albeitar.portalveterinaria.com

Estudio comparativo del efecto coccidicida de tres productos comerciales en el cebo de corderos

Alpharma

Estudio comparativo del efecto coccidicida de tres productos comerciales en el cebo de corderos

La coccidiosis es una de las parasitosis más frecuentes en el cebo intensivo de corderos. El presente trabajo se desarrolla para evaluar la eficacia de tres productos comerciales sobre la coccidiosis, problema endémico en las explotaciones de cebo intensivo de corderos.

Juan Luis Carrasco Garcia(1), Fermín López Gallego(2) Y Miguel Ángel Habela Martínez-Estellez(3)

1. Departamento Producción y Calidad. CASAT.
2. Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico. Junta de Extremadura.
3. Unidad de Parasitología y Enfermedades Parasitarias. Facultad de Veterinaria. Universidad de Extremadura.


La coccidiosis es una de las parasitosis más frecuentes en el cebo intensivo de corderos, alcanzando una prevalencia próxima al 100% de las explotaciones y al 70% del colectivo. Aunque rara vez provocan la muerte (solamente en casos de elevadas cargas parasitarias) sí que se han convertido en uno de los principales enemigos de la producción de ovino de carne, pues amén de la clínica en determinadas ocasiones en la mayoría de los casos produce retrasos en el crecimiento, adelgazamiento, mal aspecto general de los animales, pelaje hirsuto, heces resecas adheridas en la zona del periné, etc. En definitiva, importantes mermas productivas que hacen definir al proceso como enfermedad zootécnica, sin desconsiderar las presentaciones clínicas sintomáticas ya mencionadas.
En los sistemas de explotación de ovino de carne implantados en las principales comarcas ganaderas de la provincia de Badajoz, donde se llevó a cabo el presente estudio, predomina el sistema intensivo, en el que los corderos una vez destetados con un peso aproximado de 15 kg son cebados en la propia explotación o en centros de tipificación sin que los animales salgan de las instalaciones hasta completar la fase de cebo. La alta densidad de animales unido a la escasa higiene que en ocasiones se dan en las explotaciones favorecen la creación de unas condiciones de temperatura y humedad idóneas para el desarrollo de los coccidios, lo cual unido a la continua presencia de corderos, asegura la reinfección de los animales y posterior contaminación del medio con ooquistes.

Características del agente etiológico
El agente causal de la coccidiosis es un Protozoo Apicomplexa perteneciente al género Eimeria que parasita las células de epitelio intestinal; es por tanto un parásito intracelular con alta especificidad, de tal manera que las especies que afectan a una especie animal determinada, no tienen capacidad de infección para otras.
La forma infectante es el ooquiste esporulado produciéndose el contagio de forma pasiva oral al ingerir éstos. Los ooquistes tienen una elevada superviviencia en el medio, llegando a sobrevivir hasta varios meses en ambientes húmedos y siendo muy resistente a los tratamientos de desinfección convencionales. Soporta bajas temperaturas, pudiendo aguantar temperaturas inferiores a -8ºC durante 2 meses. Se destruye por calor y rayos ultra violetas (La Faye, 2001).
Doce son las especies de Eimeria que parasitan al ganado ovino, provocando todas ellas mermas en la producción en mayor o menor medida: E. faurei, E. parva, E. pallida, E. ahsata, E. ovina (sin. E. bakuensis), E. ovinoidalis y E. crandallis pueden señalarse como las más importantes y prevalentes. Sin embargo, las tres últimas pueden considerarse más relevantes por poseer mayor potencial patógeno incluso a bajos niveles de infección. Cabe mencionar que la infección sucede generalmente de forma mixta, es decir, que en un cuadro de coccidiosis lo normal es que se vean implicadas varias especies, lo que va a determinar la variabilidad en la patogenicidad y la clínica que acompaña al proceso.
El ciclo biológico del coccidio es monoxeno, es decir, directo, y no precisan más de un hospedador para completarlo. Comprende dos etapas:

  • Asexual, con las fases de esporogonia, que se desarrolla en el medio ambiente, y esquizogonia, que se produce en las células epiteliales del hospedador.
  • Sexual o gametogonia que se produce igualmente en el hospedador.



Ciclo biológico del coccidio
El ciclo comienza con los ooquistes presentes en el medio. Están recubiertos por una doble envoltura que los dota de gran resistencia a las condiciones ambientales. Una vez liberado en el medio se produce la única fase exógena del parásito, teniendo lugar la esporulación del ooquiste con la consiguiente formación de esporocistos -dentro de los cuales se desarrollan los esporozoítos- que son la forma infectante para el cordero. Esta fase de formación de esporozoitos o esporogonia tiene una duración que varía entre 2-5 días en función de la especie del parásito y las condiciones del medio, siendo necesaria para que se produzca la presencia de CO2, O2, temperaturas a partir de 25º C y humedad en torno al 60% (Del Cacho y col., 2000) . Conviene destacar que un ooquiste sin esporular no tiene capacidad de infección, tan solo es una forma de resistencia, sólo si está esporulado adquiere su poder patógeno.
Una vez ingeridos los ooquistes esporulados, se produce la ruptura de su membrana por acción de la bilis y de la tripsina, lo que facilita que los esporozoítos sean liberados. Aquí comienza la multiplicación en las células epiteliales del intestino delgado, afectando a las criptas de dichas células las especies patógenas y a las vellosidades del intestino las especies con menor patogenicidad, dado que las vellosidades presentan una alta capacidad de regeneración y por tanto se ven menos afectadas por la acción del parásito (Taylor, 2001).
Continúa el ciclo con la esquizogonia, que consiste en la multiplicación asexual de los esporozoítos para formar esquizontes de primera generación o macroesquizontes con un tamaño de entre 100-300 micrómetros, pudiéndose apreciar a simple vista en la mucosa intestinal en forma de puntitos blancos. Los macroesquizontes derivan a merozoítos, que a su vez se convierten en esquizontes de segunda generación, que van a formar merozoítos de segunda generación. En esta primera fase asexual se producen disminución del estado inmunitario del animal además de las lesiones en la mucosa de intestino delgado que van a provocar un déficit en la absorción.
Los merozoítos de segunda generación se convertirán mediante la meiosis en células con dotación cromosómica haploide, originando así a los gametocitos. Los gametocitos penetran en las células epiteliales del intestino grueso, comenzando así la fase más patógena del ciclo: la gametogonia o reproducción sexual. En esta fase se produce la maduración de los gametocitos en el interior de las células del epitelio del intestino grueso siendo además cuando aparecerán los casos clínicos más severos.
Tras la fecundación de los gametocitos se formarán los ooquistes que serán excretados a través de las heces. La duración del ciclo biológico dentro del cordero va a variar dependiendo de las especies de coccidio, pero oscila entre los 12 y 21 días.




Efectos de la enfermedad en el cordero
Afecta fundamentalmente a jóvenes más susceptibles e inmunocomprometidos. La infección de los corderos en parideras estabuladas suele producirse ya en la fase de lactación, debido a la contaminación de las ubres de las madres y de la cama con ooquistes que los corderos ingieren al mamar o al chupar ésta respectivamente. Conviene resaltar que la principal fuente de infección son otros corderos o animales jóvenes y en menor medida las madres, ya que éstas presentan una tasa muy baja de excreción de ooquistes, salvo en el periparto. Los nacidos primero inician el ciclo – a veces ingiriendo ooquistes que pueden haber sobrevivido en el tiempo- siendo los nacidos posteriormente y más jóvenes de la camada los que están expuestos a una mayor contaminación ambiental y posibilidades de contagio.
El periodo crítico de infección suele estar comprendido entre las 4-8 semanas de vida, ya que durante las dos primeras el cordero presenta inmunidad pasiva proveniente de los anticuerpos calostrales y a partir de la 8ª semana comienza a desarrollar inmunidad propia.
No obstante, algunos factores predisponentes como estrés, condiciones climáticas adversas, déficit alimentarios, estados carenciales (vitaminas, minerales, etc.), o la presencia de infecciones concomitantes pueden provocar aparición de enfermedad en animales con más de 8 semanas de vida.
La enfermedad se produce por destrucción de células epiteliales intestinales, principalmente en ciego y colon, aunque también en íleon. Se calcula que cada ooquiste ingerido provoca la destrucción de 32.000.000 de células de la mucosa intestinal, que equivaldrían a 2 mm cuadrados de mucosa intestinal, y además se liberarían con las heces 16.000.000 de ooquistes (C. Mage, 2001).
La infección puede manifestarse de dos formas:

  • Coccidiosis subclínica: es la forma más frecuente, pero al no presentar síntomas clínicos pasa más inadvertida. Sin embargo económicamente tiene una gran relevancia debido a las importantes pérdidas económicas que suponen a la ganadería. Existen investigaciones que demuestran que un cordero afectado por la enfermedad puede tener mermas de reposición de entre 3-5 kg frente a corderos sanos (C. Mage, 2001). Por lo demás, los efectos visibles serían:
    - Retrasos de crecimiento.
    - Adelgazamiento.
    - Mal aspecto general del cordero, sobre todo de la lana.
    - Disminución del aprovechamiento de los alimentos.
    - Efectos inmunosupresores.
    - Deterioro en la calidad de la canal.
    - En síntesis, descensos en los índices productivos.
  • Coccidiosis clínica: como consecuencia de una masiva destrucción de la mucosa intestinal, aparecen evidentes signos clínicos:
    - Diarrea con o sin mucosidad y/o con o sin sangre.
    - Inapetencia y pérdida de peso.
    - Deshidratación provocada por pérdida de líquidos con las heces así como por una menor ingesta de agua.
    - Fuerte dolor abdominal.
    - Fiebre.
    - Anemia.
    - En casos graves puede provocar la muerte.



Objetivos
El presente trabajo se desarrolla para evaluar la eficacia de tres productos comerciales sobre la coccidiosis, problema endémico en las explotaciones de cebo intensivo de corderos. Asimismo, se pretende constatar la repercusión sobre los parámetros zootécnicos en los animales y determinar, en fin, los posibles beneficios económicos para el ganadero.
Los productos, 2 de origen natural y un tercero de naturaleza sintética fueron administrados vía pienso a las dosis recomendadas por los fabricantes.

Material y métodos

Manejo de los animales
En el ensayo que nos ocupa, los corderos provienen de la finca “Valdesequera” propiedad de la Junta de Extremadura. Se hicieron tres lotes de corderos de raza Merina, suministrándoles un pienso con los mismos constituyentes analíticos, isoproteicos e isoenegéticos entre sí.
Hasta el destete el manejo de los corderos fue el que se practica habitualmente en la mayoría de las explotaciones semiextensivas de la provincia de Badajoz el cual consiste en mantener al cordero de forma continuada con la madre hasta los 15 días de vida; a partir de esa edad se le complementa con alimentación sólida consistente en un pienso de iniciación (18% P.B. y 1.01 U.F.C.) medicado con 300 ppm de clortetraciclina, 500 ppm de sulfadiazina y 100 ppm de trimetoprim, del que consumieron entre 5-7 kg hasta el destete. Cuando el cordero empezó a consumir pienso, las ovejas comenzaron a salir del aprisco a pastar mientras que los corderos permanecían estabulados con pienso compuesto, paja, y agua a libre disposición. A mediodía, recibían una “tetada”, permaneciendo junto a la oveja durante al menos 2 horas. Transcurrido este tiempo las ovejas salían a pastar para, al atardecer, ser encerradas en la nave con las crías y pasan toda la noche con ellas. A la mañana siguiente, las madres salen al campo mientras que los corderos quedan en el aprisco repitiéndose el proceso hasta el destete.
El destete se llevó a cabo de forma gradual para provocar el menor estrés posible en los animales, de manera que a medida que aumenta el consumo de concentrado por parte del cordero el tiempo de permanencia junto a la oveja va disminuyendo. Llegado al punto en que el cordero alcanza un consumo de 200-250 g de pienso/día, consideramos está preparado para ser destetado sin sufrir consecuencias negativas en cuanto a consumos y pérdidas del crecimiento se refiere.
Una vez destetados los corderos fueron trasladados a la finca “La Orden”, también propiedad de la Junta de Extremadura y donde se llevó a cabo el desarrollo de la prueba. El ensayo tuvo una duración de 49 días y al sacrificio, los animales tenían entre 87-90 días de edad.

Configuración de lotes
En el momento de la recepción de los corderos en “La Orden”, se realiza el pesaje y sexaje individual de los animales y la separación por sexo, de tal manera que los lotes fueran lo más homogéneos en cuanto a peso se refiere y el número de machos y hembras fue lo más parejo posible. Cada lote estuvo compuesto por 30 corderos, de los cuales la mitad eran machos y la otra mitad hembras. El peso medio era de 15,4 kg para los lotes 1 y 2, y de 15,6 para el lote 3.
Los distintos lotes fueron alojados dentro de una misma nave pero separados en tres corrales donde permanecieron hasta el sacrificio, siendo las condiciones de manejo iguales a las de un cebadero convencional. La disponibilidad de pienso, paja y agua fue siempre a libre disposición.
Antes de comenzar a consumir sus correspondientes dietas, todos los lotes tuvieron un periodo de adaptación al cebo durante 12 días con el mismo tipo de pienso. Fueron desparasitados con un benzimidazol y se les vacunó contra enterotoxemias.



Dietas experimentales
A partir de los 50 días de vida y superado el tiempo de adaptación a las nuevas instalaciones, a cada lote se le administra su correspondiente pienso experimental, cuyos constituyentes analíticos eran idénticos para todos y se correspondían con un pienso de cebo comercial convencional – 16% P.B. Y 0,98 U.F.C.– La composición fue basada en cereales como fuente de energía y concentrados de proteína vegetal como fuente proteica (tabla 1).

Tabla 1. Composición del pienso de cebo empleado en la experiencia.
Cereales 67,50%
Concentrados de proteína vegetal 18,40%
Alimentos fibrosos 10,00%
Corrector vitamínico-mineral 2,80%
Sales 0,90%
Fuentes de microminerales y vitaminas 0,40%

  • En el pienso del LOTE 1 se adiciona un producto de origen natural a razón de 2 kg/Tm, compuesto por aceites esenciales de eucaliptos y por extractos de plantas como hinojo de queca y boldo fundamentalmente. Los aceites esenciales son metabolitos secundarios que las plantas sintetizan para defenderse de este tipo de parásitos; se les atribuyen propiedades coccidiostáticas. Por su parte, los extractos de planta, además de tener cierto poder coccidicida, poseen efectos destoxicantes al mejorar el funcionamiento del hígado. El mecanismo de acción de estas sustancias es meramente físico y no metabólico, ya que actúan sobre la pared celular de las eimerias, provocando la lisis del coccidio. Según este principio, la aparición de resistencias frente a este tipo de productos es poco probable.
  • En el pienso del LOTE 2 se adicionó 39 ppm. de decoquinato. Dicha dosis está calculada para suministrar la cantidad de 1 mg/kg de peso vivo por animal/día, teniendo siempre en cuenta el peso del animal y el consumo medio diario. El decoquinato es una molécula de síntesis de naturaleza no antibiótica, activa sobre ciertos protozoarios, tales como coccidios, cryptosporidios, toxoplasma y neosporas. Es un producto inocuo que unido a su ausencia de residuos no requiere periodo de supresión. Ejerce su acción coccidicida en las primeras fases del desarrollo de los coccidios, impidiendo la adhesión a las vellosidades intestinales. Inhibe por tanto el desarrollo del parásito en su fase asexual, impidiendo la formación de merozoítos y su posterior reproducción sexual, con lo cual se reduce la liberación de ooquistes al exterior.
  • En el LOTE 3 se utiliza un producto natural compuesto por aceites esenciales que, en orden decreciente de inclusión, detallamos a continuación:
    Timol: aceite esencial proveniente del orégano, con un marcado efecto microbicida.
    Eugenol: compuesto de naturaleza fenólica extraído del clavo. Tiene acción bactericida.
    Cinamaldehído: proveniente de la canela, con propiedades antibacterianas.
    Limoneno: por su estructura química se incluye en el grupo de los terpenos. Se obtiene de la cáscara de los cítricos. Tiene acción antioxidante, así como estimulante de las secreciones tanto hepáticas como pancreáticas.
    La dosis fue de 2 kg/Tm. Aunque con cierto poder coccidicida, se desconoce con exactitud su modo de acción frente a las eimerias, siendo considerado ante todo un promotor de crecimiento. Entre otras funciones, se conoce que inhiben de forma selectiva el crecimiento de algunas bacterias no deseables en el rumen además de mejorar las funciones pancreáticas y hepáticas, favoreciendo en definitiva los procesos digestivos.



Análisis parasitológicos
Se recogen muestras de heces para su posterior análisis coprológico en el Departamento de Parasitología de la Facultad de Veterinaria de Cáceres. Se recogieron directamente del recto y a todos los animales que componían cada grupo, enviándose para analizar por separado las heces de cada uno de los grupos. Se efectuaron análisis en tres fases del estudio:

  • Entrada a cebadero
  • 15 días después de la entrada
  • 27 días después de la entrada (5 días previos al sacrificio).


Las especies de Eimeria identificadas según Pellerdy (1974), tras efectuar los correspondientes coprocultivos y observar los ooquistes microscópicamente y ordenadas de mayor a menor fueron las siguientes: Eimeria faurei (80%), E. ovina (sin. E. bakuensis) (10%) y E. ovinoidalis (10%). Los resultados de los análisis expresados en ooquistes por gramo de heces se recogen en la tabla 2.

Tabla 2. Tasa de eliminación de Ooquistes de Eimeria/gr. heces a lo largo del experimento, según lotes.
LOTE 1 LOTE 2 LOTE 3
DÍA 0 90.000 84.000 65.000
DÍA 15 400 200 2.300
DÍA 27 200 0 900



Resultados parámetros zootécnicos
Los resultados de los parámetros zootécnicos se reflejan en la tabla 3.

Tabla 3. Evolución de los parámetros zootécnicos monitorizados durante el experimento.
LOTE 1 LOTE 2 LOTE 3
Peso al sacrificio 26,5 27,6 27,1
GMD* 0,3 0,33 0,31
CMD** 1 1,01 0,95
IC*** 3,33 3,04 3,06
*Ganancia media diaria; **consumo medio diario; *** índice de conversión





Discusión
A la vista de los resultados obtenidos se observa un paralelismo en la efectividad de los productos en cuanto a reducción de los niveles de eliminación de ooquistes se refiere, siendo no obstante el decoquinato el único principio activo que redujo a cero la excreción de ooquistes en el tercer análisis coprológico realizado. De cualquier forma cabe mencionar que los coccidios provocan el establecimiento de una inmunidad activa de tal forma que los animales pueden llegar a reducir la excreción por sí solos cuando son inmunocompetentes.
En cuanto a parámetros zootécnicos se refiere, el crecimiento medio de los corderos del LOTE 2 fue significativamente superior a los demás, de tal manera que la g.m.d. superó en un 9.7% al LOTE 1 y en un 9,4% al LOTE 3.
El consumo medio diario (CMD) del LOTE 2,aunque mayor que en los otros 2 lotes, no resultaron ser significativos, ya que apenas fue superior en un 0,9%.
En cuanto a indices de conversión se refiere, el LOTE 1 tuvo un consumo de 3.328 kg de pienso por kg de carne repuesto, siendo un 8,7% mayor que el del LOTE 2 y un 8% mayor que el del LOTE 3.
La inclusión de estos productos incrementa el coste del pienso en 7,99 €/Tn para los LOTES 1 y 3, mientras que en el LOTE 2 asciende a 12,35 €/Tn. Si atendemos al coste de inclusión el precio final de 1 kg de carne depuesto por cordero fue de 1,027 € en los corderos del LOTE 1, 0,948 €/kg para los del LOTE 2 y 0,943 €/kg para el lote LOTE 3. Es decir, el coste de 1 kg de carne en los corderos del LOTE 1 superó en un 7,5% y en un 8% a los del lote 2 y 3 respectivamente, no siendo significativa la diferencia entre estos 2 últimos por ser tan solo del 0,5%

Conclusión
El empleo de decoquinato en pienso de cebo de corderos a dosis de 39 ppm ( 1 mg/kg de PV) mejora notablemente los parámetros zootécnicos, aumentando la ganancia media diaria y el peso final al sacrificio de los animales, sin desconsiderar la ausencia de periodo de supresión. A tenor de los resultados obtenidos podemos concluir que su utilización reduce significativamente la excreción de ooquistes al medio hasta bloquear totalmente su eliminación, minimizando así el riesgo de contagio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (33)    No(2)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Estudio comparativo del efecto coccidicida de tres productos comerciales en el cebo de corderos

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2287 | Mauro - 08/11/2016 @ 13:45:55 (GMT+1)
    Existe un producto comercial con el decoquinato como principio activo. Saludos. Prof. Mauro Carrasco
  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto