albeitar.portalveterinaria.com

Los retos del ovino, a debate

Diálogos del ovino Aragón 2018

viernes 01 de junio de 2018, 13:38h

Fiel a su compromiso con el sector de los pequeños rumiantes, Laboratorios Syva ha celebrado la edición de los Diálogos del ovino 2018, que en esta ocasión, y como ocurre cada dos años, han tenido lugar en Zaragoza.

Más de 120 profesionales del sector ovino se dieron cita en Zaragoza el pasado 24 de mayo en los Diálogos del ovino Aragón 2018, que celebra Laboratorios Syva en esta comunidad autónoma cada dos años.

Cesar Carnicer, director general de la compañía, dio la bienvenida a los asistentes y agradeció al comité organizador su trabajo. Durante la inauguración del acto puso de manifiesto los retos a los que se enfrenta el sector ovino e hizo hincapié en que el programa de los diálogos se había intentado dirigir hacia cómo afrontar algunos de esos retos de la mano de expertos de prestigio. “El objetivo es que salgan de aquí sabiendo un poco más, que se lleven algún conocimiento nuevo que puedan aplicar en el día a día”, concluyó Carnicer.

Javier Giráldez, Raúl Martínez y César Carnicer.

¿Qué le preocupa a la sociedad?

Javier Giráldez (Instituto de Ganadería de Montaña) abrió la jornada con la ponencia inaugural “Retos actuales de la producción de carne de rumiantes”. Partió analizando y detectando los retos a los que se enfrenta el sector mediante una revisión de prensa y redes sociales, porque reflejan las inquietudes de la sociedad. “A la gente le preocupa el impacto medioambiental de la ganadería y la competencia que ejerce sobre los recursos (alimentos y agua), el efecto que tiene sobre la salud consumir carnes rojas y lácteos, y el bienestar animal y las consideraciones éticas, principalmente”, apuntó Giráldez. Además, otros problemas a los que se enfrenta el ovino son la reducida y fluctuante rentabilidad, las duras condiciones laborales, el envejecimiento de los ganaderos y la falta de relevo generacional.

Según Giráldez, para reducir el impacto medioambiental lo mejor es aumentar el consumo de forrajes en sistemas pastorales, pero como nadie quiere ser pastor hay que comenzar a usar nuevas tecnologías (vallado electrónico invisible, empleo de drones, etc.), que implican un elevado coste. Respecto a la competición por los alimentos, para Giráldez la solución radica en que los animales sean más eficientes. Expuso un trabajo que intentó reproducir la hipótesis de Baker en el ganado, en el que animales que habían sido sometidos a una restricción moderada de la alimentación desde la etapa fetal hasta la lactancia y cebados en condiciones normales presentaron peores crecimientos y peores IC que los animales que no habían sido restringidos en ningún momento de su desarrollo. Por último, también habló de la microbiota intestinal como factor que puede afectar a la eficiencia de los animales.

Sobre el impacto en la salud de los productos cárnicos, Giráldez explicó que el problema son los productos derivados de la oxidación del colesterol cuando se cocina la carne, los oxiesteroles, y presentó los resultados de dos trabajos en los que se redujo la oxidación del colesterol en la carne de corderos bien administrando a los animales vitamina E o añadiendo algas rojas en el producto cárnico directamente.

“Se produce el doble de alimento que se consume, luego la distribución de los recursos no es adecuada”, apuntó Giráldez respecto a la competencia por los recursos. Una solución pasaría por el empleo generalizado y regulado de residuos alimentarios para, por ejemplo, transformarlos en harinas para la alimentación de gusanos que luego fueran fuente de proteína en la alimentación animal.

Para terminar, hizo hincapié en que la preocupación más importante en la sociedad es el bienestar animal: “La muestra es que en Europa ya se está prohibiendo mantener langostas vivas y en hielo en los restaurantes, cocinarlas vivas, etc.”, señaló Giráldez. El equilibro se encontrará entre los “abolicionistas”, que no querrán sacrificar animales, y los “bienestaristas”, que abogan por el sacrificio de animales para el consumo, siempre que se respeten unos estándares máximos de bienestar animal.

Novedades en la parasitología

En la mesa redonda sobre “Nuevos escenarios en la epidemiología y el control de las parasitosis ovinas” participaron Agustín Estrada (Universidad de Zaragoza), David Reina (Universidad de Extremadura) y Carlos Calvet (CITA), conducidos por Santiago de Santa Pau, veterinario de ovino y moderador de la mesa.

Santiago de Santa Pau, Agustín Estrada, David Reina y Carlos Calvete.

Estrada comenzó su ponencia “Garrapatas, cambio climático y expansión de agentes patógenos”, afirmando que hay que plantearse que las garrapatas no se pueden erradicar. El género Hyaloma se encuentra frecuentemente en España. Las larvas y ninfas de estas garrapatas suelen alimentarse sobre aves, por lo que llegan a la península sobre los cientos de millones de aves silvestres que, procedentes de África, pasan por ella camino de Europa en sus movimientos migratorios. Antes, los inviernos fríos eliminaban estas garrapatas, pero ahora, debido a que los inviernos son más suaves, persisten. “Estas garrapatas son vehículo de muchos agentes patógenos africanos”, apuntó Estrada.

El cambio climático favorece el desarrollo de las garrapatas, acelera su ciclo vital y cambia las prácticas terapéuticas, por lo que hay que ir al campo y observar cuándo están activas. Además, los patógenos transmitidos deben ser diagnosticados y tratados antes de que el proceso sea crónico. “Para hacer frente a las garrapatas, hay que conocer su ecología, optimizar su control, anticiparnos al futuro y adaptarnos”, concluyó Estrada.

Reina trató la epidemiología y el control de la oestrosis ovina. Centró su exposición en cómo vive este parásito, cuál es su interacción con el hospedador y cuál debe ser la actuación veterinaria frente a él. “Oestrus es una mosca de 1 cm de largo, de color pardo amarillo, con la cabeza muy grande y las antenas pequeñas”, empezó Reina. Las miasis las producen los tres estados larvarios de la moca, ya que los adultos solo viven unas dos semanas. Las L1 son las únicas capaces de detener el ciclo biológico si las condiciones climáticas no son favorables. Este puede ser de 15-20 días si las condiciones son favorables o tardar en completarse 8-10 meses si son malas.

“La actuación veterinaria empieza por un diagnóstico clínico, que puede ser asertivo si se observan las larvas a simple vista, pero es difícil, lo normal es un diagnóstico inmunológico mediante Elisa para un diagnóstico de colectividades”, apuntó Reina. El tratamiento debe focalizarse en combatir las larvas L1 que son las menos cruentas con el hospedador, las que están más cerca de las zonas externas, todavía no han producido la enfermedad, son las más pequeñas y además son las que “deciden” la continuación del ciclo o su pausa. “Por eso es muy importante tratar a los animales después de la oviposición de la hembra. En realidad lo mejor es realizar dos tratamientos: uno al principio del ciclo y otro para atacar las L1 que se queden acantonadas durante el invierno”, afirmó Reina.

Calvete cerró la mesa redonda con la ponencia “Perspectiva futura del control de endoparásitos en ovino”. Durante su exposición se centró en los nemátodos gastrointestinales y dijo que su control está basado en la gestión del pastoreo, el manejo de los animales en pasto y el uso de antihelmínticos y programas parasitarios. Según Calvete, hay dos diferencias a nivel mundial en tratamiento de estos parásitos: “Existen programas supresivos, utilizados en Australia y el norte de Europa, y programas estratégicos, que se llevan a cabo en zonas mediterráneas, con desparasitaciones en momentos clave (primera y otoño), por lo que presentan menos resistencia”.

Para Calvete, la resistencia antihelmíntica es inevitable y hay que ralentizar su expansión, para lo que recomienda la cuarentena de animales nuevos, la rotación de antihelmínticos a lo largo del año, la comprobación periódica de los niveles de resistencia en el rebaño, el uso de antihelmínticos de forma específica y su dosificación correcta, y, sobre todo, preservar la población parasitaria en refugio. ¿Pero cómo preservar esta población? Lo primero es reducir la dependencia de los antihelmínticos (manejo del pastoreo y monitorización de la tasa de excreción para optimizar tratamientos estratégicos) y la implantación de tratamientos tácticos-selectivos (tratar solo a los animales que lo necesitan en lugar de realizar tratamientos en sábana).

“Hay que controlar periódicamente las tasas de excreción (análisis coprológicos), caracterizar y monitorizar los parásitos. Además, hay que implementar medidas de gestión adecuadas (pastos), controlar la eficacia de los antihelmínticos y aplicar tratamientos tácticos-selectivos. No hay receta única, sino una para cada explotación”, concluyó Calvete.

Microbiota e inmunidad

Cerró la edición Jesús V. Díaz (Probisan Penatbiol, SL) con una ponencia sobre la microbiota y el desarrollo de la inmunidad. Las restricciones que la comunidad científica recomienda y Europa refrenda para limitar el uso de antibióticos en ganadería pretende disminuir la presencia de genes de resistencia a los mismos en los patógenos. “La restricción en el uso de una herramienta tan valiosa implicará mejoras en todos los aspectos que conciernen a la producción: instalaciones, higiene, alimentación, profilaxis vacunal, manejo, etc. Además, el conocimiento de la relación de la microbiota con el huesped, aunque es todavía limitado en los rumiantes, aporta aspectos clave para mejorar su desarrollo inmunitario e incrementar su resistencia frente a enfermedades”, apuntó Díaz.

Los retos del ovino, a debate
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Los retos del ovino, a debate

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2694 | Mauro Rafael Carrasco Rodriguez - 27/06/2018 @ 15:54:52 (GMT+1)
    Existe algunas pautas para controlar la mastitis en ovejas lactantes y secas

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Albéitar Portal Veterinaria

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.