albeitar.portalveterinaria.com

Alimentación de la cerda hiperprolífica en el periparto

Un buen manejo alimentario es esencial

jueves 31 de mayo de 2018, 08:44h

El periparto es la etapa transitoria entre la gestación y la lactación. Se trata de un periodo fundamental que revela la eficacia en la producción de la cerda.

Luis Sanjoaquin, Antonio Vela y Elena Caballer.
Luis Sanjoaquin, Antonio Vela y Elena Caballer.

Elena Caballer López
ThinkinPig

El periparto es una fase en la que se producen cambios, y en la que la alimentación puede facilitar que estos se produzcan de la manera más eficiente posible. Uno de los retos más complicados es conseguir que la cerda consuma la cantidad de pienso suficiente para producir la leche necesaria para toda su camada durante la lactación. No hay que olvidar que para que la cerda coma bien, debe beber bien.

Aunque habitualmente se realiza el manejo tradicional de reducción en el consumo de pienso antes del parto, el desarrollo de las líneas hiperprolíficas no recomienda un descenso tan drástico, por lo que es aconsejable suministrar el día anterior al parto alrededor de 1-2 kg de pienso.

Desde el día 110 hasta el parto

Durante esta última semana hay que disminuir de forma progresiva la ración de las cerdas desde su entrada en maternidades hasta el día del parto, momento en el que se pueden quedar en ayunas; aunque se considera recomendable la posibilidad de proporcionarles comida si se levantan. Este descenso de la ración no debe ser muy brusco por varias razones: el desarrollo de los lechones dentro del útero materno durante esta última semana es todavía muy alto (se desconoce la fecha exacta de parto), puede disminuir el consumo de la cerda en lactación si se raciona en exceso en esta fase y puede provocarse un estrés en la cerda en los momentos previos al parto.

Al trabajar con cerdas hiperprolíficas, con un gran tamaño de camada, debe controlarse muy bien esta fase, ya que no interesa adelantar el parto, puesto que puede perjudicarse el peso al nacimiento de los lechones. En este tipo de camadas es normal un porcentaje más elevado de lechones con bajo peso (ThinkinPig, 2015; ThinkinPig, 2016-2017; datos no publicados). En la tabla se reflejan dos ejemplos de modelos a seguir durante esta fase para diferentes genéticas y manejos. No es aconsejable utilizar el modelo 2, ya que prácticamente no se proporciona comida a la cerda en el parto, por lo que se recomienda alimentar a la cerda lo antes posible tras el parto. Es preferible retirar el pienso a las cerdas que no comen el día del parto a tener un grupo de cerdas hambrientas en esta fase. Lo ideal es administrar a la cerda lo que necesita (ni retirar pienso ni que la cerda pase hambre). Deben adoptarse unas pautas y objetivos a la hora de alimentar a las cerdas, sin olvidarnos de los casos particulares cuando sea necesario.

Si se presenta un mal arranque en el consumo de pienso en lactación en torno al parto y días posteriores, se puede trabajar durante este periodo con piensos de gestación sin prolongarlos demasiado (desde 4 días antes del parto hasta 3-4 días posparto) con el fin de aportar un mayor porcentaje de fibra a la cerda en la ración y así evitar posibles estreñimientos causantes del mal arranque en el consumo. En este sentido, se está trabajando con piensos especiales para esta fase, denominados piensos periparto, de mayor importancia cada día.

Ante la exigencia productiva requerida en el futuro, hay que valorar esta posibilidad y adaptar las instalaciones con el fin de aportar un pienso periparto adecuado.

Uso de piensos periparto en la práctica
El uso de dos piensos distintos en maternidad puede ocasionar problemas logísticos en la granja, ya que este tipo de piensos se administran normalmente a mano; además, a la hora de la organización del trabajo siempre será mejor trabajar en bandas para facilitar la organización. De cualquier manera, e independientemente de la dieta, no es recomendable racionar el pienso de pre y posparto para no disminuir consumos en lactación ni favorecer la pérdida de condición corporal.

El pienso en la fase de periparto debe:

  • Proporcionar grasa.
  • Establecer un equilibrio adecuado entre almidón y grasa añadida.
  • Aportar energía inmediata a través de los triglicéridos: aproximadamente el 20 % del total de la energía de la ración.
  • Tener una proporción mínima 3:1 entre fibra neutro detergente (FND) y fibra ácido detergente (FAD).
  • Incorporar acidificantes, creando un ambiente hostil para los gérmenes patógenos.
  • Incorporar probióticos para una adecuada flora intestinal y activación del sistema inmunitario.
  • Incluir en la ración un 0,5-1 % de bicarbonato sódico.
  • Tener un balance electrolítico correcto (<200 meq/kg).
  • Usar aceites esenciales.
  • Incluir niveles adecuados de vitamina E y selenio.

De la misma manera, independientemente del uso de piensos especiales que proporcionen un aporte nutricional extra; un buen manejo alimentario en la granja es la mayor de las ayudas en la gestión del consumo de las cerdas, en la preparación para afrontar las distintas fases en la explotación y en el desarrollo del lechón. Favoreciendo:

  • Elevado peso y vitalidad de los lechones al nacimiento.
  • Prevención de trastornos metabólicos que provocan MMA, síndrome de disgalaxia posparto (SDPP) o síndrome de la cerda sucia.
  • Menor número de nacidos muertos y partos distócicos.
  • Más cantidad y calidad de calostro (muy importante en camadas numerosas).
  • Mayor producción de leche.
  • Menor mortalidad de lechones en maternidad.
  • Algunos aspectos prácticos para una buena fase de transición de gestación a lactación son:
  • Llevar a las cerdas a las parideras al menos 5-7 días antes de la fecha esperada de parto.
  • Comenzar a alimentar con pienso periparto al menos 4-7 días antes de la fecha estimada de parto.
  • Continuar con el pienso periparto hasta 2-3 días después del parto.
  • Minimizar los factores de estrés alrededor del parto y evitar medicaciones en la medida de lo posible.

La cerda primípara

La cerda primípara necesita especial atención, ya que hay que enseñarle a comer y a beber en la granja. La cerda joven que llega por primera vez a una sala de partos sufre un gran estrés, ya que lo normal es que pase de un grupo con el que ha convivido en el parque de gestación los últimos meses a una jaula de parto con tolva y chupete o cazoleta diferente a las instalaciones de los parques; para ellas todo es desconocido. Normalmente en las granjas actuales se sigue una curva de alimentación para estas cerdas primerizas que difiere de la curva de la cerda multípara porque es importante vigilar la condición corporal de estas hembras para el parto siguiente; una buena adaptación al pienso de lactación nos ayudará a que la cerda no salga excesivamente delgada de maternidad y pueda recuperar la condición corporal óptima. El control de la grasa dorsal ayudará a encontrar la curva de alimentación ideal incluyendo la fase de periparto, crucial para que la cerda no deje de comer en lactación. Es importante tener en cuenta la disgalaxia o agalaxia que pueden sufrir debidas entre otros factores a la falta de ingestión de agua y alimento por parte de la cerda, lo que induce pérdida de peso en el lechón y aumento de la mortalidad durante toda la lactación. Para que la cerda en maternidad coma unos 8 kg de pienso necesarios para la producción de 15 litros de leche diarios tiene que beber unos 40 litros de agua y un caudal de agua del bebedero de mínimo 5 l/min.

Para estimular la ingestión de pienso de la cerda en la fase de periparto, podemos seguir las siguientes pautas:

  • Repartir la ración en varias tomas. Lo óptimo es dar de comer tres veces al día repartiendo el consumo diario en tres tomas; sobre este aspecto hay que tener en cuenta que en verano es difícil que las cerdas coman en los momentos más calurosos del día. El periodo entre comidas debe ser de al menos 5 horas entre cada toma.
  • Control de la temperatura ambiente de la sala de partos, especialmente en verano, a través de humidificadores, nebulizadores, cooling, etc. Las temperaturas excesivas en las salas de partos pueden limitar la ingestión de la ración por lo que se intentará mantener cierta distancia en la colocación de aportes extra de calor para los lechones (lámparas, nidos, placas, etc.).
  • Aumentar el aporte de pienso progresivamente, la cerda indicará cuánto quiere comer sin llegar a empacharla. La ingestión de la ración es muy variable entre las cerdas. No todas admiten las mismas cantidades. Cada cerda se comporta de manera distinta. Los dosificadores son una buena herramienta para el racionamiento, pesándolos cada cierto tiempo nos aseguramos de la ración en cada punto del dosificador ya que el volumen de los piensos puede variar ligeramente.
  • El consumo de agua es muy importante, en épocas calurosas tenemos que asegurarnos de que la cerda beba al menos 40 litros de agua al día ya que su escasez puede conllevar problemas que interfieran en la correcta alimentación. Sería conveniente vigilar el caudal de suministro de agua tanto de las tolvas como chupetes, bebederos, etc.; si el caudal no llega a 5 l por minuto se puede aportar agua extra después de cada comida en el comedero de la cerda.

Enfermedades puerperales de la cerda

Las alteraciones que sufre la cerda en el periodo después del parto son frecuentes. Tras el parto, el desafío que se presenta es lograr una estrategia nutricional adecuada para que la cerda ingiera una buena cantidad de alimento y así favorecer la producción de leche evitando la incidencia de patologías puerperales.

El impacto económico de las enfermedades en esta fase se debe más a las pérdidas directas o indirectas de los lechones, que a las pérdidas por sacrificio o muerte de cerdas. Muchas veces identificamos la enfermedad al observar a la camada. En Suecia un 13 % de las cerdas son eliminadas por mastitis. El mayor daño económico causado por SDPP se debe a las consecuencias negativas sobre los lechones con pérdida de peso y aumento de la mortalidad predestete.

Otro de los trastornos que se puede presentar durante la fase periparto en la mayoría de granjas que utilizan piensos de lactación antes del parto a la entrada de las cerdas en maternidad es el estreñimiento, ya que estos piensos están formulados para maximizar la producción de leche. Se ha demostrado que el estreñimiento está implicado en la mortalidad predestete, es por esto que se recomienda el uso de dietas altas en fibra fermentable durante al menos 5 días antes del parto para estimular la salud intestinal y prevenir enfermedades digestivas; manteniendo niveles de alimentación antes del parto de 2,5 a 2,8 kg/día según el ciclo de la cerda, para evitar la incidencia de heces duras. Además, estudios demuestran que la ingestión de dietas altas en fibra aumentan el consumo de calostro en los lechones más pequeños y aumentan su supervivencia (Loisel et al. 2013).

El nivel de fibra debe mantenerse alto en las dietas periparto ya que al reducir la cantidad de fibra en el intestino grueso al cambiar de un pienso de gestación a otro de lactación se reduce la motilidad intestinal que causa estreñimiento, además de endotoxemia en las cerdas. La endotoxemia puede provocar hipogalaxia al disminuir la producción de leche por dejar de liberarse prolactina. El estreñimiento causado por dietas bajas en fibra puede provocar endotoxemia causante de hipogalaxia en cerdas y de este modo aumentar la mortalidad predestete en lechones, de ahí la importancia de la fibra en la fase de periparto.

Bibliografía

Manejo de la cerda hiperprolífica. Luís Sanjoaquín Romero, 2015.
Effects of high fiber intake during late pregnancy on sow physiology, colostrum production, and piglet performance. Loisel F, Farmer C, Ramaekers P, Quesnel H.J. Anim Sci. 2013 Nov;91(11):5269-79. doi: 10.2527/jas.2013-6526. Epub 2013 Aug 29.
The gestating and lactating sow. Chantal Farmer, 2015.
El periparto: el gran reto de la cerda y de su microflora intestinal. Revista Avances, 26 de diciembre de 2013.
Efecto de la alta ingesta de fibra en las cerdas en el preparto sobre la supervivencia de los lechones. Peter Ramaekers. www.3tres3.com
Manejo en las salas de partos. Jose Luís Lorenzo González.
Síndrome de disgalaxia posparto en cerdas. Stephan von Berg; Ernst-Günther Hellwig; Steffen Hoy; Dorian Johansen; Nicole Kemper; Heinrich Klausing; Gerald Reiner.
Gestión de la alimentación y las reservas corporales alrededor del parto. Lluís Fabà. Revista porciNews Junio 2016.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.