cabecera
PV ALBEITAR 48/2014    

Valoración energética y protéica de alimentos para porcino: propuesta francesa

El objetivo de este trabajo es presentar las nuevas propuestas para ganado porcino, haciendo especial énfasis en los valores energéticos. En la primera parte se da información sobre la definición de los ingredientes más característicos.

Fuente: CURSO DE ESPECIALIZACION FEDNA

J. Noblet1, B. Seve1 y G. Tran2

1 INRA – 35590 Saint Gilles (France) y 2 AFZ –75231 Paris (France)


1.- INTRODUCCIÓN


Las últimas tablas del INRA para animales monogástricos (porcino, aves y conejos)
-L’alimentation des animaux monogastriques- fueron publicadas en 1984. Desde entonces se han desarrollado nuevos conceptos de valoración nutritiva y hay disponibles nuevos ingredientes alimenticios. Las nuevas tablas publicadas por el INRA y el AFZ (Sauvant et al., 2002, 2004, 2004)1 son aplicables a varias especies – porcino, aves, vacuno, ovino, caprino, conejos, caballos y peces- y son el resultado de la colaboración entre el INRA y la AFZ, como administradora de la base francesa de datos de alimentos. En este libro, los valores analíticos de los alimentos, recogidos y procesados por la AFZ, son comunes para todas las especies. Los forrajes no están incluidos. Los valores nutritivos se han obtenido principalmente de determinaciones in vivo realizadas en laboratorios del INRA o de referencias bibliográficas. Estos datos fueron corregidos para ajustarlos a los datosanalíticos medios de cada materia prima.

Los sistemas de valoración utilizados son más o menos complejos dependiendo de
la especie animal de que se trate. Así por ejemplo, se utilizó energía digestible en el caso de peces, energía metabolizable para conejos y aves y energía neta para porcino y rumiantes. En el caso del valor proteico, se utilizaron aminoácidos digestibles en porcino, aves y rumiantes, y aminoácidos totales para las otras especies. El objetivo de este trabajo es presentar las nuevas propuestas para ganado porcino, haciendo especial énfasis en los valores energéticos. En la primera parte se da alguna información sobre la definición de los ingredientes más característicos. Pueden encontrarse más detalles en diferentes revisiones publicadas por los autores en los últimos años (Sève, 1994; Sève y Hess, 2000 para proteína y aminoácidos; Noblet et al., 2003 y Noblet y van Milgen, 2004 para energía).

2.- INGREDIENTES ALIMENTICIOS
Los alimentos descritos en las tablas (n=110) son, en la mayoría de los casos, los
más comúnmente utilizados por la industria de fabricación de piensos. Fueron escogidos en función de su frecuencia de uso, estimada a partir de la Base francesa de datos de alimentos. Los ingredientes menos comunes se añadieron cuando existía información contrastada disponible sobre ellos. Los valores de composición química fueron recogidos por la AFZ utilizando su propia Base de datos de alimentos, que se comenzó a construir en 1989 y contiene actualmente más de un millón de valores de composición química, y características físicas y nutritivas de alimentos.

Para una misma materia prima el número de valores disponibles puede ser muy diferente en unas características que en otras. Así por ejemplo, hay 7000 valores originales del contenido en proteína bruta del trigo blando, mientras que sólo 65 en cuanto a su contenido en triptófano. Esto puede originar problemas de consistencia de la base de datos, al combinar valores medios calculados a partir de tamaños de muestra muy diferentes. Al objeto de obtener una matriz de composición más coherente, se calcularon ecuaciones de regresión para predecir las características menos frecuentes a partir de las mejor conocidas.

Estas ecuaciones son específicas de una materia prima o de un grupo de ingredientes. El contenido en proteína bruta fue generalmente el valor de referencia a partir del cual se predecían los otros valores en cascada.

