar el manejo en continuo y hacer lotes en la medida de lo posible, evitar la mezcla de edades y orígenes y tener flujos unidireccionales.

Todo dentro-todo fuera, vacíos sanitarios con limpieza y desinfección entre lotes, incluyendo techos.

Manejo en múltiples fases. De hecho, el destete precoz medicado se diseñó principalmente para controlar la NE.

Es evidente que estas medidas no están destinadas exclusivamente a esta enfermedad, y deberían cumplirse siempre y en todo momento. Aunque en muchas estructuras de producción algunas de estas medidas son difíciles de cumplir en según qué circunstancias, se debe tratar de implementar el mayor número posible.

Figura 2. Sistemas de control del aire y filtros HEPA.

La bioseguridad se convierte en otro elemento clave, sobre todo en las granjas de reproductoras, aunque sin olvidarse de los cebos. Se tiene que controlar lo máximo posible el tránsito de personas (ya que pueden llevar en algunas condiciones la bacteria hasta 48 horas en la mucosa nasal) y vehículos, sería recomendable tener silos exteriores y muelle de carga que evite la entrada de camiones en la explotación. Pero una de las circunstancias incontrolables es la transmisión aerógena, que ha sido demostrada en diversos estudios. En casos extremos, como cebos donde se recrían animales de reposición o en multiplicadores, se llega a poner filtros HEPA en las entradas de aire, pero este esfuerzo económico es inasumible en la mayoría de los cebaderos. Solo lo justificaría un altísimo valor económico de los animales. De hecho, el filtrado de aire es popular en zonas de alta densidad porcina en los Estados Unidos, pero casi exclusivo para las granjas de madres.

Aparentemente, otra de las medidas de control, aunque muy alejada de los cebos, es mantener la reposición en un porcentaje lo más bajo posible, manteniendo el menor número posible de nulíparas en las granjas. Aunque una vez más, en las circunstancias actuales, con las líneas hiperprolíficas que se utilizan, esto no siempre es posible. Y ya no solo el porcentaje es importante, como ya se ha dicho, sino también el origen de los animales de reposición. Pueden ocurrir dos circunstancias. La primera es que se estén reponiendo animales libres de la bacteria procedentes de los multiplicadores genéticos, en una granja positiva. Estos animales, se tienen que aclimatar lo mejor posible, incluyendo profilaxis de algún tipo. La segunda circunstancia es que estemos introduciendo animales positivos, con el riesgo de importar nuevas cepas, con una virulencia distinta a la que tenemos, y que produzcan la reaparición de problemas clínicos relacionados con Mycoplasma.

Vacunación

La mayoría de las vacunaciones frente a esta enfermedad habrán de realizarse con mucha antelación a la introducción de los animales en los cebaderos, por lo que realmente es un debate lejano de los técnicos de esta fase, excepto si dicha vacunación no está funcionando bien y hay expresión clínica durante esta fase.

A lo largo de la historia reciente se han ensayado con más o menos éxito distintos tipos de vacunas: de subunidades usando membrana plasmática (Kobisch et al., 1987) o proteínas de membrana (Djordjevic et al., 1997), vacunas microencapsuladas de administración oral (Weng et al., 1992), vacunas de cultivos celulares con cultivos vivos de cepa LKR (Lloyd et al., 1989) y vacunas inactivadas (bacterinas) que contienen la bacteria con un adyuvante de administración intramuscular. De todas ellas, se ha impuesto de forma comercial este último tipo, las bacterinas. En el mercado existen distintas vacunas comerciales frente a M. hyopneumoniae. Además, existen dos variantes según la pauta de administración: las vacunas monodosis y las bidosis. ¿Cuál usar? Clásicamente se ha propuesto que la vacunación monodosis es insuficiente cuando la presión de infección es muy alta y, por tanto, hay que usar una bidosis. Las vacunas frente a M. hyopneumoniae se han instaurado como necesarias en la mayor parte de las estructuras de producción desde hace muchos años. Sin embargo, siguen saliendo nuevas vacunas comerciales incluyendo nuevas cepas, con la intención de reforzar la protección frente a cepas cambiantes. Las cepas de M. hyopneumoniae pueden tener distintas virulencias y como consecuencia, algunas pueden no responder lo suficientemente bien a las vacunaciones. ¿Qué vacuna y pauta elegir? Dependerá de cuál sea la situación frente a la NE y de los resultados que se vayan obteniendo de esta vacunación.

Otras de las innovaciones que se ha producido con respecto a las vacunas convencionales es la aparición de vacunas combinadas, con antígenos frente a otros patógenos como el virus del PRRS o PCV2. Esta estrategia simplifica notablemente el manejo, ya que los programas vacunales son de por sí muy densos y en ocasiones no se pueden mezclar vacunas. Siempre que decidamos hacer una vacunación combinando antígenos, deben ser especialidades comerciales diseñadas para tal uso. En ningún caso se deben mezclar vacunas que no se hayan creado específicamente con este sentido.

En cuanto a las pautas de vacunación, hasta ahora la más utilizada en las bidosis ha sido primovacuación en primera semana y revacunación en la tercera. Entre las monodosis la más utilizada es entre las tres y las cinco semanas. Se ha propuesto, cuando los problemas de la NE aparecen hacia final de cebo, retrasar la aplicación de la vacuna hasta la séptima u octava semana, para prolongar el efecto.

La prevención con antibióticos será pronto imposible</h3

Otra de las medidas de control que se propone en todos los tratados de patología, es el uso de antibióticos. La lista de antibióticos presuntamente activos frente a M. hyopneumoniae es larga: clortetraciclina, tiamulina, tilosina, lincomicina, valnemulina, tilmicosina, tilvalosina, doxiciclina, etc. De hecho, existen numerosas combinaciones de estos demostradas como eficaces para la prevención o tratamiento de la NE y que se pueden administrar mediante agua o pienso y en distintas fases de la vida del animal (tabla). Las combinaciones aplicables en cebo aparecen sombreadas en gris, aunque normalmente se usan medicaciones estratégicas aplicadas en momentos críticos de la vida de los animales como el destete o la entrada a cebo, o el momento en que el historial de la granja indique que circulan otros patógenos como puede ser PRRS, que interactúan con M. hyopneumoniae y agravan ambos cuadros.

Para emplear una estrategia basada solo en antibióticos, hay que tener en cuenta diversos factores; si no se quieren usar dosis muy altas de antibiótico, el primero es escoger muy bien el momento de los tratamientos. El segundo es que el uso de antibióticos de forma continuada en transición, en ocasiones, no produce un control total de la NE, sino que retrasa la aparición de la clínica hacia la mitad-final del cebo. Para determinar el mejor momento no contamos con las herramientas que utilizamos frente a otros patógenos, como podría ser un seroperfil, ya que a veces la serología no es muy veraz sobre la situación real, como ya se ha comentado anteriormente.

¿Y combinar vacunaciones y antibióticos? Siempre es una opción, y además tiene bastantes garantías de éxito, pero, además de las cuestiones de seguridad, hay que tener en cuenta la carestía económica y el retorno de inversión que produce usar ambos elementos conjuntamente.

Sin embargo, esta estrategia tiene los días contados. Cada vez más aparecen noticias relacionadas con la aparición de “superbacterias” resistentes hasta a 23 antibióticos y que comprometen de forma grave la salud humana. Y aparecen informaciones como mínimo preocupantes como que en la actualidad mueren al año 100.000 personas debido a bacterias multiresistentes a los antibióticos y que la estimación para el año 2050 es que mueran en el mundo cerca de 10.000.000 de personas al año por este motivo (http://www.bbc.com/news/health-30416844). Tengan o no estas afirmaciones fundamento científico, y seamos o no corresponsables en ello, lo cierto es que crean opinión en el consumidor que exige que abandonemos el uso de los antibióticos en producción animal. Es algo que ya rodea la realidad de nuestro sector. Por tanto, aunque sea una estrategia eficaz y probada, debemos ir abandonando la idea de que podemos prevenir la NE mediante antibióticos en favor de formas de otras formas de prevención.

Y otro factor que se debe tener en cuenta es la aparición de cepas de M. hyopneumoniae resistentes a antibióticos como los macrólidos, las lincosamidas o las fluoroquinolonas (Thongkamkoon et al., 2013), aunque estas resistencias no se han podido relacionar con mayor virulencia o con la dotación genética de la bacteria.

Evaluación del plan de control y prevención

Esta parte es imprescindible, y es algo que en la mayor parte de los casos se verificará en cebo. Al igual que el conocimiento de la situación inicial, podemos utilizar diversas herramientas, pero de nuevo, la observación de clínica compatible con la enfermedad, la presencia de lesiones evidentes en pulmones en los animales necropsiados durante el cebo y la inspección en matadero de varios lotes dará una información inmejorable sobre la situación del colectivo con respecto a la NE. Mantener una prevalencia de pulmones lesionados baja y un índice de lesión (puntuación o superficie lesionada) bajo indicará que las medidas de control que hemos implementado están funcionando. Además, se deben tener en cuenta las condiciones iniciales para interpretar los resultados que nos arroje esta evaluación.

En caso de no tener controlado el patógeno se debe revisar el programa e introducir los cambios necesarios. Y desde luego, tratar de basar nuestra protección casi en exclusiva en inmunológicos, puesto que como ya se ha explicado, los antibióticos tienen los días contados.

Bibliografía

Djordjevic SP, Eamens GJ, Romalis LF, Saunders MM. (1994). An improved enzyme linked immunosorbent assay (ELISA) for the detection of porcine serum antibodies against Mycoplasma hyopneumoniae. Vet Microbiol. 1994 Apr;39(3-4):261-73.

Groth, D and Rapp-Gabrielson, V. (2001) Evaluation of M+PAC in one and two dose-regimens against competitor one-dose Mycoplasma hyopneumoniae bacterins. Proceedings of the Allan D. Leman Swine Conference, Recent Research Reports, Volume 28 Supplement, University of Minnesota, USA, p41

Hannan, P.C.T., Bhogal, B.S. and Fish, J.P. (1982) Tylosin tartrate and tiamutilin effects on experimental piglet pneumonia induced with pneumonic pig lung homogenate containing mycoplasmas, bacteria and viruses. Research in Veterinary Science, 33, 76-88.

KobischM, Quillien L, Tillon JP, Wróblewski H. (1987) The Mycoplasma hyopneumoniae plasma membrane as a vaccine against porcine enzootic pneumonia. Ann Inst Pasteur Immunol. Sep-Oct;138(5):693-705.

Kubo, M., Yamamoto, K., Ibayashi, T. and DeKeyser, H. (1990) Study on the effect of feed medication with lincomycin against artificial infection of mycoplasmal pneumonia in swine. Proceedings 11th International Pig Veterinary Society Congress, Lausanne, Switzerland, p. 90.

Miller, D.J.S. and Stipkovits, L. (1991) Recent advances in the control of enzootic pneumonia in pigs. Proceedings of the World Veterinary Congress, Rio de Janeiro, Brazil.

Morgan, J.H., Aitken, I.A., Collins, P. and Burch, D.G.S. (1996) Prevention of experimentally-induced enzootic pneumonia in pigs using the novel compound SDZ PMD 296 (Econor - Sandoz Ltd). Proceedings 14th International Pig Veterinary Society Congress, Bologna, Italy, p. 433.

Pallarés FJ, Gómez S, Ramis G, Seva J, Muñoz A.(2000) Vaccination against swine enzootic pneumonia in field conditions: effect on clinical, pathological, zootechnical and economic parameters. Vet Res. Nov-Dec;31(6):573-82.

Pallarés FJ, Lasa C, Roozen M, Ramis G. (2015) Use of tylvalosin in the control of porcine enzootic pneumonia. Vet Rec Open. 2015 Jun 30;2(1):e000079. doi: 10.1136/vetreco-2014-000079. eCollection 2015

Simon, F., Semjen, G., Dobos-Kovacs, Laczay, P. and Cserep, T. (1990) Efficacy of enrofloxacin against enzootic pneumonia in swine. Proceedings 11th International Pig Veterinary Society Congress, Lausanne, Switzerland, p. 96.

Stipkovits, L., Miller, D.J.S., Glavits, R., Fodor, L. and Burch, D.G.S. (2001) Treatment of pigs experimentally infected with Mycoplasma hyopneumoniae, Pasteurella multocida and Actinobacillus pleuropneumoniae with various antibiotics. Canadian Journal of Veterinary Research, 65, 213-222.

Thacker, E.L., Thacker, B.J, Boettcher, T.B. and Jayappa, H. (1998) Comparison of antibody production, lymphocyte stimulation, and protection induced by four commercial Mycoplasma hyopneumoniae bacterins, Swine health and Production, 6, 3, 107-112

Thacker, E., Thacker, B. and Wolff, T. (2000) Efficacy of Aureomycin chlortetracycline against experimental Mycoplasma hyopneumoniae challenge. Proceedings 16th International Pig Veterinary Society Congress, Melbourne, Australia, p. 457.

Thongkamkoon P, Narongsak W, Kobayashi H, Pathanasophon P, Kishima M, Yamamoto K. In vitro susceptibility of Mycoplasma hyopneumoniae field isolates and occurrence of fluoroquinolone, macrolides and lincomycin resistance. J Vet Med Sci. 2013; 75(8):1067-70.

Weng CN, Tzan YL, Liu SD, Lin SY, Lee CJ. (1992) Protective effects of an oral microencapsulated Mycoplasma hyopneumoniae vaccine against experimental infection in pigs. Res Vet Sci. 1992 Jul;53(1):42-6.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.