cabecera
PV ALBEITAR 35/2014    
376/1110

Sustitutos lecheros en la alimentación de terneros

Última actualización 11/08/2008@13:00:00 GMT+1
Una de las ventajas más notables en la crianza artificial del ternero es la posibilidad de utilizar sustitutos lecheros, cuyos precios son inferiores a la leche entera. En la presente monografía se analizan fundamentos anatómicos y fisiológicos del aparato digestivo del ternero, el calostro, la leche entera y los sustitutos de leche. Se discute como la edad de inicio del consumo de sustituto, las cantidades ofrecidas, los niveles de reconstitución y la frecuencia de suministro modifican el esquema de alimentación de los terneros. El presente trabajo tiene como objetivo la utilización de sustitutos lácteo que permita reducir el consumo de leche entera y los costos de la crianza.

Ing. Berta Garzón Quintero
Departamento Producción Animal. Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Agraria de la Habana.
Apartado 18. San José de las Lajas. La Habana (Cuba)


RESUMEN

Una de las ventajas más notables en la crianza artificial del ternero es la posibilidad de utilizar sustitutos lecheros, cuyos precios son inferiores a la leche entera. En la presente monografía se analizan fundamentos anatómicos y fisiológicos del aparato digestivo del ternero, el calostro, la leche entera y los sustitutos de leche. Se discute como la edad de inicio del consumo de sustituto, las cantidades ofrecidas, los niveles de reconstitución y la frecuencia de suministro modifican el esquema de alimentación de los terneros. Se valora como con el uso de sustituto lechero, es posible ahorrar 180 litros de leche fresca por ternero, comparado con la utilización de leche fresca, con un Kg. de sustituto lechero, se pueden sustituir 5,81 litros de leche. Con el conocimiento actual es posible diseñar estrategias de manejo que permitan el empleo de sustitutos lecheros en la alimentación de terneros, ya que reduce el costo de la crianza y destinar aproximadamente el 50 % de la leche que consume el ternero, para el consumo humano.


INTRODUCCION

Es biológicamente posible alimentar terneros jóvenes con la utilización de concentrados solamente y practicar destete precoz, o piensos de última generación con cereales morturados o rolados, mezclado con pelets de correctores vitamínicos y minerales, elaborados con concentrados proteicos, melaza, minerales y vitaminas, con alta aceptabilidad, y estabilidad en la fermentación ruminal, o simplemente piensos elaborados tradicionalmente a partir de fuentes proteicas y energéticas convencionales. Estos sistemas estimulan el desarrollo papilar a través de los Ácidos Grasos Volátiles (AGV) producidos por la acción de la microflora presente en este órgano (Quigley, 2001a), principalmente el ácido butírico.

Sin embargo, desde el punto de vista económico, es casi imposible utilizar altos volúmenes de concentrados en el área tropical, en nuestros sistemas de crianza y alimentación con limitadas cantidades de recursos. Una alternativa a este sistema es la utilización de dietas integrales que permite la inclusión de materiales disponibles en nuestra región, como los pastos, y forrajes, tanto de fuentes herbáceas como de árboles y arbustos en unión a fuentes altamente digestibles, necesarias para suplir los nutrientes requeridos para el crecimiento del ternero, desde edades tempranas. La naturaleza de estos alimentos aporta la fibra necesaria para el desarrollo normal del rumen del ternero, sobre todo los que en el futuro se alimentarán con pastos y forrajes principalmente (Simón, 1978).
  
Anderson, et al, (1987) plantean que la estimulación del desarrollo anatómico y fisiológico por medio de la producción de AGV, sugiere la existencia de una estrecha relación entre el desarrollo ruminal y la actividad microbiana y que la consecuencia del establecimiento de estas poblaciones ruminales bacterianas, parece ser, primeramente, dependiente de la dieta del ternero.  Por esta razón hallar variantes de alimentos secos para los terneros, que propicien un adecuado desarrollo morfológico, fisiológico y bacteriano, pudiera ser uno de los principales aspectos a contemplar dentro de los sistemas de cría de terneros en nuestras condiciones, con el máximo uso de alimentos disponibles nacionalmente.

Por otro lado, la respuesta que se obtiene en la crianza del ternero, guarda estrecha relación con el tipo y cantidad de alimento lácteo ofrecido, (Huber, 1984). Así, se conocen resultados del uso de diferentes formas de suministro y cantidades de alimento lácteo (Plaza et al, 1986; Plaza et al, 1988), con  resultados satisfactorios en todos los casos, en dependencia de la cantidad y calidad del alimento ofrecido, tanto el lácteo, como el pienso seco complementario.

A pesar de lograrse buenos resultados, con ganancias superiores a los 500 d/día, por lo general, estos sistemas utilizan grandes volúmenes de leche, excepto aquellos en los que el destete es  precoz, pero necesitan de un pienso de alta calidad y un manejo esmerado para evitar se depauperen los animales una vez destetados. Una variante de  estos sistemas es el uso de sustitutos lecheros elaborados con materias no lácteas, disponibles nacionalmente.

Una de las ventajas más notables en la crianza artificial del ternero es la posibilidad de utilizar subproductos de la industria lechera y derivados, cuyos precios son inferiores que la leche entera.  El desarrollo tecnológico de la producción de terneros ha permitido que se hayan obtenido resultados satisfactorios en el uso de sustitutos lecheros.

La presente monografía tiene como objetivo la utilización de sustitutos lácteo que permita reducir el consumo de leche entera y los costos de la crianza. 


LECHE DE VACA

Características de la leche entera

La leche es un líquido de color banco hasta ligeramente amarillento, es un poco más densa que el agua, esto se determina visualmente o con ayuda del tacto.  La leche fresca acusa un ligero aroma específicamente lechoso, que resulta muy propensa a absorber diferentes olores del medio ambiente (estiércol, medicamentos, etc.).  Su sabor es ligero, dulce, agradable y típico de este alimento (Soto, 1986).

En el recuento normal de células está formada fundamentalmente por células epiteliales, con sólo una pequeña proporción de leucocitos y linfocitos.  El recuento total de la primera leche de ordeño raramente supera la cifra de 300 – 400 mil / ml, y en muestras recogidas en la propia ubre suele ser inferior a 100 – 150 mil / ml.  La leche de vacas jóvenes o de vacas en pleno período de lactación, presenta un recuento más bajo que la leche de vacas viejas, o al principio o final de la lactación. (Thomas, 1971).


Valor nutritivo


TABLA 1 - Composición Química de le Leche


Cuando se separa a la ternera de la madre, se la puede alimentar enseñándole a beber o darle la leche con biberón o tetera.  Una leche cuyo contenido de grasa sea de moderado a bajo, tiende a reducir el riesgo de trastornos intestinales.  La cantidad de leche suministrada debe ser aproximadamente del 10 % del peso vivo de la ternera, por día, hasta un máximo de 5 – 6  kg/ día. Esta cantidad  de leche debe suministrarse en dos alimentaciones por día por lo menos.  Si se observa diarrea, debe reducirse la aportación de leche a una mitad, hasta que la ternera se recupere  (Davis, 1971).


Alimentación de terneros con leche de vaca

La leche es un alimento rico en nutrientes y es muy bien aprovechada por el ternero en sus primeros días de vida.  En los sistemas de crianza artificial de terneros, la cantidad de leche que se entrega a los animales y el tiempo de suministro va a depender de la experiencia que tenga el criador (Hazard, 2000).
El alimento ideal para los terneros lactantes es la leche entera, por su riqueza en principios nutritivos altamente asimilables: proteínas de elevado valor biológico, un carbohidrato perfectamente utilizable (glucosa), calcio y fósforo muy digestibles, generalmente bien provistas de vitamina D y A, que, además posee un gran valor energético, debido a la grasa y a la lactosa (Anon, 1970).  Pero es necesaria la sustitución para disminuir los costos de crianza y destinar una mayor cantidad para el consumo de la población.
Wattiaux (1996), afirma que a la ternera se le debe dar leche que posea un alto valor nutricional para permitir un crecimiento satisfactorio a menos costo.  Así, los siguientes factores son importantes:

  • Tipo de leche ofrecida.
  • Cantidad de alimento.
  • Frecuencia de alimentación.
  • Método de alimentación.
  • Temperatura de la leche.

Adicionalmente, la salud de la ternera está mejor protegida cuando algunas reglas higiénicas se siguen:

  • Ropa (incluyendo los zapatos) y las manos de las personas que prepara los alimentos deben estar limpias,
  • El equipo utilizado en la leche para almacenar, preparar y alimentar debe ser bien limpio y seco entre cada uso.

García y Cañeque (1973) han encontrado mejores resultados en el crecimiento de los terneros durante la lactación y también durante el período de alimentación seca, en animales que ingirieron 200 litros de leche.  El crecimiento aumentó a medida que se elevaba el nivel de ingestión de leche, hasta alcanzar esa cifra, a partir de la cual disminuyó.  García y Gálvez (1974), indicaron que según se acortó la lactación, sin variar la cantidad total de leche (200 litros) ingerida, la velocidad de crecimiento de los terneros aumentaba, motivados por una mayor ingestión de alimentos concentrados y que la duración de la lactación no ejerce ninguna influencia significativa sobre la utilización digestiva de los alimentos después del destete.

Otro aspecto importante es la frecuencia de suministro de la leche.  Así se consideró mas conveniente hacer dos distribuciones de leche en lugar de tres, ya que con ello se reducía de una manera significativa los gastos de explotación y se obtuvieron incluso mejoras en el rendimiento, pero también se consideró aceptada la alimentación una vez al día que dos veces, ya que origina una mayor ingestión voluntaria de alimentos secos, con lo que se consigue una mayor velocidad de crecimientos, incluyendo la etapa post destete, y que por otra parte se facilita el manejo de las explotaciones y se reduce el trabajo y los costos.

La leche entera suplementada con un buen iniciador en grano son una combinación alimenticia excelente para terneras lecheras.

Quigley (2004), comenta un escrito de 1981 de un autor llamado Bailey, en donde  calculó que a los 44 días de edad la leche aportó el 86% de la energía digestible mientras que al destete solo aportó el 19% de la misma, indicando que el becerro utiliza cantidades crecientes de forraje en respuesta al menor consumo de leche y al mayor requerimiento de nutrientes.  El consumo de materia seca del forraje, calculado en términos de diferencia entre los requerimientos de energía digestible y los obtenidos de la leche, se elevó de 0.5 kg/día a los 44 días de edad, a 5.5 kg/día al destete.


Composición del calostro y de la leche (%)


Calostro

El calostro constituye el primer alimento a consumir por el recién nacido y es de primordial importancia para su supervivencia, este se produce en la ubre de la madre, en el último tercio de la gestación y constituye la primera secreción pos parto.  Los terneros que por cualquier razón no consumen calostro suelen enfermarse con facilidad y se desarrollan muy mal.

El calostro a pesar de que no se comercializa constituye un excelente reemplazante de la leche y posee cualidades excepcionales desde el punto de vista nutricional. Sin embargo, lo más importante es que contiene la fracción inmune de las globulinas del suero para prevenir  ciertas enfermedades neonatales.

El calostro debe ser el alimento básico del ternero durante los primeros días de nacido. En este período tiene que aprender a beber en pozuelos, cuando la crianza es artificial o continuar mamando cuando la crianza es con amamantamiento.

“Lo natural en el ternero recién nacido es prevenirlo por la vía natural: Usted protege a la vaca  y ella protege al ternero”.

Una ternera sana normal, debe mantenerse en pie, por sí misma, y empezar a mamar dentro de los treinta minutos que siguen al parto.  Cualquiera que sea la práctica que se siga, debe darse a la ternera calostro, durante los dos primeros días de vida  (Davis, 1971).

La cantidad y calidad del calostro producido depende de un sinnúmero de factores entre los cuales se destaca la alimentación.  Este alimento posee una gran cantidad de anticuerpos, proteínas especiales conocidas como globulinas. Las inmunoglobulinas son globulinas conocidas como células plasmáticas que reciben el nombre de anticuerpos.

Las inmunoglobulinas consumidas por los recién nacidos, al igual que los demás nutrientes, son absorbidas por las células epiteliales del intestino delgado en su forma natural, pasando luego al torrente sanguíneo junto a otras macromoléculas que se absorben sin selección alguna, esta capacidad se mantiene durante las primeras 36 horas de vida, momento en que se digiere como un alimento más.  Las inmunoglobulinas tienen un efecto muy eficaz, contra los agentes patógenos que son los causantes de las enfermedades que provocan las pérdidas de terneros en la primera etapa de su vida.

El coeficiente de absorción de anticuerpos disminuye rápidamente con el aumento de la edad del ternero, siendo el momento más favorable las primeras cinco horas de vida del animal.  Aparte del contenido de anticuerpos, el calostro es rico en proteína total, proporciona cantidades adicionales de Vitamina A (si la vaca consume suficiente carotenos) (Davis, 1971).  También el calostro tiene una función laxante, pues limpia el intestino de los residuos metabólicos que se acumularon durante la vida fetal, a esta primera excreta de los terneros se le conoce como meconio y es diferente a las restantes.

Se puede apreciar que las proteínas e inmunoglobulinas van descendiendo conforme avanza al número de ordeños hasta llegar a cantidades estables en la leche entera.  Caso contrario ocurre con la lactosa que a nivel del primer ordeño del calostro es bajo pero a medida que aumenta los ordeños va incrementándose hasta llegar a un valor alto y estable en la leche entera de vaca.  Estos valores lo podemos demostrar en las siguientes figuras.


FIGURA 1 - Valor de la proteína del calostro en relación con el número de ordeños hasta llegar al valor de la leche entera (LE)

FIGURA 2 - Valor de las inmunoglobulinas del calostro con relación al número de ordeños  hasta llegar al valor de la leche entera (LE)

FIGURA 3 - Valor de la lactosa en el calostro con relación al número de ordeños hasta llegar al valor de la leche entera (LE)


Manejo del Calostro:

El manejo del calostro es quizás el punto más importante para analizar cuando es evaluado un programa de cuidado del recién nacido. La razón para esto es que la prevención y tratamiento de enfermedades es probablemente el mayor reto cuando se está criando terneros. La única esperanza que tiene el ternero para luchar contra la enfermedad es tener tanto nivel de inmunidad como sea posible. Esto se logra solamente si el recién nacido ha recibido una suficiente cantidad de calostro de buena calidad. Las áreas claves en el manejo de un buen programa de manejo del calostro son las siguientes:

Calidad: El primer calostro ordeñado debe ser cremoso en color, tener una textura consistente y estar libre de mastitis, sangre, estiércol y orina. La mas grande concentración de anticuerpos, inmunoglobulinas estarán presentes en el calostro del primer ordeño de la vaca. El primer calostro no debe ser mezclado o compartido con ningún otro calostro diferente al del primer ordeño.

El calostro fresco contiene altos niveles de glóbulos blancos de la sangre y otros factores que pueden contribuir positivamente al desempeño del ternero. Por esta razón el calostro congelado se deberá usar únicamente cuando el suministro del calostro fresco se ha terminado. El calostro de las vacas viejas es a menudo considerado mejor que el de las novillas de primer parto. Esto se debe a que las vacas viejas han enfrentado más enfermedades en su vida y tienen una más amplia variedad de inmunoglobulinas presentes.

Cantidad: Las cantidades iniciales de calostro del primer ordeño mayores de 8 litros pueden indicar que el proceso de lactancia en la vaca ha comenzado. Esto puede reducir la concentración de anticuerpos y conducir a una pobre absorción por parte del recién nacido. Asegúrese de recoger y guardar todo el calostro no consumido, obtenido del primer y segundo ordeño de la vaca.


SUSTITUTOS DE LECHE

Los sustitutos lecheros o lacto-reemplazadores son productos que simulan a la leche natural que se suministra al ternero, pero siempre debe ir acompañado de un alimento seco que cuando se reconstituye, se disuelve o mantiene en suspensión sus componentes, puede sustituir la leche materna con resultados satisfactorios.  Se ha indicado que las razones  para su utilización son necesarias y económicas.

Según Delgado (2004), el uso de sustitutos de leche, que no es otra cosa que la leche en polvo en diferentes formas, tiene cierta popularidad, especialmente porque rebaja costos, y en un mundo donde cada vez se cuestiona mas los costos, tiene cabida.  Visto el tenor nutricional de las diferentes marcas de sustitutos de leche, debe ser una buena alternativa para la alimentación del ternero. 

Las materias primas más utilizadas consisten en productos lácteos como la leche descremada en polvo y el suero de la leche seco, concentrados proteicos de pescado y de soya entre otros y levadura cómo la torula.  Los resultados obtenidos con el uso de la levadura torula como sustituto lechero, han indicado un comportamiento nutricional satisfactorio y una adecuada digestibilidad.  Una de las mejores opciones para satisfacer el déficit de suplementos energéticos para la nutrición animal, lo constituye la utilización del azúcar crudo de la caña de azúcar.


Antecedentes

Los primeros sustitutos lácteos se elaboraron en los años 50 usando como materias primas leche descremada en polvo, suero en polvo, grasa láctea y grasa animal.  Dichos productos tuvieron una utilización muy limitada, debido probablemente a su bajo contenido en grasa (10% respecto al 30% de la leche entera) y a los rudimentarios sistemas que existían para sacar la leche descremada.  Esto provocaba serios problemas digestivos a los terneros puesto que no poseen las enzimas para digerir las proteínas desnaturalizadas resultantes de la aplicación de éstos procesos  (Moreno, 2004).

En EE. UU. Las fórmulas elaboradas también tenían un alto contenido de leche descremada en polvo, aunque también se incorporaba suero seco de queso y de mantequilla (Latrille, 1988).

En la década de los 60, el precio de la caseína, sufre un gran incremento debido a los reajustes del sector lácteo en grandes países productores como Australia y Nueva Zelanda.  Con esta alza, investigadores y fabricantes de sustitutos lecheros en Estados Unidos comenzaron a buscar nuevas alternativas para su formulación.  Es así como se empezó a utilizar otros ingredientes en la elaboración de sustitutos solubles como harina de carne, harina de soya,  levaduras de cerveza, concentrados solubles de pescado y harina de trigo.

En los años 80 con el desarrollo de la tecnología, aumentó la utilización de materias primas alternativas, especialmente los subproductos de la soya que comienzan a ser económicamente interesantes.  Esto solucionó los problemas de aporte de proteína y fue a principio de los 90 cuando se desarrolló en Europa sofisticados procesos de incorporación de grasas y se aprovecha para utilizar con mayor eficiencia materias primas como el aceite de coco o el de pescado (Moreno, 2004).

En el año 2000, en Europa se producen dos tipos de sustitutos, los que contienen al menos un 60% de leche descremada en polvo y aquellos que se basan en suero seco o productos derivados del suero (“zero-products”), que generalmente exportan.  En Estados Unidos y Canadá se elaboran sustitutos que contienen subproductos de la leche, y en su mayoría incluyen otras fuentes proteicas, como los concentrados proteicos de soya (Latrille, 1988).

En la actualidad, la industria de los sustitutos lácteos continúa viéndose afectada por los cambios que ocurren tanto a nivel de producción de los predios lecheros como en la manufacturación de la industria que los procesa.  Al mismo tiempo, se encuentran nuevos segmentos en el mercado de consumo humano para la leche y sus derivados, debido al uso de nuevas tecnologías y de la creciente demanda.  Por esta razón el precio de la leche descremada en polvo sufre grandes fluctuaciones, haciéndola poco atractiva para su uso en este tipo de productos.  El esfuerzo del investigador se centra en aba

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (28)   No(0)
376/1110
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Sustitutos lecheros en la alimentación de terneros

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    1490 | carlos - 22/02/2013 @ 23:44:18 (GMT+1)
    Te a gradesco por la informacion y quisiera mayor informacion a lo que se refiera a todo lo que abarca la medicina veterinaria te lo voy a gradecer
    1162 | jose carrasco - 17/10/2011 @ 05:47:41 (GMT+1)
    Hola quisiera saber el precio del sustituto lacteo,y cuantos kilos trae,es para un ternero holando,tiene 40 dias
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto