cabecera
PV ALBEITAR 43/2014    

Manejo y alimentación de vacuno extensivo cuando no se dispone de forraje suficiente

Manejo y alimentación de vacuno extensivo cuando no se dispone de forraje suficiente
¿Qué se puede hacer cuando se producen situaciones de sequía o, simplemente, por la estacionalidad de las lluvias no hay suficiente alimento en el campo para el ganado extensivo? Este artículo habla del caso concreto de un área de Argentina, pero sirve para cualquier explotación que tenga este problema.
Ariel Monje. INTA C. del Uruguay

Las condiciones climáticas que predominan en amplias regiones del país se caracterizan por presentar una gran variabilidad con respecto a la distribución de las lluvias en primavera y verano. Este fenómeno, que se profundizó a partir de la primavera pasada, está condicionando seriamente la productividad de los rodeos ganaderos y en algunos casos se teme, de seguir las condiciones adversas en el verano, por la supervivencia del ganado. Es el caso de una amplia región de Entre Ríos, en Argentina, con manifestaciones más severas en el norte, donde están asentados preferentemente los rodeos de cría vacuna.

En un sentido amplio, se puede afirmar que, si bien existen diferencias en la toma de decisiones por parte de los productores ante las condiciones de sequía, el criterio es coincidente, con matices, debido a la posibilidad de contar con alternativas de alimentación no usualmente utilizadas en el sistema.

En principio, aunque resulte una obviedad, es necesario recalcar que ante condiciones de sequía es muy distinta la situación del productor que, como norma, se prepara anticipadamente confeccionando reservas forrajeras (rollos, fardos, silos, granos, etc.) adecuadas a su sistema de producción, que la de aquel cuyo emprendimiento está expuesto a los déficits estacionales y a los derivados de imprevistos climáticos. Por otro lado, es importante destacar que los costos de confeccionar el forraje conservado serán notoriamente menores que los correspondientes a la compra de suplementos, ya sea granos, subproductos o forrajes conservados, en momentos de escasez y de lógica alta demanda. En general, ante contingencias graves, se debe recurrir a ventas anticipadas de algunas categorías que, por lo expresado, no presentan al momento un estado optimo, ocasionándose un doble perjuicio económico. En síntesis, la tarea de prevención es la herramienta tecnológica de mayor impacto ante las condiciones climáticas adversas y debería ser una práctica usual en el manejo de los rodeos ganaderos.

Dentro de la cadena de producción, la cría vacuna es la más sensible ante las condiciones de adversidad climática, debido a la heterogeneidad de categorías que la integran, los diferentes estados fisiológicos, que marcan también diferentes requerimientos en alimentos; y su casi absoluta dependencia de la disponibilidad de nutrientes que le brindan los pastizales. Ante esta situación, al momento de tomar decisiones ante esta contingencia, es conveniente analizar cuales son las medidas de mayor prioridad.

Venta de categorías improductivas
La situación actual de la ganadería no ayuda a planteamientos que involucren desprendimiento de stock debido a que el negocio se encuentra en un proceso de recomposición. Después de un periodo de fuerte liquidación, la venta o retención de las categorías improductivas dependerá de diversos factores. Entre ellos, de la infraestructura actual del establecimiento, de una correcta adecuación de las existencias a los recursos disponibles y, fundamentalmente de un análisis de los costos de alimentación y de la comparación que surja de la relación venta – futura reposición. Sin embargo, si la situación de crisis se acentúa, la presión de venta debería estar dirigida a las vacas vacías y secas. De acuerdo a la necesidad, también orientar ventas o traslados de las vacías con cría al pie, previo destete de los terneros. Las categorías a retener son las vacas preñadas con o sin cría al pie. Las primeras se destetan y para las segundas, se planifica un nivel intermedio de alimentación.

Referido a la reposición y con el objetivo de adecuar la carga a la disponibilidad de forraje, se debería adelantar en lo posible la presión de selección sobre las terneras de destete y proceder a la venta inmediata de las vaquillonas que no se vayan a cubrir. Si se cuenta con infraestructura adecuada y reservas en al campo, es factible priorizar la retención de los excedentes de reposición como las terneras y vaquillonas, así como los terneros destetados a distinta edad, programando una alimentación en corrales o piquetes, ajustando las ganancias diarias a ritmo de recría. Este último criterio esta atado a las diferentes relaciones de precio en pie en el momento de tomar las decisiones.


Clasificación de las existencias que quedan en el campo
Una vez realizado el inventario de las existencias que quedan en el establecimiento, se hace necesario clasificar el rodeo según los diferentes requerimientos nutricionales y de las categorías que lo componen. En este aspecto hay suficiente información precisa sobre los requerimientos energéticos de las diferentes categorías y condiciones para mantenimiento, definida ésta como la energía requerida para mantener el peso vivo constante de los animales. Por ejemplo, vacas sin ternero al pie y vacías requieren un 60% menos de alimento que vacas en plena gestación.

En los sistemas de cría, los requerimientos de los vientres son cubiertos por el pastoreo de los pastizales naturales, por lo tanto, ante situaciones de déficit de forraje, la principal opción es la incorporación de manejos dirigidos a la disminución drástica de los requerimientos nutricionales de los vientres. La tecnología del destete precoz, a los 60 o 30 días, ha sido suficientemente probada y su impacto evaluado a nivel comercial para ser considerada esencial ante situaciones de crisis de forraje. Una vez realizado el destete se clasifican las vacas según condición corporal y, de ser necesario, se suministran rollos o subproductos de la agroindustria a las vacas de menor condición.

Estas medidas, que pueden ser tomadas en forma complementaria, se orientan fundamentalmente a no comprometer la supervivencia así como el futuro comportamiento reproductivo de los vientres.

Estrategias de alimentación en emergencia
Cuando se formulan raciones, por lo general las mismas corresponden a condiciones de confinamiento. A pastoreo se debe estimar cuanti-cualitativamente el aporte suministrado por las pasturas o el pastizal y, en función del mismo, definir los criterios de suplementación necesarios. En condiciones de severa sequía, los requerimientos de mantenimiento se incrementan y puede darse el caso de que el costo energético de la actividad de pastoreo sea mayor al aporte nutricional. Por otra parte, el pastoreo en esas condiciones compromete la recuperación posterior y la persistencia de las praderas que aún quedaron y se deteriora la condición de los pastizales naturales. En este sentido, resulta altamente conveniente confinar los animales en corrales, piquetes o potreros de reducidas superficies, facilitando además el seguimiento del comportamiento y estado corporal de los animales afectados.

Cuando las condiciones limitantes derivadas de sequías prolongadas se acentúan, es importante introducir el concepto de "subsistencia". Una proporción variable de los requerimientos de mantenimiento puede ser aportada por las reservas corporales, esto va a depender, por supuesto, de la condición corporal inicial de los animales. Si estamos obligados, con un criterio de “ absoluta supervivencia”, a elegir este manejo con algunas categorías, tratando de disminuir en lo posible el riesgo de altas mortandades, la ración empleada debe aportar lo suficiente para que el peso vivo disminuya hasta un nivel considerado crítico, que no comprometa la supervivencia de los animales. En estas condiciones, un animal privado de crecimiento por períodos prolongados, reacciona con importantes cambios metabólicos, pudiendo reducir el consumo hasta un 50% del fijado para mantenimiento y sostener a partir de ese nivel un peso constante. Este manejo necesariamente debe efectuarse a corral o piquetes, afinando el control del comportamiento de los animales y de la evolución del estado corporal, y es factible que una proporción de ellos no se adapten al sistema impuesto.

Fuente de nutrientes
Bajo condiciones normales, la utilización de energía en forma directa (pastoreo) es cuantitativamente la más importante en los sistemas de cría; y en estas condiciones está la mayoría de las empresas, las cuales están asentadas en regiones donde el pastizal es casi el único recurso alimenticio. La incorporación de pasturas y forrajes conservados, granos forrajeros y subproductos de la agroindustria para complementar los requerimientos productivos, tiene un mayor grado de adopción en los planteos de invernada. Por otra parte, es de destacar que, en la actualidad se cuenta con un importante abanico de ofertas comerciales de balanceados comerciales para distintas categorías y objetivos de producción. Ante situaciones de riesgo, esos balanceados pueden llegar a competir satisfactoriamente con raciones que se formulen basándose en productos y subproductos, debido a una mayor facilidad operativa en el suministro de los mismos, y es también previsible que ante una gran demanda los precios de esos componentes se ubiquen por encima de lo esperado.

Las diferentes unidades experimentales de INTA, que cubren la totalidad de las regiones ganaderas, cuentan con información sobre las características nutricionales de los principales recursos forrajeros disponibles, aptos para la alimentación del ganado. A modo de ejemplo se lista algunos disponibles en nuestra región, expresándolos en términos de materia seca, valor energético (estimación de energía metabolizable) y contenido de proteína bruta. Cabe mencionar que la información corresponde a valores promedio de los distintos insumos y, por ende, está implícito cierto rango de variación, que depende de la naturaleza del alimento. Es conveniente, en caso de requerirse mayor precisión para la determinación del valor nutritivo o ante la duda sobre su procedencia, realizar un análisis de una muestra de la partida del producto a utilizar.

Tabla 1. Aportes de nutrientes de forrajes convencionales.
Alimento MS (%) EM (Mcal/kg MS) PB (%)
Granos ---
Maíz 89,0 3,29 10,0
Sorgo 89,0 3,00 11,0
Trigo 89,0 3,18 11,1
Arroz 89,0 3,09 7,7
Henos (fardos o rollos) ---
Alfalfa 84,5 2,28 16,4
Pradera 90,0 1,81 11,0
Corte de limpieza 90,0 1,60 9,5
Rastrojos o pajas ---
Trigo 90,0 1,30 3,6
Maíz 90,0 1,48 5,9
Sorgo 90,0 1,41 5,3
Arroz 90,0 1,30 4,5
Soja 90,0 1,38 5,2
Girasol 90,0 1,55 5,5
Algodón 90,0 0,91 4,0

Tabla 2. Aportes de nutrientes de subproductos de la agroindustria.
Subproductos agroindustriales MS (%) EM (Mcal/kg MS) PB (%)
Harina de plumas 90,0 1,98 80,8
Salvado de arroz 91,0 2,55 14,0
Cáscara de arroz 90,0 0,52 3,0
Grano de arroz pulido 90,0 3,10 8,0
Salvado de trigo 89,0 2,30 17,0
Expeller de lino 90,0 2,72 36,0
Expeller de girasol 90,0 2,20 33,0
Pellet de algodón 90,0 2,46 34,0
Semilla de algodón 88,0 3,12 20,0
Pulpa y cáscara de cítricos 18,0 2,82 7,0
Pellet de cítricos 90,0 2,52 7.0
Burlanda de sorgo 90,0 2,78 22,0
Patata de descarte 23,0 2,67 9,0

Para finalizar, una recomendación que indica la experiencia: Un viejo refrán dice: “A veces lo barato sale caro”. Para comparar en términos económicos los distintos componentes de una ración, se deben considerar conjuntamente tres elementos:
  • La concentración del nutriente crítico.
  • El contenido de materia seca.
  • El precio por unidad del producto escogido.
En situaciones de déficit de forraje por sequía, el factor más limitante es la energía (energía metabolizable = Mcal/kg en tablas base MS). Sólo a modo de ejemplo y para servir de guía en el momento de formular una ración, escogiendo los componentes más adecuados, se presenta una situación extrema de comparación de dos fuentes de nutrientes. De acuerdo a este criterio, y con los precios de compra fijados para los dos productos del ejemplo, el maíz puede llegar a ser la mejor opción económica.
Tabla 3. Criterios para comparar suplementos.
Variable Grano de maíz Rollo de soja
MS (%) 86,6 87,6
EM (Kcal/kg MS) 3,30 1,49
PB (%) 9,8 5,3
Precio ($)/kg producto0,70 0,35
Precio ($)/unidad de nutriente 0,24 0,27

Para cerrar los comentarios, es necesario remarcar la necesaria consulta al profesional, especialista en nutrición bovina, para la formulación de las raciones más indicadas, de acuerdo a la real situación del campo.
Manejo y alimentación de vacuno extensivo cuando no se dispone de forraje suficiente
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (14)   No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Manejo y alimentación de vacuno extensivo cuando no se dispone de forraje suficiente

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    1888 | Mario Velasco - 19/10/2014 @ 20:45:07 (GMT+1)
    saludos desde Ecuadorñ
    muy interesante el estudio sobre la falta de pasturas en ciertas epocas de año.

    En Ecuador tenemos como ayuda de suplemento alimenticio para ganado lechero,el rechazo de banano , reciduos de brocoli y residuos de la industrializacion del aceite de palma,pero en realidad no se sabe los parametros manejados por ustedes como son MS,EM Y PB.

    Agradeceria analizar este comentario,

    Saludos

  • Comenta esta noticia (Login)
    Normas de uso
    • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
    • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
    • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
    Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto