albeitar.portalveterinaria.com

Disponibilidad, prescripción y uso racional de medicamentos de uso veterinario (I)

Disponibilidad, prescripción y uso racional de medicamentos de uso veterinario (I)
Últimamente se han realizado importantes modificaciones en la disponibilidad, prescripción y administración de medicamentos de uso veterinario que van a resultar de interés para los profesionales que se dedican tanto a animales de producción como de compañía. En este artículo, se realiza una revisión de las condiciones de prescripción y de los límites que debe tener en cuenta el profesional veterinario a la hora de extender una receta.
Arturo Anadón Navarro
y Pedro Díaz Peralta
Departamento de Toxicología
y Farmacología
Facultad de Veterinaria
Universidad Complutense de Madrid
Imágenes Albéitar


El veterinario que prescribe cualquier sustancia activa debe ser consciente de las limitaciones sobre uso de determinados principios activos con actividad farmacológica. Estas limitaciones suponen que la práctica diaria está condicionada por unas restricciones a la libre disponibilidad de medicamentos que no puede, salvo excepciones muy determinadas, pasar por alto (Anadón et al., 2001). Así, un veterinario en ejercicio que desea prescribir un principio activo farmacológico, en la seguridad de que es la mejor alternativa terapéutica, puede encontrarse con alguna de estas limitaciones respecto a su uso:
- Que no se encuentre autorizado para su uso veterinario.
- Que ni siquiera se encuentre disponible en el mercado.
- Que esté limitado por razones de salud pública, protección de los consumidores u otra prioridad de gestión pública.
- Que aparezca destinado en las indicaciones del prospecto a otra especie animal o para otra fase de producción distinta a la que desea utilizar.

Estos límites de prescripción sobre medicamentos de uso veterinario afectan tanto a los principios activos farmacológicos que pueden utilizar como a las especies animales a las que van destinadas en función de su aptitud (Anadón y Díaz, 2004c) y nos llevan a plantearnos una primera cuestión básica, ¿a qué colectivo animal va destinada nuestra receta?:
1. A aquellos criados en explotaciones y cuyos productos pueden entrar de una forma u otra en la cadena alimentaria y que, por tanto, están sujetos a los requisitos generales de seguridad alimentaria.
2. A otras especies utilizadas como animales de compañía, de recreo o de uso deportivo, en los que pueden coincidir limitaciones generales de política sanitaria y otras específicas, como las que condicionan, por ejemplo, los tratamientos de los équidos (Díaz y Anadón, 2006).

En los últimos tiempos hemos asistido a importantes cambios en la regulación de la disponibilidad, prescripción y administración de medicamentos de uso veterinario, cambios que por su calado y alcance van a variar algunos aspectos relacionados con las pautas de prescripción, en especial las de veterinarios de explotación y en general las de aquellos que trabajen en el ámbito de la fase primaria de la cadena alimentaria (explotaciones ganaderas) (Anadón et al., 2006a). En este sentido, la creciente preocupación sobre determinados efectos adversos provocados por el uso indebido de otros principios activos (antibióticos) condiciona en la práctica la disponibilidad de principios activos a través de las pautas de uso racional y de farmacovigilancia.

La selección genómica consiste en utilizar la información disponible del ADN de las vacas o toros como un dato adicional para predecir sus valores genéticos y basándose en esos valores genéticos “mejorados” tomar las decisiones de selección. La gran ventaja es que la información sobre el ADN se puede tener al nacimiento del animal, a partir de una muestra de sangre.

Cambios en las pautas de prescripción
Las nuevas disposiciones han modificado algunos aspectos de la regulación de las pautas de extrapolación a especies menores/usos menores, los tiempos de espera o periodos de retirada, la disponibilidad y uso de medicamentos de uso humano, incluyendo los principios activos sujetos a prescripción especial tales como medicamentos para enfermedades raras, medicamentos huérfanos, hospitalarios, psicotrópicos, estupefacientes y en general de los medicamentos especiales como radiofármacos, medicamentos de origen humano o de terapia avanzada (Anadón y Díaz, 2004a).

En lo que se refiere a la prescripción veterinaria en nuestro país, si bien sigue vigente el Real Decreto 109/95, de 27 de enero, sobre medicamentos veterinarios (BOE de 3 de marzo de 1995), la posterior aprobación de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios (BOE de 27 de julio de 2006) ha modificado algunos aspectos de la prescripción alternativa conocida como la prescripción excepcional por vacío terapéutico o “cascada de prescripción” tal como establece la Directiva 2001/82/CE (modificada por la Directiva 2004/28/CE), por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos veterinarios (DO L 311, 28.11.2001), entre ellas el uso veterinario de alternativas terapéuticas humanas. En ese sentido, la reciente publicación del Reglamento (CE) 470/2009, de 6 de mayo, que establece los procedimientos comunitarios para la fijación de los límites de residuos de sustancias farmacológicamente activas (DO L 152, 16.06.2009), y que deroga al Reglamento (CEE) 2377/90, modifica otros aspectos relacionados con la prescripción en animales cuyos productos entren en la cadena alimentaria.

En cuanto a la prescripción de piensos medicamentosos, el reciente Real Decreto 1409/2009, de 4 de septiembre, por el que se regula la elaboración, comercialización, uso y control de los piensos medicamentosos, (BOE de 18 de septiembre de 2009) establece (artículos 10 y 11) los requisitos de la receta y la obligación de prescripción por veterinarios legalmente autorizados, que deberán asumir la responsabilidad plena sobre las limitaciones de prescripción que deban aplicarse.

Medicamentos veterinarios para los que se exige prescripción

1. Los medicamentos respecto de los que los veterinarios deban adoptar precauciones especiales con objeto de evitar riesgos innecesarios a las especies a que se destinan, a la persona que administre dichos medicamentos a los animales y al medio ambiente.
2. Los destinados a tratamientos o procesos patológicos que requieran un diagnóstico preciso previo, o de cuyo uso puedan derivarse consecuencias que dificulten o interfieran las acciones diagnósticas o terapéuticas posteriores.
3. Los medicamentos de sustancias psicoactivas cuyo suministro o utilización estén sujetos a restricciones derivadas de la aplicación de los pertinentes convenios de la ONU contra el tráfico ilícito de sustancias estupefacientes y psicotrópicas o las derivadas de la legislación comunitaria.
4. Los medicamentos veterinarios destinados a animales productores de alimentos. No obstante, el Ministerio de Sanidad y Política Social tras consulta al Ministerio de Medioambiente y Medio Rural y Marino, podrá establecer excepciones a este requisito de acuerdo con las decisiones adoptadas por la Comisión Europea en esta materia.
5. Los medicamentos utilizados en los supuestos de prescripción excepcional por vacío terapéutico, incluidos los preparados oficinales, fórmulas magistrales y autovacunas.
Los inmunológicos.

Además, deben estar sujetos a prescripción los medicamentos con riesgo para la persona que los administre (riesgo laboral genérico y riesgo biológico) y, en general, los de aplicación inyectable.


Principales definiciones
El artículo 7 de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios considera como medicamentos únicamente los siguientes (Anadón et al., 2008):
- Los medicamentos de uso humano y de uso veterinario elaborados industrialmente.
- Las fórmulas magistrales.
- Los preparados oficinales.
- Los medicamentos especiales previstos en esta Ley.

La selección genómica consiste en utilizar la información disponible del ADN de las vacas o toros como un dato adicional para predecir sus valores genéticos y basándose en esos valores genéticos “mejorados” tomar las decisiones de selección. La gran ventaja es que la información sobre el ADN se puede tener al nacimiento del animal, a partir de una muestra de sangre.

Según la Ley, medicamento de uso veterinario es: “toda sustancia o combinación de sustancias que se presente como poseedora de propiedades curativas o preventivas con respecto a las enfermedades animales o que pueda administrarse al animal con el fin de restablecer, corregir o modificar sus funciones fisiológicas ejerciendo una acción farmacológica, inmunológica o metabólica, o de establecer un diagnóstico [clínico] veterinario”. También se considerarán medicamentos veterinarios las premezclas para piensos medicamentosos elaboradas para ser incorporadas a un pienso.

El Real Decreto 1246/2008, de 18 de julio, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y farmacovigilancia de los medicamentos veterinarios fabricados industrialmente (BOE de 11 de agosto de 2008) define los principios activos como: “toda materia, cualquiera que sea su origen —humano, animal, vegetal, químico o de otro tipo—, a la que se atribuye una actividad apropiada para constituir un medicamento”.

Por último, el anteriormente citado Real Decreto 109/95 sobre medicamentos veterinarios, define los residuos de medicamentos veterinarios como: “todas las sustancias farmacológicamente activas, ya sean principios activos, excipientes o productos de degradación y sus metabolitos, que permanezcan en los productos alimenticios obtenidos a partir de animales a los que se les hubiera administrado el medicamento veterinario de que se trate”.

Bibliografía disponible en www.albeitar.grupoasis.com/bibliografias/medicamentosdeusoveterinario136.doc
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia (Login)
Normas de uso
  • Albéitar Portal Veterinaria es una web técnica para intercambio de información entre veterinarios de animales de producción y profesionales afines; por este motivo no se publicarán comentarios de productores.
  • Las opiniones vertidas en los foros de discusión son las de los internautas, en ningún caso de Albéitar Portal Veterinaria. No están permitidos los comentarios injuriantes o contrarios a la ley, que serán rechazados; también nos reservamos el derecho a eliminar comentarios fuera de tema.
  • La dirección de email solicitada no será publicada y en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Edita: Grupo Asís Biomedia, S.L. Centro Empresarial El Trovador, planta 8, oficina I, Plaza Antonio Beltrán Martínez, 1, 50002 Zaragoza (España) Contacto