cabecera
PV ALBEITAR 40/2014    
728/1120

Uso de la pulpa de remolacha en el cebo de corderos

Última actualización 13/07/2010@09:56:01 GMT+1
(Foto: Raúl Bodas)
La sustitución parcial de los cereales del pienso por pulpa de remolacha para el cebo intensivo de corderos puede tener un efecto favorable sobre las condiciones del rumen.

Bodas, O. López-Campos, A.B. Rodríguez, F.J. Giráldez y S. López
Instituto de Ganadería de Montaña (CSIC-ULE), Grulleros (León)
Imágenes archivo


Una de las posibilidades para tratar de paliar los efectos negativos asociados al elevado consumo de cereales (aparición de diferentes patologías digestivas, en especial la acidosis ruminal) es la sustitución en el pienso de parte de éstos por otros ingredientes, tales como la pulpa de remolacha. Éste es uno de los principales productos resultantes del proceso de extracción de azúcar a partir de la raíz de la remolacha. Aunque la pulpa de remolacha es un alimento considerado como concentrado, su aporte energético es ligeramente inferior al de los cereales, mientras que su contenido en fibra es superior, con la particularidad de que gran parte de la misma es fibra soluble (Hall y col., 1998). Por tanto, su empleo puede tener un efecto favorable sobre las condiciones del rumen, puesto que su fermentación produce menos lactato y propionato que los alimentos más ricos en almidón (como los cereales).
No obstante, los resultados encontrados en la bibliografía respecto a la utilización de pulpa de remolacha en las raciones para ganado ovino y vacuno no son siempre consistentes. Así, el pH del rumen no siempre aumentó en respuesta a la inclusión de pulpa de remolacha en el pienso (Rouzbehan y col., 1994; Mandebvu y Galbraith, 1999). De igual forma, el consumo de alimento no siempre se modificó en el mismo sentido, ya que se registraron tanto incrementos como disminuciones en el mismo (Galbraith y col., 1989; Rymer y Armstrong, 1989; Rouzbehan y col., 1994; Normand y col., 1999, 2001; Berthelot y col., 2001).
Así mismo, cabe destacar que es muy escasa la información disponible con respecto al uso de pulpa de remolacha en raciones para animales jóvenes que consumen gran cantidad de concentrado, como es el caso de los corderos en cebo.

La prueba experimental
A la vista de lo expuesto anteriormente, nuestro grupo de investigación planteó un trabajo con el objetivo de estudiar el efecto que podría tener en corderos en fase de crecimiento-cebo la inclusión en el pienso compuesto de pulpa de remolacha. Para la realización del experimento se utilizaron 18 corderos de raza Merina de aproximadamente 15 kg de peso inicial, que se distribuyeron en dos grupos de nueve animales cada uno y se alimentaron individualmente con paja de cereal y pienso compuesto, ambos a libre disposición. Uno de los grupos recibió un alimento sin pulpa de remolacha, mientras que al otro se le ofreció un pienso con un 12% de pulpa de remolacha, que sustituyó a la misma cantidad de cebada.


Los problemas asociados al elevado consumo de cereales
Los corderos criados en sistemas de cebo intensivo son alimentados con paja de cereal y pienso compuesto administrados a voluntad. En estas condiciones, los animales consumen fundamentalmente pienso (entre el 85-90% de la ración total).
El aspecto positivo de este sistema de alimentación es que permite una elevada ingestión de nutrientes y, por tanto, en ausencia de alteraciones patológicas, se consigue, por una parte, que los animales expresen su máximo potencial de crecimiento y, por otra, una elevada eficiencia de transformación del alimento consumido (índice de conversión).
Sin embargo, esta alimentación obliga al empleo de aditivos para reducir o evitar la aparición de diferentes patologías digestivas, en especial la acidosis ruminal. Esto es debido a que el pienso compuesto está constituido mayoritariamente por cereales que incluyen un elevado contenido de almidón que fermenta muy rápido en el rumen y da lugar a la acumulación de ácidos grasos volátiles en el mismo, lo que provoca descensos rápidos y acusados del pH del medio ruminal. Esta disminución a su vez favorece el crecimiento de bacterias productoras de ácido láctico (Streptococcus bovis y Selenomonas ruminantium en primer lugar y lactobacilos en segundo), mientras que disminuye la tasa de crecimiento de aquellas bacterias consumidoras de este ácido (Megasphera elsdenii, principalmente). El resultado es una mayor acumulación de ácido láctico y ácidos grasos volátiles, con el consiguiente descenso del pH en el rumen. Además se produce una atrofia de las papilas ruminales que llega a desencadenar procesos de ruminitis y fibrosis característicos de estados de acidosis. Estos cambios en el rumen ocasionan una disminución en la ingestión de alimento, que ayuda, en parte, a paliar los episodios de acidosis, los cuales se suceden de una forma crónica en un círculo vicioso cuando el animal vuelve a consumir elevadas cantidades de pienso (Nocek, 1997; Enemark y col., 2002).
Por tanto, entre los síntomas más evidentes observables a simple vista cabe destacar la alteración en el consumo de alimento. Así, los animales reducen la ingestión como un mecanismo para sobrellevar o impedir la carga ácida en el rumen. En casos de acidosis aguda esta disminución puede llegar a convertirse en un cese total de la ingestión. Sin embargo, en el caso de animales que están recibiendo constantemente alimento concentrado, la acidosis suele ser crónica y el animal disminuye y aumenta la ingestión sucesivamente. Las alteraciones ruminales y sistémicas que se producen como resultado de la acidosis, acompañadas de la reducción en la ingestión y en el aprovechamiento de la ración, tienen como última consecuencia una disminución de los rendimientos productivos, además del consiguiente perjuicio para la salud y el bienestar de los animales.
Entre los aditivos más empleados para regular el pH del medio ruminal se encuentra el bicarbonato de sodio. Diferentes estudios han puesto de manifiesto que su empleo en el pienso destinado a estos animales permite mejorar el rendimiento productivo gracias a sus efectos en el rumen y el organismo (Phy y Provenza, 1998). Puesto que los resultados encontrados en la bibliografía con respecto a las dosis y los efectos de bicarbonato sódico son variables, nuestro grupo de investigación realizó un experimento en el cual se comprobó que el nivel óptimo de inclusión para corderos en cebo se situaba en torno al 2% del pienso concentrado (Bodas y col., 2003).


Ingestión de alimento y ritmo de crecimiento
Durante el desarrollo de todo el experimento se controló diariamente la ingestión de alimento. En la revisión de la bibliografía referente a esta cuestión encontramos aumentos en la ingestión de pienso y disminuciones en la de forraje cuando la cebada o el maíz del pienso se sustituían por pulpa de remolacha (Clark y Armentano, 1997; Normand y col., 1999). Este efecto podría deberse a una regulación metabólica para compensar el menor contenido energético de la ración de pulpa de remolacha, comparado con la dieta de cereal (Normand y col., 2001). Sin embargo, en nuestro estudio se constató una disminución en el consumo de pienso (gráfica 1), sin que ello afectara a la ingestión de paja. Nuestros resultados concuerdan con lo propuesto por algunos autores, que señalan reducciones en la ingestión al incluir pulpa de remolacha en la ración (Bhattacharya y col., 1975; Mansfield y col., 1994). Este efecto podría deberse a la distensión del aparato digestivo (fundamentalmente del rumen) provocada por la capacidad de la pulpa de remolacha para absorber agua (Bailoni y col., 1998).
Se pesaron los corderos dos veces por semana con la finalidad de observar la evolución del peso vivo y calcular su ganancia. Como también puede observarse en la gráfica 1, la ganancia de peso disminuyó en aquellos corderos que consumieron el pienso con pulpa de remolacha. Esta reducción puede atribuirse, en parte, a la disminución observada en la ingestión de alimento. Así mismo, como se mencionó anteriormente, el aporte energético de la pulpa de remolacha es ligeramente inferior al de los cereales, a causa del tipo de sustancias que se absorben tras su fermentación en el rumen, y ello podría haber contribuido a reducir la ganancia de peso.

Características del rumen
Para poder estudiar los efectos del empleo de pulpa de remolacha sobre la fermentación ruminal y las características del aparato digestivo, los corderos se sacrificaron cuando alcanzaron los 25 kg de peso. Se registró el peso del rumen (lleno y vacío), y se tomó una muestra del contenido del mismo sobre la que se analizaron diversos parámetros, entre ellos el pH y la concentración de ácidos grasos volátiles.
Los corderos que recibieron el pienso con un 12% de pulpa de remolacha mostraron valores de pH del contenido ruminal más cercanos a la neutralidad, mientras que los animales que consumieron el pienso sin pulpa de remolacha presentaron valores menores, es decir, más acidos (gráfica 2). Este aumento en el pH del rumen en respuesta a la utilización de pulpa de remolacha se vio acompañado por un descenso de más del 60% en la concentración total de ácidos grasos volátiles (gráfica 3), así mismo se constató un aumento en la proporción de ácido acético y un descenso en la de propiónico (circunstancias en las que es menos probable que se produzca acidosis, Carter y Grovum, 1990). Estos cambios se deben, principalmente, a una modificación en el patrón de fermentación y a una menor velocidad de este proceso en el rumen. En este mismo sentido ya apuntaban algunos trabajos realizados al final de los ochenta, que proponían la utilización de pulpa de remolacha para mejorar las condiciones ruminales (Ben Ghedalia y col., 1989). Además, estos cambios en el ritmo y modelo de fermentación podrían ayudar a explicar la disminución observada en la ingestión de alimento.
No se observaron diferencias en el peso del contenido del rumen (gráfica 4). Esta ausencia de disparidad, asociada a un menor consumo de alimento para los animales que recibieron el pienso con pulpa de remolacha, podría apuntar hacia un mayor consumo de agua. Por otra parte, en cuanto al peso del rumen vacío es destacable que los animales que consumieron el pienso sin pulpa de remolacha mostraron los valores más elevados (gráfica 4). El daño que se produce en el rumen durante los procesos de acidosis está mediado, evidentemente, por el descenso en el pH del contenido ruminal (Enemark y col., 2002; Kleen y col., 2003). Así pues, como consecuencia de episodios de acidosis sufridos por los corderos alimentados sin pulpa de remolacha, las diferencias observadas en el peso del rumen vacío pueden estar asociadas a cambios en la pared del mismo relacionados con un cierto grado de edema y uno mayor de queratinización (Greenwood y col., 1997). Estos cambios provocados a raíz de la irritación del epitelio ruminal por el bajo pH y el consumo de alimentos ricos en almidón pueden degenerar en lesiones más profundas y pueden aparecer abscesos, hiperqueratosis o paraqueratosis, que persistirán a lo largo de toda la vida del animal, que ponen en serio riesgo su salud y dificultan la absorción de nutrientes.




Conclusiones
Como se ha podido observar, la sustitución de un 12% de cebada por la misma proporción de pulpa de remolacha en el pienso de corderos en cebo tiene un claro efecto positivo sobre las condiciones ruminales: ayuda a prevenir de manera efectiva el desarrollo de procesos de acidosis. No obstante, estos efectos parecen ir acompañados de una ligera disminución en el consumo de alimento y, por tanto, de la ganancia media diaria.
Para poder establecer unas recomendaciones prácticas será necesario tener en cuenta, por una parte, el tipo de ración que consumen los animales y, por otra, considerar otros niveles de inclusión que optimicen los beneficios, tanto en términos de ritmos de crecimiento como en lo referido a mejorar las condiciones del rumen.

Para la realización del experimento se utilizaron corderos de la raza Merina.

Bibliografía disponible en www.albeitar.grupoasis.com/bibliografias/pulparemolacha120.doc.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (2)   No(0)
728/1120
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto