cabecera
PV ALBEITAR 30/2014    
407/1115

Gestión de residuos biosanitarios en ganadería

Por Margarita Palomino Galán
x
margaritavethotmailcom/12/12/20
Última actualización 20/08/2012@13:22:53 GMT+1
Margarita Palomino.

Margarita Palomino es veterinaria, responsable del ADSG de ovino y caprino de Alcázar de San Juan (Ciudad Real, España), y opina en este artículo sobre un serio problema al que se enfrentan muchos veterinarios rurales, que están haciéndose cargo de la recogida de los residuos biosanitarios generados por sus clientes debido a la incapacidad de las instituciones públicas para obligar a los ganaderos a gestionar correctamente estos residuos.

Hace ya 12 años que existe una normativa que regula la gestión de residuos procedentes de diversos sectores productivos, desde la industria a las empresas extractoras, pasando por los propios residuos municipales y los hospitalarios. Hay toda una serie de normas de obligado cumplimiento con mayor o menor importancia en dependencia de su peligrosidad, toxicidad, volumen etc. De hecho, el tratamiento y gestión de residuos está hoy día en plena línea de actualidad porque diversos municipios españoles se disputan la tenencia o lejanía de una planta ATC para el almacenamiento de residuos nucleares.

También están regulados los residuos generados en ganadería. Los más conocidos son los MER (materiales específicos de riesgo) y los MAR (materiales de alto riesgo). El problema que suponen estos residuos parece haberse solucionado con una discutible eficacia.

Pero, ¿qué se hace con los residuos biosanitarios en ganadería?

En cambio, el problema que suponen los residuos biosanitarios todavía está por desarrollarse. Los residuos generados por la aplicación de tratamientos orales o inyectables, por la realización de análisis, toma de muestras, saneamiento ganadero y otros muchos son equiparables a los residuos hospitalarios. Muchos de ellos son sustancias tóxicas y nocivas. Sin embargo mientras los hospitales están obligados a tener un plan de gestión de residuos, las ganaderías españolas pueden desechar sus materiales con el simple hecho de ponerlos en un punto limpio.

A pesar de que los veterinarios recogemos los residuos más peligrosos (agujas y tubos con restos de sangre o similares) hay otros muchos que, en el mejor de los casos, terminan en vertederos. Los veterinarios de ganadería hacemos clínica ambulante y lo lógico sería que los residuos menos peligrosos se queden donde se han generado hasta su recogida. De hecho, también es discutible que recojamos los residuos peligrosos, pues según la ley 10/1998, esta operación ha de hacerse por servicios y transportes autorizados.

Hace unos años con la concesión de las ayudas al fomento de las razas autóctonas y ahora con la más reciente ayuda para el incremento de la extensificación, se ha pedido a los ganaderos que las solicitaban una completísima documentación en la que, entre otras cosas, se incluye la obligación de disponer de un servicio autorizado de recogida de residuos (sin especificar peligrosos o no), como corresponde a unas buenas prácticas ganaderas y medioambientales. Se les pide que den los datos de la empresa que les recoge los residuos o que, en su defecto, digan qué hacen con ellos.

Fueron tantos los ganaderos que consultaron con la Administración diciendo que no disponían de este servicio que se tuvo que buscar una solución para salir del paso: plantearon que si el ganadero no disponía de servicio de recogida de residuos biosanitarios, lo mejor era que presentara una declaración jurada del veterinario responsable de la explotación en la que éste diera los datos de la empresa autorizada que le recogía los residuos a él, y donde se comprometía a ser quien recogiera los residuos de la explotación en cuestión.

La Administración se lava las manos y el problema pasa a ser de los veterinarios

Concluyendo: el plan de gestión de residuos biosanitarios de las ganaderías españolas se resume en que el veterinario haga su propio contrato y registro de pequeño productor de residuos (cosa lógica para una clínica fija) y, con ello, será quien recoja los residuos en las ganaderías, sean peligrosos o no. Los transportará con su vehículo no autorizado y los almacenará también sin autorización hasta que los recoja la empresa que él tiene contratada, y que paga él.

Creo que después de lo expuesto sobran los comentarios. Sólo decir que las ayudas a la ganadería (necesarias por otra parte) no deberían ser motivo para explotar aún más un servicio veterinario que ya está bastante menospreciado... Afortunadamente, muchos de nuestros ganaderos han entendido que, como profesionales, tienen que disponer de sus propios contratos y registros de pequeños productores de residuos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (10)   No(1)
407/1115
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de cookies
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto