cabecera
PV ALBEITAR 36/2014    
164/1113

La gestión sostenible de los recursos hídricos en España

Última actualización 27/02/2009@12:22:53 GMT+1
La escasez de agua y la degradación de los recursos hídricos es un problema creciente en España. La implementación de la Directiva Marco del Agua no es tarea fácil en nuestro país y mientras algunas medidas tienen un buen potencial, otras parecen claramente erróneas.
José Albiac1, Mithat Mema2 3
1 CITA, Zaragoza
2 Universidad Aleksander Moisiu (Albania)
3 Departamento de Análisis Económico. Universidad de Zaragoza
Imágenes archivo


Los recursos hídricos han sido una importante cuestión en España desde tiempos inmemoriales. Ya en el año 89 a.C. hay documentos que indican el enfrentamiento por suministros de agua. La actual política sobre agua está basada en la Directiva Marco del Agua de 2000, el Plan Nacional de Regadíos de 2002 y el Plan Hidrológico Nacional (PHN) de 2005, que es una modificación del PHN de 2001 y que sustituye las transferencias de agua del Ebro con el proyecto AGUA. Este proyecto pretende solucionar la escasez y degradación de los recursos hídricos del sudeste español mediante la construcción de desalinizadoras con una capacidad para producir 600 hm3 al año. Los cambios a los que España se enfrenta para conseguir una gestión sostenible de este recurso son considerables, tanto en cuestión de cantidad como en calidad.

Situación actual
La extracción y utilización de los recursos hídricos por los sectores económicos se muestra en la tabla, donde se observa que las extracciones están cerca de los 40.000 hm3. Las pérdidas en las redes de distribución primaria y secundaria son de 5.500 hm3. Por otra parte, el aumento de la presión de las diversas actividades económicas ha creado un problema de escasez de agua y de degradación de su calidad, en su mayoría ligadas al agua subterránea. Los problemas más severos se encuentran en la costa del sudeste, con presiones de utilización de agua por parte de la agricultura, urbanismo y turismo. En el interior, los recursos hídricos de superficie están bajo el control de las autoridades de cuenca que los gestionan.

ASAJA Huesca informa sobre el agua y los alimentos
España, sin contar con el agua de lluvia, necesita una reserva estratégica para producir comida de 25.000 hm3/año.
El agricultor o ganadero no consume el agua para él, sino que la transforma en alimentos. Según el profesor John Beddington (asesor científico del gobierno británico) el riesgo de escasez de alimentos en los próximos 20 años es tan agudo que los políticos, científicos y agricultores tienen que ponerse ya a buscar soluciones.
La necesidad de agua para la producción de alimentos es importantísima y desde ASAJA (Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores) se está intentando hacer reflexionar a la opinión pública y a la Administración para cambiar la sensibilidad hacia las obras hidráulicas, tan importantes para dar de comer a la sociedad mundial antes de que sea tarde.

Consumo de agua para producir varios alimentos
Alimento Litros por kilogramo producido
Maíz 800
Trigo/cebada 800
Alfalfa/hierba(forraje) 670
Leche 110
Ternera 4.200
Cerdo 1.600
Verduras (col, acelga, cardo…)* 1. 100
Lechuga* 85
Guisante 500
Frutas (melocotón) 270
* Litros necesarios por unidad producida

El agua que se utiliza para producción de electricidad y refrigeración retorna a los cursos de agua y puede volverse a utilizar varias veces con sólo un pequeño deterioro en su calidad. Sin embargo, la mayoría del agua se utiliza en demanda consuntiva con fines agrícolas o ganaderos (que suponen el 80% de esta demanda consuntiva), urbanos o industriales, que degrada la calidad de los retornos. Estos usos generan estrés hídrico y problemas de contaminación difusa y puntual en los cursos de agua.

Sustancias contaminantes
El número de sustancias peligrosas que pueden afectar a la calidad del agua es alto y proceden de muchas fuentes. La industria es responsable de la mayoría de las emisiones de metales pesados, mientras que la agricultura y la ganadería lo son para las de nutrientes y pesticidas.
Un limitado número de sustancias han sido reguladas en las últimas décadas y por ello se han reducido las emisiones, pero no es lo habitual.
En los ríos europeos destaca la contaminación por nutrientes (nitratos y fosfatos) del Támesis, Guadalquivir y Sena, y la alta concentración de metales pesados en el Sena, Tajo y Guadalquivir, entre otros.
La actividad ganadera y agrícola son las principales responsables de la contaminación difusa por fosfatos, aunque también contribuyen de forma puntual fuentes urbanas y de la industria. Respecto a los nitratos, la mayoría de los países no han mostrado mejora en los últimos 30 años, e incluso algunos ríos como el Loira o el Guadalquivir han aumentado su contenido desde el año 2000.
Este moderado o nulo descenso de los contaminantes en los cursos de los ríos (excepto en Alemania) es difícil de entender, dado la enorme inversión en plantas de depuración.
Por ejemplo, en España, como consecuencia del Plan Nacional de Saneamiento y Depuración, de abril de 1995, estas inversiones han sido de 12.000 millones de euros. Una razón que contribuye a esta situación podría ser que los vertidos de nitrógenos y fósforo procedentes de la contaminación difusa de la agricultura y la ganadería no se controlan.
La importancia de la agricultura en la contaminación difusa está aumentando, y parece que el 90% de los vertidos de nitrógeno en las aguas de superficie proceden de ella. El control individual (para cada agricultor) de estas emisiones es imposible, o muy costoso, lo que tiene fuertes implicaciones en el diseño de medidas de reducción de la contaminación del agua.

La Directiva Marco del Agua europea
La Directiva Marco del Agua europea (DMA) es la principal iniciativa legislativa para proteger los recursos hídricos y conseguir un buen estatus ecológico para todas las aguas.
v La Directiva incluye el principio de que los precios del agua deberían tener relación con los costes de la recuperación total del agua, con el fin de aumentar la eficiencia de su uso. La política del precio del agua debería comenzar en 2010 y el programa de medidas debería estar operativo en 2012, para alcanzar los objetivos en 2015. En el año 2021 deberían haberse solucionado los problemas de escasez y de calidad de las aguas, cuando termine el primer ciclo de las acciones previstas. En 2027 tiene que lograrse el buen estatus ecológico de nuestras aguas.
Los precios del agua son una buena herramienta para la demanda urbana e industrial, pero no sirven para el regadío, como se ha demostrado en los estudios de la literatura internacional.
El establecimiento de un precio mínimo para el riego hará que los agricultores entiendan que el agua no es un bien gratuito, sin embargo la asignación en regadío no puede cambiarse con los precios del agua.
En España, la DMA se promulgó en 2003, justo después de la aprobación del Plan Hidrológico Nacional (de 2001, modificado en 2005) y el Plan Nacional de Regadíos (2002). El primero contó con una inversión de 19.000 millones de euros y el principal proyecto incluía el trasvase del Ebro, que fue cancelado posteriormente en beneficio de la construcción de desalinizadoras.
El Plan Nacional de Regadíos, por su parte, cuenta con un presupuesto de 6.000 millones de euros para modernizar las instalaciones de riego. Otra importante pieza legislativa la constituye el Plan Nacional de Calidad del Agua (2007), con una inversión de 20.000 millones de euros desde 2008 a 2015. Los principales objetivos de este Plan son mejorar las plantas de tratamiento de agua y la protección de las fuentes de suministro de agua.

Conclusiones
Algunas de las cuestiones ambientales importantes en España y en la Unión Europea son la escasez y la degradación de las fuentes de agua.
La principales presiones en España proceden de los usos para regadío, industrial y urbano, que provocan escasez y una degradación generalizada de la calidad del agua a partir de fuentes de contaminación difusa y puntual. España es una región semiárida con un uso masivo de agua para riego.
El pronóstico sobre la escasez podría empeorar por la posible expansión del área destinada a riego y a la presión de la urbanización y del turismo en las zonas costeras y porque el cambio climático reducirá las fuentes de agua disponibles.
El futuro de los recursos hídricos en España dependerá de las medidas de gestión que se implementen. La escasez de agua podría empeorar considerablemente debido a extracciones incontroladas y al efecto del cambio climático. La solución de la escasez de agua requiere la redistribución de su utilización, desde los usos agrícolas, urbanos e industriales hacia usos medioambientales, tanto en acuíferos como en ríos, e incluso en humedales.
El caso español muestra que la implementación de la DMA no es tarea fácil. Tanto el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) como el Directorado de Medio Ambiente de la Comisión Europea abogan por el precio del agua de riego, y el uso de la PAC para penalizar a los agricultores.
Pero el problema de la escasez y degradación del agua no puede resolverse con estas dos políticas. El precio del agua no funciona en el regadío porque no hay control sobre el millón de pozos ilegales y sobre los volúmenes extraídos de los acuíferos; en los invernaderos se necesitaría un precio superior a 3 euros/m3 para bajar la demanda de agua (lo que es políticamente inviable); y la falta de información de la Administración sobre los acuíferos impide establecer extracciones sostenibles.

Extracción y utilización de las fuentes de agua por cada sector (hm3).
  Total Agricultura Compañías de agua Otros sectores Enfriamiento
Extracciones 38.200 25.200 5.400 1.400 6.200
Superficie 32.500 20.900 4.200 1.200 6.200
Agua subterránea 5.700 4.300 1.200 200 -
Pérdidas en la red 5.500 4.500 1.000 - -
Utilización          
Agricultura 20.700 20.700 - - -
Consumo familiar 2.600 - 2.600 - -
Otros sectores 3.200 - 1.800 1.400 -
Enfriamiento 6.200 - - - 6.200
Fuente: INE (2006) y Martínez y Hernández (2003).

La PAC es también ineficaz en el regadío mediterráneo, porque las ayudas se orientan hacia producciones extensivas, pero no a las frutas, hortalizas y verduras mediterráneas.
Las inversiones en tecnologías de riego por las que actualmente apuesta la Administración española son mucho más interesantes que los precios del agua de la DMA.
Estas tecnologías facilitan el control público y privado de la cantidad y calidad del agua, y su potencial depende de la correcta coordinación y colaboración entre agricultores, asociaciones de usuarios del agua y autoridades de cuenca.
Incluso cuando se disponga de todo el conocimiento biofísico, la gestión de la cantidad y la calidad del agua de superficie y de la subterránea se debe modificar asiduamente por las características de los bienes públicos del agua y las externalidades medioambientales asociadas.
El diseño de medidas para la gestión debe tener en cuenta la conducta estratégica de las partes implicadas, estableciendo incentivos para la cooperación para conseguir con ello una mejor conservación del agua.
Sin embargo, es improbable que tengan lugar ambos aspectos, conocimiento biofísico y acción colectiva, en cualquier país europeo en 2015, cuando se supone que debe lograrse el objetivo de “buen estatus ecológico” de la DMA.
La mayoría de los países europeos no tienen experiencia en la recogida de datos para diseñar e implementar políticas razonables sobre el agua, porque sus instituciones sobre agua no existen o son débiles.
Dos ejemplos son Alemania e Italia, que no tienen autoridades de cuenca, ni tampoco estatales (para la gestión del agua). El cambio en las políticas hídricas europeas señala hacia leves mejoras en las próximas décadas, cuando podrían alcanzarse progresivamente el escenario institucional requerido y la acción colectiva de las partes implicadas, pero también cuando los impactos del cambio climático sean un cambio real que requieran un salto espectacular hacia una gestión sostenible del agua.

Agradecimientos: Este texto procede de la serie de conferencias "Agua: Economía, Política y Agricultura" organizadas por el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón dentro del marco de la Expo Mundial del Agua, y que tuvieron lugar en el Auditorio de Zaragoza del 12 al 15 de mayo de 2008. Las conferencias se encuentran en proceso de publicación por la editorial Earthscan.

Bibliografía en poder de José Albiac.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (3)   No(0)
164/1113
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto