cabecera
PV ALBEITAR 31/2014    
733/1117

Formas sencillas de reducir costes en la alimentación del ganado porcino

Última actualización 13/07/2010@09:55:37 GMT+1
No es ningún secreto que la porcicultura, tanto en España como en toda la Unión Europea, está sufriendo un duro golpe debido al bajo precio de los cerdos en el mercado y al extremado coste que supone la alimentación. En este artículo se exponen una serie de pautas para conseguir reducir costes en la alimentación del ganado porcino.
El ratio energía:lisina se ve afectado no sólo por el peso y sexo del animal, sino también por su raza.
Ioannis Mavromichalis, PhD
Ariston Nutrition SL (Madrid) - www.ariston-nutrition.com
Imágenes de archivo


Aunque todavía se debate sobre cómo se ha podido alcanzar esta situación, la realidad es que la rentabilidad está disminuyendo rápidamente para muchos porcicultores y algunos han tenido que vender sus explotaciones y abandonar el sector agropecuario por falta de liquidez. Hace pocos meses la mayoría de productores españoles estaban perdiendo 30 euros por cerdo sacrificado.
Durante este tiempo, en el que la rentabilidad ha sido baja o incluso se han producido pérdidas económicas, todo el mundo ha buscado formas inteligentes de reducir costes, ya que el precio del cerdo en el mercado es algo difícil de controlar o incluso en absoluto influenciable. Naturalmente, la primera área en la que se puede esperar obtener importantes ahorros es en la nutrición, puesto que fácilmente supone más del 60% de los costes totales de producción y, en ocasiones, puede superar el 80% de los mismos, dependiendo del precio de las materias primas.
Cuando nos centramos en la nutrición hay dos segmentos en los que se puede actuar para intentar reducir costes. El primero es en el diseño de la dieta, es decir en su formulación, y el segundo en la forma que se utiliza la alimentación, en otras palabras, el manejo de la misma. En este artículo veremos cómo reducir costes revisando las fórmulas de las que disponemos. Más adelante, en un próximo artículo, trataremos el correcto manejo de la dieta como una forma de reducir costes.

El ratio energía:lisina se alcanza mediante un software y ensayos de prueba-error realizados en granjas.

Formulación de la ración
Una fórmula está compuesta de dos partes que pueden revisarse para reducir potencialmente los costes de la alimentación (ver tabla 1). La primera parte comprende los ingredientes utlizados (materias primas) y la segunda las especificaciones nutricionales. Es importante apuntar que aunque parece sencillo realizar revisiones que resulten en una alimentación más barata, estas intervenciones se acompañan a menudo de sustanciales pérdidas de rendimiento e incluso de una reducción de la salud del animal debido a la deficiencia de nutrientes. Por lo tanto sólo deben realizarse para recortar el desperdicio o los excesivos márgenes de seguridad y siempre lo debe decidir un nutricionista cualificado con experiencia en este campo.

Otros ingredientes y especificaciones son también importantes para el rendimiento y salud animal,
pero los citados son los de mayor importancia económica.

Ingredientes
Examinaremos los ingredientes que se utilizan para formular una dieta típica de porcino.

Cereales y lípidos
Los cereales y los lípidos (aceites y grasas) proporcionan la mayoría de la energía de la dieta. Su coste en el total de la dieta es frecuentemente el más alto. Los cereales más comúnmente utilizados en España son el trigo y la cebada, seguidos del maíz. Debemos asumir que los mayores esfuerzos deben realizarse para asegurar los precios más bajos para la calidad adquirida. Así mismo, es lógico esperar que el coste de limpiar y detoxificar (micotoxinas) no van a mermar ningún ahorro cuando adquirimos materias primas de calidad inferior.
Cuando se trata de los cereales, la manera más común de reducir su impacto en la alimentación animal es buscar alternativas. Con esta finalidad, ingredientes como el sorgo, triticale, arroz, centeno y avena son, a menudo, utilizados para reemplazar los cereales más comunes. Estos cereales tienen también sus incovenientes y debe prestarse atención cuando se utilizan en cantidades excesivas. En la tabla 2 se presentan los factores antinutricionales más comunes de los cereales y su nivel máximo de inclusión según las recomendaciones del FEDNA. Por supuesto, los subproductos de los cereales y otros ingredientes ricos en energía son útiles en el reemplazo de los cereales comunes, como por ejemplo sustituir el trigo por tapioca o incluso por pulpa de cítricos.

SL = Sin límite

Aminoácidos
Los ingredientes que proporcionan proteína son los segundos más costosos de la dieta. En este caso la situación se complica, ya que es difícil, pero no imposible, encontrar ingredientes alternativos. Se ha demostrado que la mejor manera de tratar esta cuestión es el uso de aminoácidos sintéticos (cristalinos). Ésta no es una pauta fácil de seguir, ya que existe un límite más allá del cual el rendimiento desciende drásticamente. La sugerencia más frecuente es fijar un límite por encima de los 5 kg por tonelada de L-lisina HCl. Como la lisina es el primer aminoácido limitante, el resto de aminoácidos sintéticos pueden estar, casi siempre, por debajo de este umbral. En algunos casos, se consideran amortiguadores para contrarrestar el ambiente ácido creado por el alto nivel de inclusión de aminoácidos.

Caso real nº1
Un porcicultor español que posee una granja de 5.000 madres y engorda a 100.000 lechones al año (los números se han redondeado para evitar la identificación del productor y hacer los cálculos más sencillos) nos pidió que repasáramos sus fórmulas, para lo que seguimos los pasos explicados en el artículo. Los resultados se muestran en la tabla. En números redondos, se estimó que los costes de alimentación (para la última fórmula antes del sacrificio que se consumió en la cantidad de 100 kg/cerdo) se podían reducir en 5 euros/t. Para ello, introdujimos un tercer cereal (sorgo), aumentamos el nivel de aminoácidos sintéticos, doblamos la dosis de fitasas, redujimos la inclusión de la premezcla vitamínica (pero no la mineral), y excluimos uno de los tres aditivos utilizados.
A los cinco meses de estas modificaciones el rendimiento de los animales no se vio afectado, se mantuvo la calidad de la canal e incluso se mejoró, ya que la grasa dorsal presentó mayor firmeza, y la rentabilidad aumentó. Con las cifras citadas es fácil calcular que se ahorraron 0,5 euros por cerdo sacrificado, solamente ajustando los ingredientes. Con 100.000 cerdos sacrificados al año, los ahorros potenciales son de 50.000 euros/año. Hay que tener en cuenta que el ahorro real puede ser diferente, ya que el precio de los ingredientes raramente permanece estable, pero una revaluación mensual de las fórmulas nos permitirá mantener nuestra vigilancia y asegurar que se alcanzan los máximos beneficios basándonos en las condiciones del mercado.

Fósforo
El fósforo es el tercer ingrediente más caro de la dieta. El uso de fitasas está recomendado cuando los precios de las sales de fósforo inorgánico son muy altos.
En algunos casos, las fitasas deben usarse en dosis dobles para reducir el coste y la cantidad de fósoro inorgánico. Sin embargo, debe asegurarse de que las cerdas lactantes reciben suficiente fósforo para la producción de leche y también los lechones, ya que presentan un pH estomacal muy inestable.

Calcio y sodio
El coste de las fuentes de calcio y el sodio es siempre más bajo, por lo que estos ingredientes no merecen mucha atención para alcanzar nuestro propósito. No obstante, algunos productos comerciales (tales como las premezclas y los concentrados) están reforzados con altas concentraciones de carbonato cálcico y sales como una forma de reducir costes, por lo que habrá que asegurarse de que la calidad de la compra se refleja en su precio.

Premezclas de vitaminas y minerales
En el mercado existe una tremenda variación en las calidades y los precios de estos productos, por lo que existe un gran potencial para rebajar costes con ellos. Hay productos que son bastante baratos pero que no aportan los nutrientes suficientes para el adecuado rendimiento del animal. Los niveles de vitaminas y trazas minerales aportados por un premix debe poder compararse con una fuente fiable, como el FEDNA, el INRA o incluso el NRC, para asegurarse de que un precio bajo no supone deficiencias de nutrientes. Lo más frecuente es que exista refuerzo excesivo de vitaminas y trazas minerales, lo que supone un malgasto de nutrientes y, por lo tanto, de dinero. La reducción de la inclusión del nivel de premix es a menudo una solución fácil, pero no debe realizarse sin consultar antes a un nutricionista cualificado. Hay casos en los que una concentración elevada de un cierto nutriente puede ser una garantía de prevenir una deficiencia: por ejemplo, en establos sin iluminación natural los cerdos requieren más vitamina D que los que se alojan en edificios con suficientes ventanas.

Aditivos
Para terminar, deberemos examinar todos los aditivos que se adicionan en las dietas, sin considerar mucho su efectividad real y su retorno de la inversión. Es frecuente que muchas fórmulas para cerdos en España contengan dos o incluso tres aditivos que proporcionan un beneficio marginal o incluso ningún beneficio. Estos aditivos deben evaluarse rigurosamente basándose en evidencias científicas publicadas y no sólo en pruebas comerciales. Puede probarse su efectividad bajo condiciones de granja y establecerse su beneficio sin ninguna duda. Aun así, si el beneficio es menor al 5% de mejora en los rendimientos o en la rentabilidad, su inclusión en la fórmula debe cuestionarse y monitorizarse. En realidad, no hay más que un puñado de aditivos que realmente proporcionen beneficos y eliminar el resto de las fórmulas normalmente reduce los costes sin ningún perjuicio. De nuevo, saber qué aditivo retirar es algo que requiere experencia.

Caso real nº2
Este caso es diferente al anterior. De nuevo se trata de una granja española de 1.000 madres con un sacrificio anual de alrededor de 20.000 lechones. Las especificaciones nutricionales, parte del programa nutricional de la granja, se presentan en la tabla. En este caso pudimos reducir los costes de alimentación de toda la explotación seleccionando el correcto ratio energía:lisina (básicamente, acabamos por reducir la concentración de lisina, ya que los cerdos no eran de crecimiento rápido, como en un principio se había asumido). Se consiguió un ahorro menor reduciendo los niveles de otros aminoácidos y fósforo, mientras que las premezclas vitamínicas y minerales no se alteraron. Después de tres meses, advertimos que los cerdos crecían ligeramente más rápido (menos nitrógeno que desaminar, por lo tanto más energía para crecer) y el ahorro potencial que se alcanzó fue de 18.000 euros al año.

Especificaciones nutricionales
Cada vez que miramos una fórmula realizada por un programa de formulación, al final de la hoja encontramos los requerimientos nutricionales. De hecho, estos son utilizados para determinar el nivel de cada ingrediente en la fórmula y, por lo tanto, ejercer un efecto considerable sobre los costes de la alimentación. De este modo, una vez que hemos seleccionado los ingredientes (tal y como hemos visto a lo largo del artículo) y hemos establecido los límites dependiendo de la calidad o nuestras preferencias, es el momento de prestar atención a los nutrientes. Naturalmente lo contrario también es posible, pero desde nuestra experiencia éste es el método más eficiente para revisar las fórmulas.

Ratio energía:lisina
Primeramente, debemos fijarnos en el nivel de energía del alimento. En realidad, el nivel exacto de energía no es muy importante, ya que asumimos que permance entre niveles razonables (de 9 a 11 MJ de energía neta por kilogramo de dieta finalizada). Esto es porque los cerdos (excepto en el caso de lechones en transición y cerdas lactantes) pueden aumentar su consumo de alimento cuando les suministramos una dieta con menos energía y pueden reducirlo cuando la dieta contiene mucha energía. En otras palabras, los cerdos tratan de mantener constante el consumo calórico para ajustarse a sus necesidades diarias. Lo importante es cuánta proteína consumen junto con la energía, o más precisamente el ratio energía:proteína. Como la lisina es el primer aminoácido limitante en el ganado porcino se utiliza para representar la fracción total de proteína en la dieta. De este modo, la correcta especificación de nutrientes debe utilizar este ratio. Las cosas serían fáciles si sólo hubiese un ratio, pero no siempre es tan fácil. Es suficiente tener en cuenta que este ratio se ve afectado no sólo por el peso y sexo del animal, sino también por su raza, expresada como el potencial de deposición de tejido lipídico y magro. Ésta es una de las decisiones más difíciles de tomar y normalmente se alcanza mediante un software y ensayos de prueba-error realizados en granjas. Sin embargo, merece la pena el esfuerzo y el gasto porque es bastante caro utilizar el número equivocado.

EN y DIE de aminoácidos
Para alcanzar el máximo ahorro y prevenir descensos en el rendimiento de los animales, debe utilizarse el sistema de energía neta (EN). Aunque el sistema de energía metabolizable (EM) es más popular en España, no es suficientemente preciso para permitir ahorros al revisar las dietas. Y, para ser todavía más precisos y alcanzar las posibilidades de ahorrar aún más en los costes de alimentación, el sistema de EN debe utilizarse junto al sistema de digestibilidad ileal estandarizada de aminoácidos. Aunque estos términos parecen complejos no se necesita más que realizar una operación en un papel (y pantalla de ordenador) para el uso progresivo por los nutricionistas.

Caso real nº3
Este caso es de fuera de España. Se nos solicitó que realizáramos una revisión completa de las premezclas de vitaminas y minerales de una harina. Las especificaciones nutricionales que se estaban utilizando eran las que les había dado el proveedor de las premezclas. Sin entrar en mucho detalle, se estableció que la mayoría de las vitaminas y minerales se encontraban en al menos el doble de la cantidad y todo diez veces más que los niveles que deben utilizarse, incluso con los márgenes más seguros. Por lo tanto fuimos capaces de reducir los costes de los ingredientes en todas las premezclas de 0,1 hasta 0,5 euros/kg. Para fabricar la harina se utilizaban 25 t de premezclas por mes, por lo que el productor pudo rebajar el precio a sus clientes, mejorando la competitividad de ambos además de aumentar la lealtad de sus clientes.
Perfil proteico ideal
En segundo lugar se debe examinar el nivel real de aminoácidos, aparte de la lisina. A menudo suelen encontrarse en pequeña cantidad debido a que sus formas sintéticas son ingredientes caros, lo que conlleva que los animales malgasten el resto de aminoácidos porque falta uno del “puzle proteico”. Esto se refiere al perfil proteico ideal, que debe considerarse para evitar excesos y deficiencias. De nuevo, es algo complejo y hay que tener en cuenta los cambios debidos al peso del animal (no debidos al sexo o a la raza). Lo más frecuente es que si este concepto no se tiene en cuenta sea por la idea falsa preconcebida de que se ahorra al introducir en la dieta un nutriente deficiente, lo que sólo reduce el rendimiento animal y hace que se desperdicien otros nutrientes.

Fósforo
Seguidamente debemos tener en cuenta el balance electrolítico y los minerales. Ya que el fósoforo es el mineral más caro, debemos centrarnos en este elemento. La razón es sencilla, los fosfatos son relativamente económicos. Pero el aumento de los márgenes seguros que se ha acumulado durante años sólo ha contribuido a excesos en los costes. En realidad, investigaciones recientes han demostrado que los cerdos modernos pueden desarrollarse sin problemas con niveles más bajos de fósforo. La mayoría de las fórmulas que yo he revisado en España se pueden beneficiar de la reducción de la especificación de fósforo en un 0,1%. No todas las fórmulas presentan un exceso y, por lo tanto, esta observación deber servir sólo como un ejemplo. Hay que tener en cuenta que una sola dosis de fitasas proporciona en torna a un 0,1% de fósforo. Es evidente que se pueden alcanzar sustanciales ahorros utilizando las correctas especificaciones de nutrientes, ingredientes y complementación enzimática.


Las formas sintéticas de los aminoácidos
son ingredientes caros.
Premezclas
Por último, hablaremos de las vitaminas y las trazas minerales. En este caso casi no existe variabilidad y el exceso es la norma, por lo que una revisión a la baja es la diagnosis más probable. De nuevo hay que tener cuidado para evitar que estas premezclas que parecen económicas se conviertan en inadecuadas. Además, cuanto más barata es una premezcla lo más probable es que las materias primas sean de peor calidad. Por ejemplo, el óxido de cobre es un ingrediente común en muchas premezclas de bajo coste para suministar cobre. Pero este ingrediente es totalmente inútil, ya que los cerdos no pueden absorber el cobre del óxido de cobre y lo excretan íntegramente en las heces. La razón por la que los cerdos no sufren deficiencias de cobre es porque los cereales y otras materias primas contienen suficiente cobre para cubrir sus necesidades básicas. Por el contrario, el sulfato de cobre (más caro) es la fuente de este mineral que debe utilizarse, ya que es este cobre el que absorben adecuadamente los cerdos.

Traducido por Teresa García. Albéitar
albeitar@grupoasis.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (4)   No(1)
733/1117
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Formas sencillas de reducir costes en la alimentación del ganado porcino

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    1818 | Moderadora del Foro - 16/06/2014 @ 08:41:38 (GMT+1)
    Estimado Salvador:
    Para recibir la newsletter de nuestra publicación online, suscríbete desde su página web (http://albeitar.portalveterinaria.com). Pormotivos de leyes de protección de datos, nosotros no podemos hacerlo. Además, desde esta página web podrás acceder a la colección que imprimimos en papel de la revista Albéitar.
    Un cordial saludo y gracias por tu interés.
    1817 | Salvador Torres V - 13/06/2014 @ 20:59:15 (GMT+1)
    DESEARIA ME HICIERAN LLEGAR SU INTERESANTE PUBLICACION POR ESTE MEDIO.

    SALUDOS.
    1373 | Moderador del foro - 18/06/2012 @ 08:31:36 (GMT+1)
    Estimado Gaston:
    Lo mejor es que consultes directamente con un nutrólogo, bien veterinario, bien agrónomo. Él te aconsejará y te diseñará una dieta adecuada para tus animales.
    Un cordial saludo y gracias por tu interés,
    1372 | Gaston Tagle - 16/06/2012 @ 22:16:31 (GMT+1)
    Me gustaria saber cuales son los alimentos que compenen una ración de un cerdo o porcino diaria. Osea Ejemplo
    Cuanto de afrecho, cuando de sal, cuanto de agua
  • Comenta esta noticia



    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto