cabecera
PV ALBEITAR 31/2014    
576/1118

Ajuste entre el potencial genético-productivo y el sistema de producción lechera

Última actualización 08/03/2002@21:21:58 GMT+1

El largo de lactancia y el intervalo parto-concepción, se reconocen como verdaderos sensores del ajuste entre las condiciones de manejo (alimentación) y el potencial genético de las vacas. Para establecer el equilibrio se necesita un adecuado suministro de alimento y un potencial genético que pueda ser totalmente cubierto con el nivel alimentario que caracteriza el sistema.
El régimen alimentario basado en el pastoreo que caracteriza a la región pampeana argentina, está en condiciones de cubrir los requerimientos de una producción de leche moderada por vaca en lactancia, con el agregado de una razonable suplementación. Las altas producciones de leche por lactancia a las que se ha llegado mediante la combinación de selección genética y mejoras en el cuidado de los animales características de los sistemas intensivos de producción exigen, para la manifestación de ese alto potencial, el estricto ajuste entre este gran potencial genético, el suministro de alimento y las demás condiciones ambientales. Para lograr ese equilibrio, el régimen de producción en pastoreo con algo de suplementación no alcanza.
La situación actual conduce a la mayor utilización posible del recurso más barato (el pasto cosechado directamente por los animales), para lo cual se tendrá que buscar la genética ajustada a ese sistema.

Introducción

Los años de antes de la terminación de la década del 90 en los que la leche se pagaba 25 centavos de dólar el litro al productor ya pasaron a la historia. Y con ellos también pasó la incorporación masiva de la "buena genética" procedente de Norte América (Estados Unidos y Canadá). Ahora el productor recibe alrededor de la mitad de aquel precio y por ello ha debido ajustar al máximo los costos de producción recurriendo, todo lo que sea posible, al alimento más barato: el pasto cosechado por los propios animales. Mientras tanto, se encuentran en producción (o tratan de estarlo) las hijas y las nietas de aquella "buena genética" importada y la que todavía se importa (buena, para los sistemas intensivos de producción norteamericanos). Entonces aparecen con toda claridad en muchos de los establecimientos productivos algunos elementos que afectan la eficiencia (económica y biológica) de producción. Estos elementos son varios (edad y peso a la concepción y al parto de las vaquillonas, evolución del peso posparto, vida productiva, tasa de reposición, etc.); pero entre todos ellos, nos parece conveniente centrar la atención en el largo de lactancia y en el intervalo parto-concepción, en particular en las vaquillonas de primera lactancia, pues ellos se convierten en verdaderos sensores del ajuste entre las condiciones de manejo y el potencial genético de las vacas.

Largo de lactancia y eficiencia reproductiva: sensores del buen funcionamiento del rodeo

El objetivo de un planteo para una eficiente producción lechera consiste, entre otras cosas, en obtener el primer parto de las vaquillonas entre los 24 y 26 meses de edad, y la concepción entre los setenta y noventa días después del parto, manteniendo una lactancia de trescientos días (apuntado a que la vaca tenga una producción láctea por año de vida). Para alcanzar estos índices productivos es indispensable que exista un estricto ajuste entre las condiciones alimentarias y la potencialidad genética de producción de las vacas empleadas (aparte de óptimas condiciones sanitarias que son indispensables siempre).

Este ajuste es necesario puesto que la fisiología que regula el metabolismo de la vaca lactante determina que la hembra en lactación trate de alcanzar toda la producción para la cual esta potencialmente dotada por su genotipo. Si esa vaca no está alimentada de acuerdo a los requerimientos de mantenimiento y de su producción potencial, su propio programa metabólico impulsa su organismo a recurrir a reservas de alimento corporales para cubrir el déficit entre el alimento requerido y el que le es suministrado. Pero este déficit energético (como el de la economía) no se puede mantener indefinidamente sin pagar un alto precio. El organismo de la vaca lactante que recurre a sus propias reservas corporales para cubrir el déficit de alimento al que está sometido, se cobra tratando de reducir el déficit acortando la lactancia y cancelando otras funciones como la de disponerse a entrar en gestación. Así pues, largo de lactancia e intervalo parto-concepción se constituyen en verdaderos sensores del equilibrio en el que se encuentran, mutuamente, el potencial genético y el sistema (y dentro de él, el suministro alimentario). El desequilibrio entre estos dos factores (genética y sistema) se pone en evidencia con lactancias cortas e intervalos parto-concepción largos. Para restablecer el equilibrio se hace preciso mejorar el suministro de alimento, en el corto plazo, y en el mediano, recurrir a un potencial genético que pueda ser totalmente cubierto con el nivel alimentario que caracteriza el sistema.

Ahora bien, el régimen alimentario basado en el pastoreo que caracteriza a la región pampeana argentina, está en condiciones de cubrir los requerimientos de una producción de leche moderada por vaca en lactancia, con el agregado de una razonable suplementación. Las altas producciones de leche por lactancia a las que se ha llegado mediante la acción combinada de la selección genética y las mejoras en el cuidado de los animales características de los sistemas intensivos de producción exigen, para la manifestación de ese alto potencial, el estricto ajuste entre este gran potencial genético, el suministro de alimento y las demás condiciones ambientales. Para lograr ese equilibrio, el régimen de producción en pastoreo con algo de suplementación no alcanza. Ello pudo haber sido intentado, con éxito relativo, a un precio por litro de leche que fue alrededor del doble que el actual, permitiendo una suplementación de calidad adecuada y suficientemente abundante. No ahora.

Tendencias inconsistentes con el sistema en pastoreo

Conviene tomar, a mi juicio, solamente un par de elementos bien significativos como indicadores de la situación. La tendencia del aumento de la productividad individual en vacas Holstein en Estados Unidos (principal fuente de importación de semen para los productores argentinos) se fue acelerando con el tiempo: el incremento que fue de 37 kg por año y por vaca durante la década del 60, pasó gradualmente a 79 kg/año en la década siguiente, y luego a 102 kg/año en la década del 80, para alcanzar los 116 kg/año de aumento por vaca en el periodo 1990/6 (Hansen, 1999). Por supuesto, se trata de incrementos acumulativos. Las cifras indicadas constituyen promedios para la población de vacas en control, sin embargo el uso de toros en I. A. privilegia a toros con producciones muy por encima de los promedios señalados. Mientras tanto el modelo de vaca, a partir de 1977 fue fijado en 145 cm de alzada y 725 kg de peso (Mansfield, 1985), con lo que numerosas vacas superan actualmente 900 kg al momento del secado (Hansen, 1999). De estos índices se pueden extraer sencillas conclusiones, a saber. El aumento de peso es perjudicial para la eficiencia de producción al aumentar sustancialmente el costo de mantenimiento; particularmente para el sistema de producción en pastoreo, ese aumento de tamaño conspira contra una eficiente producción por unidad de superficie. Por otra parte, el alto potencial productivo exige una ajustada dieta para que la vaca consiga producir de acuerdo a ese potencial; ello implica un volumen tal de alimento que no puede ser cubierto solamente por pasto sino que requiere de raciones balanceadas; la digestión de estas raciones para cubrir tan elevados requerimientos provoca el aumento de la velocidad de pasaje de los alimentos por el tracto digestivo, y con este aumento de la velocidad de pasaje de los alimentos por el aparato digestivo, se deprime la capacidad natural de rumia y por lo tanto, la digestibilidad de la fibra que caracteriza el pasto; esto aumenta la dependencia de la ración como principal fuente alimentaria. De lo aquí dicho brevemente es fácil deducir que tamaño y potencial productivo individual por vaca tan elevados, resultan inconvenientes para el sistema de producción basado en el pastoreo. Además, como la relación de precio entre la leche y la ración existente en la Argentina, orienta al productor a basarse en el pasto más que en la ración como fuente de alimento, las vacas de alto potencial productivo se encuentran, comúnmente, subalimentadas y de esta manera se compromete su productividad futura y la eficiencia del tambo en su conjunto.

Hacia una genética pampeana

Las crisis llaman a la realidad (tendremos que aprenderlo los argentinos). Es posible que con la leche a mayor precio se justifique la importación de la genética del Norte de Norte América; en tal caso habría que importar también, en estricta coherencia, el dairy farm de los estados del Norte de Estados Unidos o de la zona limítrofe de Canadá. Aún así, ¿por qué habría de pagar el consumidor un precio muy superior por un producto que puede ser obtenido a menor precio con las características ecológicas pampeanas?

Lo más sensato parece profundizar el camino por el que ha transitado (por accesibilidad y necesidad) el sistema de producción argentino, sistema caracterizado por la mayor utilización posible del recurso más barato (el pasto cosechado directamente por los animales), para lo cual tendrá que buscar la genética ajustada a ese sistema (un desafío razonable con altas posibilidades de éxito).

Destaquemos para terminar, que esto se hace necesario ahora no sólo por la coyuntura del precio de la leche (que todo hace pensar que se mantendrá por mucho tiempo aunque sea inconveniente predecir nada), sino que se hace imprescindible porque el aumento del potencial genético alcanzado en la producción lechera individual en condiciones intensivas, es enorme. Antes de que la mayor parte de este gran incremento del potencial genético fuera alcanzado, especialmente en las últimas dos décadas, el desajuste entre genética y sistema, ante una mirada superficial, podía pasar desapercibido. Ya no. Ahora tenemos frente a nosotros la misión de seleccionar nuestra propia genética para el sistema (o de importar todo: genética y sistema, alternativa que no es realista).

Fuentes citadas

  • Hansen, L. B. 2000. Consequences of selection for milk yield from a geneticist´s view point. J. Dairy Sci. 83, 1145-1150.

  • Mansfienld, R. H. 1985. Progress of the breed. The history of U. S. Holsteins. Holstein-Friesian World, Sandy Creek, N. Y.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(0)
576/1118
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto