albeitar.portalveterinaria.com

tuberculosis

Los retos futuros son la mejora en el flujo de la información y en el diagnóstico.

Se trata de una enfermedad zoonótica sujeta a programas de erradicación desde hace años. Debido a que se trata de una patología crónica y a la continua eliminación de bovinos infectados, no es habitual encontrar animales con signos clínicos.

Y no solo de ganaderos y veterinarios

Para poder avanzar en la erradicación de la enfermedad hay que minimizar el contacto entre el ganado y la fauna silvestre mediante la aplicación de medidas de bioseguridad que eviten la transmisión.

Detecta niveles muy bajos de micobacterias en sangre utilizando una técnica basada en un bacteriófago

Un equipo británico ha desarrollado un nuevo test sanguíneo para detectar micobacterias. Los investigadores han utilizado este test para mostrar que las vacas diagnosticadas como positivas a tuberculosis por el test intradérmico tradicional tienen niveles detectables de Mycobacterium bovis en sangre.

El estudio se ha publicado en Biological Letters

Diversas prácticas ligadas a la ganadería bovina intensiva como un tamaño de rebaño mayor, alimentación a base de maíz, destrucción de setos naturales o utilización de silo en la dieta han sido relacionados con una mayor prevalencia de tuberculosis bovina en un estudio llevado a cabo en Reino Unido.

  • 1

Un estudio llevado a cabo en España muestra su potencial transmisor

Un número importante de ovejas de la zona de Galicia han resultado positivas a Mycobacterium bovis entre los años 2009 y 2013. Además, los animales positivos se han relacionado con brotes de tuberculosis producida por M. bovis en vacuno.

La vacunación de animales domésticos se está planteando cada vez más como una estrategia alternativa para el control de la tuberculosis

El estudio de seguridad se llevó a cabo con cabras productoras de leche y cabritos en la granja experimental de la Universidad Autónoma de Barcelona. La vacuna no fue detectada ni en la leche ni en las heces de ninguno de los animales durante todo el estudio, que duró 24 semanas.