3.- VALOR NUTRITIVO DE LAS PROTEÍNAS Y DIGESTIBILIDAD ILEAL DE LOS AMINOÁCIDOS PARA GANADO PORCINO

La disponibilidad nutritiva de los aminoácidos (AA) puede estimarse determinando
su digestibilidad al final del intestino delgado. En el intestino grueso los microorganismos pueden metabolizar algunos AA no digeridos, alterando la composición de las heces con respecto al flujo ileal. Como consecuencia, se prefiere el uso de la digestibilidad ileal de los AA para expresar su valor nutritivo. Los valores de digestibilidad aparente e ileal estandarizada de los AA para ganado porcino que se incluyen en las tablas del INRA-AFZ proceden de experimentos iniciados de forma independiente a principios de los años 80 por Adisseo, Arvalis (con la ayuda de Ajinomoto Eurolysine) y el INRA. Todos estos datos fueron compilados entre 1996 y 1999 y publicados en forma de CD-ROM (AFZ et al.,
2000)2.

Ambos estudios se realizaron utilizando una metodología común que consistía en la
determinación de la digestibilidad ileal en cerdos en crecimiento con una anastomosis íleorectal (Laplace et al., 1994). Se hacía una recolección total de la digesta ileal en animales que recibían dietas basadas generalmente en componentes libres de proteína (almidón, azúcar, aceite vegetal, minerales y vitaminas) sobre los que se añadía el alimento cuya proteína se deseaba estudiar. La digestibilidad aparente de la proteína se estimaba entonces utilizando el método por diferencia. Se realizaron un total de 430 medidas sobre 51 ingredientes diferentes en tres centros experimentales.

Sin embargo, la digestibilidad aparente no tiene en cuenta el origen (endógeno o
exógeno) del nitrógeno o AA indigeridos que alcanzan el final del intestino delgado.
Además, la digestibilidad aparente aumenta de forma curvilínea con el nivel de inclusión del AA en el alimento, obteniéndose valores bajos, o incluso negativos, a niveles bajos de inclusión y valores que aumentan y luego se estabilizan a niveles altos de inclusión. De hecho, se ha demostrado que las pérdidas de N o AA incluyen una pérdida basal que es independiente del contenido en proteína de la dieta y está más relacionada con la ingestión de materia seca. La composición en AA de esta pérdida basal ha sido publicada en la tablas del INRA-AFZ (Noblet et al., 2002, 2004a y 2004b), resultando ser diferente en los tres laboratorios donde fue determinada de forma independiente, por lo que se hizo una media.

Es, por tanto, preferible sustraer esta pérdida basal del total del flujo ileal de N y AA para considerar exclusivamente la parte relacionada con la fracción proteica del
alimento. De esta forma se calcula la digestibilidad ‘real’ o ‘estandarizada’. Este valor es constante cualquiera que sea el nivel de proteína o de AA del alimento. Además, los valores de digestibilidad estandarizada de los alimentos son aditivos. Los dos valores de digestibilidad (aparente y estandarizada) se dan en las tablas, siendo los primeros siempre inferiores a los segundos.

En la práctica, se recomienda usar los valores de digestibilidad ileal estandarizada
para estimar el valor proteico de un alimento y para cubrir las necesidades calculadas sumando las necesidades de mantenimiento (o pérdidas basales) y de deposición de proteína. El cuadro 1 indica claramente que la jerarquía entre alimentos establecida sobre la base de su valor proteico es totalmente diferente cuando se usan AA brutos o digestibles.

Cuadro 1.- Valor proteico relativo de algunos ingredientes para ganado porcino,
expresado bien como aminoácidos totales o bien como aminoácidos digestibles
estandarizados (Sauvant et al., 2002, 2004; tablas INRA-AFZ)*


** Mezcla de un 50% HCl-lisina, un 25% de treonina, y un 25% de metionina.


Al igual que para la energía (ver más adelante), se sabe todavía poco sobre el efecto del procesado sobre la disponibilidad de la proteína, de forma que la información bibliográfica no permite realizar correcciones para tener en cuenta los efectos del tamaño de partícula, granulación, tratamiento térmico, etc. sobre la digestibilidad verdadera o las pérdidas endógenas. Por ello, los valores de las tablas INRA-AFZ son aplicables a los alimentos presentados en forma húmeda, aunque de momento deben generalizarse a las otras formas de presentación del alimento.

A diferencia del caso de la energía (ver más adelante), no hay evidencia de que uso
de valores proteicos diferentes en lechones, cerdos en crecimiento-cebo y cerdas reproductoras sea ventajoso. Finalmente, resultados recientes sugieren que el N o AA indigestibles medidos en las pérdidas basales pueden incluir pérdidas de N o AA
específicas del ingrediente estudiado, de su composición (e.g. factores antinutritivos) y del tipo de procesado recibido (e.g. tamaño de partícula).

Los contenidos en AA digestibles en los alimentos considerados en las tablas son valores fijos y no son aplicables directamente a partidas con una composición química distinta. Sin embargo, para simplificar se considera que la composición en AA de la proteína de un determinado alimento es bastante constante, al igual que los coeficientes de digestibilidad estandarizada de los AA.

4.- VALOR ENERGÉTICO

4.1.- Introducción
Las tablas INRA-AFZ proporcionan valores de energía digestible (ED), metabolizable (EM) y neta (EN), así como de los coeficientes de digestibilidad de los principales nutrientes y de la materia orgánica. Se ha realizado un considerable esfuerzo en
la estimación de valores fiables de EN, una vez que se estableció que ésta era la unidad más precisa para expresar el valor energético en ganado porcino. Dos trabajos complementarios de las tablas INRA-AFZ fueron publicados más tarde, proporcionando información adicional (Noblet et al., 2003; Noblet y Tran, 2004a).

Se ha elaborado también una hoja Excel3 que contiene todas las ecuaciones utilizadas en el cálculo de los valores energéticos presentados en las tablas (Noblet y Tran, 2004b). Es importante señalar que los valores energéticos y los coeficientes de digestibilidad se han obtenido exclusivamente de la bibliografía, excluyendo por tanto la pura extrapolación de las tablas precedentes. Los conceptos utilizados se han originado en estudios realizados en el INRA durante los últimos 20 años, con dos innovaciones principales: la energía neta y la dependencia del valor energético respecto del estado fisiológico. Al objeto de simplificar, se han considerado dos estados: el cerdo en crecimiento de 50-70 kg de peso (cuyos valores pueden extrapolarse a animales en crecimiento rápido entre 10 y 150 kg) y la cerda adulta (cuyos resultados pueden aplicarse tanto para cerdas gestantes como lactantes;Le Goff y Noblet, 2001).

La estimación del valor energético de los alimentos para ganado porcino requiere
varios pasos sucesivos. El primero es la determinación de la energía bruta (EB) a partir de las ecuaciones propuestas en las tablas y recogidas en la hoja Excel. En una segunda etapa se calcula la ED a partir del producto de la EB por la digestibilidad aparente fecal de la energía (dE). Las pérdidas energéticas en la orina se calculan a partir de la cantidad de N excretada, mientras que las pérdidas en forma de metano se estiman en función del contenido en paredes celulares digestibles en el alimento. El contenido en EM se calcula como la diferencia entre la ED y las pérdidas energéticas en forma de orina y gases. El valor EN se estima utilizando las ecuaciones de regresión propuestas por Noblet et al. (1994b) que pueden ser aplicadas tanto a animales en crecimiento como a cerdas adultas
(Noblet et al. 1994a). En los siguientes apartados se presenta el método de referencia utilizado para obtener los valores energéticos asignados a los alimentos.

Sin embargo, en la práctica, los ingredientes alimenticios tienen una composición química que difiere en mayor o menor grado de la composición media asignada en las tablas. En estos casos el método de referencia no puede usarse de forma rutinaria, por lo que han sido propuestos métodos simplificados.


4.2.- Estimación de la energía digestible y el contenido en nutrientes digestibles de los alimentos para ganado porcino

4.2.1- Energía digestible

En las tablas INRA-AFZ, el valor dE fue calculado usando ecuaciones derivadas de
alrededor de 700 datos del INRA y de la bibliografía, en base a uno o dos parámetros químicos. Los valores procedentes de alimentos que compartían características comunes, tales como su origen botánico o anatómico, fueron agrupados para obtener ecuaciones específicas (Noblet et al., 2003; hoja Excel: Noblet y Tran, 2004b). La mayor parte de las ecuaciones se establecieron en función del contenido en fibra bruta, FND o FAD como predictores. Algunas ecuaciones comparables fueron obtenidas para el mismo (grupo de) ingrediente (s), y los valores de dE se calcularon entonces a partir de la media ponderada de las estimaciones proporcionadas por estas ecuaciones. Otro método utilizado consistió en la predicción directa del contenido en ED del ingrediente a partir de su composición química, usando la siguiente ecuación (Le Goff y Noblet 2001 y Noblet, no publicado): ED = 0,225 PB +0,317 EE + 0,172 Almidón + 0,032 FND + 0,163 Residuo (DRE = 0,35)

La ED se expresa en MJ/kg de materia seca y los nutrientes en porcentaje de la
materia seca. El ‘residuo’ es la diferencia entre la materia orgánica y las variables independientes de la ecuación.


4.2.2.- Digestibilidad de los nutrientes
Los valores de digestibilidad de los nutrientes y de la materia orgánica fueron
calculados y utilizados para la predicción en los siguientes pasos de la utilización
energética (EM y EN). Las ecuaciones para predecir digestibilidad del N (dN, %) fueron establecidas a partir de datos bibliográficos y valores del INRA no publicados utilizando métodos similares a los empleados para predecir dE. Se supuso que el almidón y los azúcares eran completamente digeridos a nivel fecal; la degradación parcial del almidón en el intestino grueso no fue considerada en esta aproximación. Se consideró una digestibilidad de la grasa (EE) de un 85%, tanto para la de origen animal como vegetal, incluso aunque se acepta que la grasa vegetal (más insaturada) es más digestible. También se asume que los niveles de ácidos grasos libres en las fuentes de grasa son muy bajos; en otro caso deberían aplicarse correcciones adecuadas. Para los ingredientes con bajo contenido en grasa, se utilizó la siguiente ecuación en la que el contenido en grasa digestible (EED, % MS) se estima a partir del contenido (% MS) en FND y EE del alimento (Le Goff y Noblet, 2001): EED = 0,82 EE – 0,02 FND – 0,7 (DRE = 0,33)

La digestibilidad de las paredes celulares o fibra dietética se estimó indirectamente
a partir de la diferencia entre la digestibilidad de la materia orgánica y la de los otros nutrientes. Con este propósito, la digestibilidad de la materia orgánica (dMO, %) se estimó a partir de la dE utilizando alguna de las siguientes ecuaciones (Noblet, no publicado):

dMO = 7,0 + 0,955 dE – 0,05 PBD – 0,03 EED (DRE = 0,4)

dMO = 7,9 + 0,915 dE + 0,031 [Almidón + Azúcares] (DRE = 0,4), en las que dE se expresa en %, y la proteína bruta digestible (PBD), la grasa digestible (EED), el amidón y los azúcares en % de la materia seca. La cantidad de materia orgánica digestible (MOD, en g o en %) fue entonces determinada a partir de los valores de digestibilidad predichos.

La diferencia entre la materia orgánica y la suma de proteína bruta, grasa, almidón
y azúcares, denominada ‘residuo’ (Res) fue utilizada como una estimación del contenido en pared celular. El residuo digestible (ResD) se calcula por la siguiente expresión : ResD = MOD – PBD – EED – Almidón – Azúcares

4.2.3.- Estimación de la energía digestible en cerdos adultos

4.2.3.1.- Método de referencia
Dado que la digestibilidad de la energía es más alta en cerdas adultas que en cerdos en crecimiento, se usaron dos valores energéticos diferentes. Sin embargo, debido a la falta de información existente, la dE para cerdas no pudo ser calculada por regresión, tal y como se hizo en cerdos en crecimiento. Un análisis posterior de los datos del trabajo de Le Goff y Noblet (2001) muestra que la diferencia en el contenido de ED entre la cerda adulta (EDa) y el cerdo en crecimiento (EDc) es proporcional al contenido en materia orgánica indigestible en cerdos en crecimiento (MONDc):
EDa - EDc (MJ) = (a / 1000) x MONDc (g), donde a = 4,2 kJ/g ó 1 kcal/g como media.
Este incremento de valor energético está asociado a un aporte adicional de 0.195 g
de MOD, constituído por 0,058 g de PBD y 0,137 g de ResD. Sin embargo, una comparación entre determinaciones de digestibilidad en cerdas adultas y cerdos en
crecimiento muestra que el incremento de ED depende del tipo de ingrediente (ver figura 1), o bien que el uso de la MOND en cerdas adultas depende del origen botánico del ingrediente.

Figura 1.- Relación entre la diferencia en contenido en ED entre cerdas adultas y
cerdos en crecimiento (EDa – EDc) y el contenido en materia orgánica indigestible
(MOND) en cerdos en crecimiento en distintos alimentos

Los valores para el coeficiente ‘a’ fueron obtenidos a partir de información obtenida en el INRA (Noblet et al., datos parcialmente publicados) y variaron entre 0 y
8,4. Las diferencias en los contenidos en ED, MOD, PBD y ResD entre cerdas y cerdos en crecimiento fueron calculadas a partir del contenido en MONDc usando los mismos datos.

La ED, MOD, PBD y ResD en cerdas adultas se obtuvieron añadiendo las diferencias
calculadas a los valores correspondientes determinados en cerdos en crecimiento.


4.2.3.2.- Método simplificado para la estimación de la ED en cerdas adultas (EDa) a partir de la ED en cerdos en crecimiento (EDc)

Los ingredientes que se presentan en las tablas de alimentos tienen una composición fija y un valor energético correspondiente a esa composición. Sin embargo, la composición de los ingredientes puede variar en la práctica, especialmente en el caso de subproductos, con las consiguientes alteraciones en su valor energético. Para la predicción de la EDc, se han elaborado ecuaciones para la estimación de la EB y la dE (Noblet et al., 2003; hoja Excel: Noblet y Tran, 2004b) que pueden aplicarse para ajustar el valor ED a los cambios de composición química. Para cerdas adultas, la relación EDa/EDc no puede ser considerada constante cuando la composición de una materia prima difiere de la que aparece en tablas. Sin embargo, el coeficiente ‘a’ es específico de un grupo de ingredientes, y puede suponerse que las variaciones en la composición química no modifican la relación ‘b’ entre la MOd y la dE en cerdos en crecimiento (MOdc = b x dEc). La relación EDa/EDc puede entonces estimarse como:


EDa / EDc, % = 100 + (a / 100) (100 – Cenizas) x (100 – b dEc) / EDc , donde MO y cenizas se expresan en % de la MS y la EDc en MJ/kg de materia seca. Los
valores de ‘a’ y’b’ se presentan en la hoja de cálculo Excel. El valor de EDa puede
entonces ser calculado.

4.2.4.- Estimación de la energía metabolizable

4.2.4.1.- Método de referencia
El valor EM se calcula como la diferencia entre la ED y las pérdidas de energía en
orina (E orina) y gases (metano; Egas). E orina depende de la cantidad de N excretado en la orina (N orina) de acuerdo con las siguientes ecuaciones (Noblet, no publicado):
Cerdos crecimiento: E orina = 0,19 + 0,031 N orina (DRE = 13)
Cerdas adultas: E orina = 0,22 + 0,031 N orina (DRE = 13)
E orina se expresa en MJ/kg de materia seca ingerida y N orina en g/kg materia seca ingerida.

La cantidad de N excretado en orina es directamente proporcional a la diferencia
entre el aporte diario y la capacidad del cerdo de retener N en forma de proteína. Para la mayoría de los estados productivos de cerdos, cuando el suministro de proteína está equilibrado en AA y se corresponde con las necesidades del animal, alrededor del 50% del N digestible es retenido y la cantidad de N que se elimina en la orina representa el otro 50%. Este supuesto se aplicó a cada ingrediente alimenticio para el nivel de proteína digestible estimado de acuerdo con los métodos descritos anteriormente.

La cantidad de energía perdida en forma de gases (Egas) se calculó a partir de la
cantidad de pared celular fermentada. Ésta fue estimada por el valor ResD obtenido por el método de digestibilidad de nutrientes. Egas se determinó utilizando una recopilación de datos obtenidos en cámaras respiratorias (Le Goff, 2001): 0,67 y 0,32 kJ por g de ResD en cerdos en crecimiento y cerdas adultas, respectivamente.

4.2.4.2.- Método simplificado
La relación EM/ED de una materia prima, para un catabolismo medio de las
proteínas, se supone constante cuando su composición química varía en un rango
razonable. Por ello, es posible simplificar la estimación del contenido en EM de los
alimentos calculándolo como: ED x (EM/ED). Los valores para EM/ED de los ingredientes se presentan en hoja Excel (Noblet y Tran, 2004b) o pueden calcularse de los datos de las tablas INRA-AFZ.

4.2.5.- Estimación de la energía neta

4.2.5.1.- Método de referencia
La EN de los alimentos se calculó utilizando las siguientes ecuaciones (Noblet et
al., 1994a) aplicables tanto a cerdos en crecimiento como a cerdas adultas:
EN2 = 0,121 PBD + 0,350 EED + 0,143 Almidón + 0,119 Azúcares + 0,086 ResD (DRE = 0,25)
EN4 = 0,703 ED + 0,066 EE + 0,020 Almidón – 0,041 PB – 0,041 FB (DRE = 0,18)
EN7 = 0,730 EM + 0,055 EE + 0,015 Almidón – 0,028 PB – 0,041 FB (DRE = 0,17)
EN, EM y EN se expresan en MJ/kg materia seca y los constituyentes químicos en % de la materia seca.

En las tablas INRA-AFZ, el valor EN es, para la mayor parte de los alimentos, la
media de los valores calculados por las tres ecuaciones anteriores. Para aceites, grasas y almidón de maíz sólo se usó la ecuación EN2. Para los AA sintéticos se supuso que la eficacia de utilización de la EM es un 85% de la fracción depositada en la proteína corporal (65% de la ED) y de un 60% para la fracción desaminada (35% de la ED).


4.2.5.2.- Método simplificado

Al igual que la relación EM/ED, la relación EN/EM de una determinada materia prima no varía mucho con la composición química. La EN puede entonces calcularse como EM x (EN/EM). Los valores de le relación EN/EM se pueden encontrar en la hoja Excel (Noblet y Tran, 2004b).

5.- COMPARACIÓN DE VALORES ENERGÉTICOS
Una novedad importante respecto a los valores energéticos ha consistido en
proponer dos valores diferentes para cerdos en crecimiento y cerdas adultas. En teoría, debe mencionarse que la digestibilidad de la energía y de los nutrientes aumenta de forma sostenida con el peso de los animales, por lo que existe la necesidad de obtener valores energéticos adaptados a cada estado fisiológico. Para simplificar se han propuesto sólo dos valores, uno aplicable a cerdos entre 10 y 150 kg y otro para cerdas reproductoras, tanto gestantes como lactantes. Los valores energéticos de algunos ingredientes importantes para ganado porcino se muestran en el cuadro 2. Como puede apreciarse, las diferencias en el valor energético entre ambos tipos de animales pueden elevarse hasta un 30%.


 


Cuadro 2.- Valores de energía digestible de algunos alimentos para cerdos en crecimiento y cerdas adultas (Sauvant et al., 2002)


a En fresco.
b kJ de diferencia en ED entre cerdas adultas y cerdos en crecimiento por g de materia orgánica indigestible en cerdos en crecimiento (Noblet et al., 2002, 2003, 2004a,b).


La comparación entre los sistemas de ED y EN y con los otros sistemas de EN (e.g.
CVB) ha sido presentada en varios trabajos (Noblet y van Milgen, 2004). Hay un claro efecto del sistema sobre el valor energético relativo de los ingredientes, con una sobreestimación del valor energético de los alimentos concentrados en proteína o en fibra y una subestimación de los ingredientes ricos en almidón y grasa en los sistemas ED y EM.

Algunos ejemplos se muestran en el cuadro 3. Con respecto a los sistemas de EN, hay desacuerdos bastante importantes. Si la comparación se restringe a los métodos INRA y CVB, la concordancia es mayor, aunque se produce todavía una subestimación de los alimentos ricos en almidón.

6.- CONCLUSIONES
Las nuevas tablas de alimentos INRA-AFZ suponen una actualización importante
de los valores nutritivos de los alimentos para ganado porcino de acuerdo con nuevos conceptos ya validados, con especial relación a su capacidad para predecir los rendimientos productivos. En otras palabras, los rendimientos están mucho mejor relacionados con el aporte de EN y AA digestibles que con la ingestión de ED, EM o AA brutos (Noblet y van Milgen, 2004). La aplicación práctica de estos nuevos valores alimenticios requiere una actualización de las necesidades nutritivas. Una aproximación simple consiste en calcular las recomendaciones en el presente sistema para piensos convencionales de acuerdo con los nuevos valores alimenticios presentados en las tablas.

Tal como se inidica en las tablas INRA-AFZ, no ha sido todavía posible considerar los efectos de los tratamientos tecnológicos, adición de enzimas, etc., sobre el valor nutritivo.
Este continua siendo un factor importante a considerar y nueva información al respecto es necesaria.


Cuadro 3.- Valores energéticos relativos digestibles, metabolizables y netos de
algunos ingredientes para cerdos en crecimiento (Sauvant et al., 2002)a


a Dentro de cada sistema, los valores se expresan como porcentajes del valor energético de una dieta de referencia compuesta por un 67,4% de trigo, 16% de harina de soja, 2,5% de grasa, 5% de salvado de trigo, 5% de guisantes, 4% de minerales y vitaminas y 0,10% de lisina-HCl; la mezcla de aminoácidos contenía 50% de lisina-HCl, 25% de treonina y 25% de metionina.

7.- REFERENCIAS
AFZ (2000) Ajinomoto Eurolysine, Aventis Animal Nutrition, INRA, ITCF, AmiPig.
Standardised Ileal Digestibility of amino acids in feedstuffs for pigs, AFZ, Paris.
Document available at: www.feedbase.com/amipig
LAPLACE, J.P., SOUFFRANT, W.B., HENNIG, U., CHABEAUTI, E. y FÉVRIER, C.
(1994) Livest. Prod. Sci. 40: 313-328.
LE GOFF, G. y NOBLET, J. (2001) J. Anim. Sci. 79: 2418-2427.
NOBLET J., SHI X. S., FORTUNE H., DUBOIS S., LECHEVESTRIER Y., CORNIAUX
C., SAUVANT D. y HENRY Y. (1994a) Journées Rech. Porcine en France 26:
235-250.
NOBLET J., FORTUNE H., SHI X. S. y DUBOIS S. (1994b) J. Anim. Sci. 72: 344-354.
NOBLET J., SÈVE B. y JONDREVILLE C. (2002) Valeurs nutritives pour les porcs. En:
Tables de composition et de valeur nutritive des matières premières destinées aux
animaux d\'élevage: porcs, volailles, bovins, ovins, caprins, lapins, chevaux,
poissons. D. Sauvant, J.M. Perez & G. Tran (Eds), INRA Editions, Versailles, p.
25-35.
NOBLET, J., BONTEMS, V. y TRAN G. (2003) INRA Prod. Anim. 16: 197-210. Also
available at: http://www.inapg.inra.fr/ens_rech/dsa/afz/tables/energy_pig.htm
NOBLET, J. y VAN MILGEN, J. (2004) J. Anim. Sci. 82 Number 13, E. Suppl., E229-
E238. Available at: http://www.asas.org/symposia/04esupp/E229.pdf
NOBLET, J. y TRAN, G. (2004a) Feed Mix 11 (4): 16-19. Also available at:
http://www.inapg.inra.fr/ens_rech/dsa/afz/tables/energy_pig.htm
NOBLET, J. y TRAN, G. (2004b). Energy values of feed materials for pigs; addendum to the INRA-AFZ tables 2004. Available at:
http://www.inapg.inra.fr/ens_rech/dsa/afz/tables/energy_pig.htm
NOBLET, J., SÈVE, B. y JONDREVILLE, C. (2004a) Tablas de composicion y de valor
nutritivo de las materias primas destinadas a los animales de interés ganadero:
cerdos, aves, bovinos, ovinos, caprinos, conejos, caballos, peces. D. Sauvant, J.M.
Perez & G. Tran (Eds), Ediciones Mundi Prensa, Madrid, p. 25-35.
NOBLET, J., SÈVE, B. y JONDREVILLE, C. (2004b) Tables of composition and
nutritional value of feed materials: pigs, poultry, cattle, sheep, goats, rabbits,
horses, fish. D. Sauvant, J.M. Perez & G. Tran (Eds). Wageningen Academic
Publishers, Wageningen and INRA Editions, Versailles, p. 25-35.
SAUVANT, D., PEREZ, J.M. y TRAN G. (2002; 2004) Tables de composition et de
valeur nutritive des matières premières destinées aux animaux d\'élevage: porcs,
volailles, bovins, ovins, caprins, lapins, chevaux, poissons. INRA Editions et AFZ,
Paris.
SAUVANT, D., PEREZ, J.M. y TRAN G. (2004a) Tables of composition and nutritive
value of feed material: pigs, poultry, cattle, sheep, goats, rabbits, horses, fish.
Wageningen Academic Publishers, The Netherlands, INRA Editions and AFZ,
Paris, France.
SAUVANT, D., PEREZ, J.M. y TRAN G. (2004b) Tablas de composición y de valor
nutritivo de las materias primas destinadas a los animales de interés ganadero:
cerdos, aves, bovinos, ovinos, caprinos, conejos, caballos, peces. Ediciones Mundi
Prensa, Madrid, Spain.
SEVE, B. (1994) Prod. Anim. 7: 275-291.
SÈVE B. y HESS V. (2000) En: Recent advances in animal nutrition. Garnsworthy P.C., Wiseman J. Nottingham University Press, Nottingham, UK. pp: 103-114.


EJE CONCEPTUAL DEL ARTICULO
(Derechos reservados Portal Veterinaria.com)

Valoración energética y protéica de alimentos para porcino: propuesta francesa

Las últimas tablas del INRA para animales monogástricos (porcino, aves y conejos)
-L’alimentation des animaux monogastriques- fueron publicadas en 1984. Desde entonces se han desarrollado nuevos conceptos de valoración nutritiva y hay disponibles nuevos ingredientes alimenticios. Las nuevas tablas publicadas por el INRA y el AFZ (Sauvant et al., 2002, 2004, 2004)1 son aplicables a varias especies – porcino, aves, vacuno, ovino, caprino, conejos, caballos y peces- y son el resultado de la colaboración entre el INRA y la AFZ, como administradora de la base francesa de datos de alimentos. En este libro, los valores analíticos de los alimentos, recogidos y procesados por la AFZ, son comunes para todas las especies. Los forrajes no están incluidos. Los valores nutritivos se han obtenido principalmente de determinaciones in vivo realizadas en laboratorios del INRA o de referencias bibliográficas. Estos datos fueron corregidos para ajustarlos a los datosanalíticos medios de cada materia prima.

Los sistemas de valoración utilizados son más o menos complejos dependiendo de la especie animal de que se trate. Así por ejemplo, se utilizó energía digestible en el caso de peces, energía metabolizable para conejos y aves y energía neta para porcino y rumiantes. En el caso del valor proteico, se utilizaron aminoácidos digestibles en porcino, aves y rumiantes, y aminoácidos totales para las otras especies. El objetivo de este trabajo es presentar las nuevas propuestas para ganado porcino, haciendo especial énfasis en los valores energéticos. En la primera parte se da alguna información sobre la definición de los ingredientes más característicos. Pueden encontrarse más detalles en diferentes revisiones publicadas por los autores en los últimos años (Sève, 1994; Sève y Hess, 2000 para proteína y aminoácidos; Noblet et al., 2003 y Noblet y van Milgen, 2004 para energía).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (2)   No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto