albeitar.portalveterinaria.com

Revisión de la anemia infecciosa del pollo

lunes 21 de noviembre de 2011, 15:17h
El virus de la anemia infecciosa del pollo se encuentra extendido en todo el mundo. Las manadas de reproductoras deben ser positivas con niveles altos de anticuerpos antes de la fase de puesta para evitar la transmisión vertical y para que los pollitos consigan inmunidad pasiva.

Mar Biarnés
Centre de Sanitat Avícola de Catalunya i Aragó. CESAC
Imágenes archivo


La chicken infectious anemia o la anemia infecciosa del pollo (CAV) forma parte de las enfermedades o procesos inmunosupresores. Fue descrita por primera vez en 1979 por Yuasa et al. en Japón y actualmente es una enfermedad extendida por todos los países con avicultura industrial. La enfermedad se caracteriza por producir, en pollos jóvenes, anemia aplásica, atrofia de los órganos linfoides asociada a inmunosupresión, hemorragias y aumento de la mortalidad, todo ello seguido de un incremento a la susceptibilidad a infecciones secundarias ya sea por otros virus, bacterias u hongos.

Epidemiología
La especie Gallus es la única sensible a la infección. Todas las edades son susceptibles a la infección por CAV, pero con la edad los pollos se hacen resistentes: pueden infectarse pero no desarrollarán la enfermedad. Los animales de menos de tres semanas de vida infectados congénitamente o por contacto con el CAV padecerán la enfermedad.

Existen varios factores que influirán en la severidad de la enfermedad como son la edad de las aves, el nivel de anticuerpos, la virulencia de la cepa de campo, la dosis de infección o la coinfección por otros virus inmunosupresores como IBDV, MDV, Reovirus, etc.

La vía de transmisión del CAV puede ser tanto vertical como horizontal.


Dermatitis gangrenosa. Brote de CAV en un lote de broilers. CESAC

Transmisión vertical
La transmisión vertical a través de huevos incubables ocurre cuando un lote de reproductoras negativo a CAV se infecta durante el periodo de puesta. La transmisión empezará de los 7 a los 14 días post-infección y puede durar de 3 a 9 semanas en función de la difusión del virus dentro del lote y de cuándo las reproductoras seroconviertan y alcancen niveles de anticuerpos neutralizantes suficientemente altos como para evitar la transmisión vertical. Las reproductoras no tendrán ni síntomas ni lesiones, mientras que los pollitos nacidos infectados congénitamente padecerán la enfermedad. Los primeros síntomas y un incremento de mortalidad se dan a partir de los 10-14 días de vida, con un pico de mortalidad entre los 14 y 21 días de edad y, debido a la transmisión horizontal, un segundo pico entre los 30 y 33 días de vida.

Etiología

El agente causal es el virus de la Anemia Infecciosa del pollo o, lo que es lo mismo, Chicken Anemia Virus (CAV). Pertenece a la familia Circoviridae y es el único miembro del género Gyrovirus. Todos los CAV aislados pertenecen a un mismo serotipo.

El CAV es un virus pequeño, icosaédrico, no envuelto, de 14-25 nm de diámetro. Su genoma consiste en una cadena simple de ADN circular (ADNsc o ssDNA), de sentido negativo de 2,3 kb, que codifica tres proteínas: VP1 es la proteína de la cápside de 52 kDa; la VP2 es una proteína no estructural de 28 kDa; VP3 es una apoptina de 14 kDa responsable de la apoptosis celular.

El CAV es muy estable bajo condiciones ambientales y resiste temperaturas altas y pH extremos. No se inactiva ni con éter ni con cloroformo, pero son efectivos los tratamientos con iodina o con hipoclorito.


Transmisión horizontal
La transmisión horizontal se produce por contacto directo con aves enfermas o indirecto con material infectado. La vía de entrada del virus es por ingestión o inhalación.

Viremia y difusión
Tras la infección por CAV se produce una viremia y una difusión del virus a la médula ósea, órganos linfoides, hígado, corazón, pulmón, etc. Debido a la hemocitoblastosis en la médula ósea, la depleción de linfocitos CD4+ en el córtex del timo y a las alteraciones en otros órganos del sistema inmunitario, los pollos sufrirán anemia e inmunodeficiencias.

Síntomas y lesiones
En pollos infectados a edades muy tempranas los signos que presentan no son específicos de la enfermedad: depresión, retraso en el crecimiento, plumas erizadas y un incremento de las bajas a partir de los 10-14 días post-infección. La mortalidad suele estar entre un 5% y un 10%, aunque dependiendo de la patogenicidad de la cepa, las infecciones concomitantes, etc., puede llegar a niveles mucho más altos. La morbilidad dentro del lote es casi del 100%, con las consecuentes mermas productivas.


Las lesiones macroscópicas más frecuentemente observadas en la necropsia son una médula ósea pálida o amarillenta debido a la anemia, atrofia severa del timo, hemorragias en la mucosa del proventrículo, así como musculares y subcutáneas. En este último caso pueden aparecer en el ala y complicarse con infecciones bacterianas secundarias y una dermatitis gangrenosa (ala azul o blue wing).

El hematocrito, que en condiciones normales es del orden del 27%, estará por debajo del 20% en los pollos que sufren anemia a partir de los 8-10 días post-infección.

Diagnóstico
Para el diagnóstico de chicken infectious anemia deberemos tener en cuenta varios factores: que los signos y lesiones observados sean sugestivos de CAV, la edad de presentación, los parámetros productivos, etc. Como ya hemos dicho anteriormente, el CAV es un virus de distribución mundial y en la mayoría de explotaciones avícolas es relativamente fácil encontrar el virus, por lo tanto, el hecho de aislar el virus o detectar anticuerpos sin tener más información no es suficiente para realizar el diagnóstico definitivo.

Diagnóstico etiológico
Como métodos directos de diagnóstico se puede realizar el aislamiento vírico, detección del material genético del virus mediante métodos de biología molecular (PCR, reacción en cadena de la polimerasa) o por inmunofluorescencia directa (IFD).

Las muestras que deben remitirse al laboratorio son timo, bazo, médula ósea e hígado.

Para el aislamiento se pueden utilizar cultivos celulares de células linfoides susceptibles como MDCC-CU147 o MSB1 y pollitos o embriones libres de anticuerpos frente a CAV, principalmente para observar las lesiones producidas por el virus.

Actualmente la PCR es una técnica sensible y específica bien instaurada en los laboratorios de diagnóstico y nos facilita el diagnóstico etiológico si lo comparamos con el aislamiento vírico, ya que en un solo día podemos obtener resultados. Una vez tenemos amplificado el material genético, mediante secuenciación, digestión con enzimas de restricción, etc., podemos obtener mucha información sobre la cepa aislada y compararla con otras.


El momento de mayor riesgo para la aparición de síntomas es alrededor de las dos semanas.


Diagnóstico serológico
Mediante técnicas serológicas como la virus neutralización (VN), ELISA (enzyme-linked immunosorbant assay) e inmunofluorescencia indirecta (IFI) podemos detectar la presencia de anticuerpos frente al CAV. De las tres, la técnica más sensible y específica es la VN, pero es demasiado compleja como técnica de rutina en un laboratorio de diagnóstico. La prueba de ELISA es una técnica fiable y práctica para la monitorización de las aves. Existen varias casas comerciales de kit de ELISA en diferentes formatos.

Control y prevención
Para evitar la transmisión vertical de reproductoras a su progenie y de ésta por transmisión horizontal a otros pollitos sin inmunidad maternal, debemos asegurarnos de que las reproductoras lleguen a la fase de puesta con un nivel de anticuerpos neutralizantes adecuado y que aseguren la protección de los pollitos mediante inmunidad pasiva durante las primeras dos semanas de vida, edad más susceptible a padecer la enfermedad.

Mediante técnicas serológicas como el ELISA se puede realizar un análisis antes de que las reproductoras entren en puesta para comprobar si durante la fase de recría se han infectado y son seropositivas con niveles altos de anticuerpos. La edad en la que se debe realizar el análisis depende de cada empresa, según la edad de aprovechamiento del huevo incubable. Generalmente se realiza un análisis a las 16-17 semanas de vida y si el resultado es positivo a niveles protectores no es necesario vacunar. En caso contrario, se debe plantear la vacunación como mínimo tres o cuatro semanas antes de la recogida e incubación de los primeros huevos para asegurar un buen nivel de anticuerpos y para evitar la transmisión del virus vacunal vivo a la progenie.

Actualmente en España está registrada una vacuna viva que se aplica una vez en recría mediante punción en el ala o subcutánea. El CESAC realiza los análisis establecidos en el programa de control sanitario revisado anualmente. En el caso del CAV y en lotes de reproductoras y abuelas, se realiza un análisis serológico mediante la técnica de ELISA de competición en el intervalo de 15 a 18 semanas de vida para conocer el estado inmunitario de las aves frente al CAV. Si durante la fase de recría se han infectado naturalmente con CAV, veremos seroconversiones con títulos de anticuerpos neutralizantes generalmente protectores. En caso de que las aves sean negativas o con títulos bajos de anticuerpos, se comunica a los técnicos de las empresas para que puedan repetir el análisis o bien vacunar, dependiendo de la edad en que se encuentren las aves y del inicio de incubación de los huevos.

Resultados
Desde principio de los años 90 se realizan análisis serológicos de todos los lotes de reproductoras de carne y puesta de las comunidades autónomas de Cataluña y Aragón. Los resultados obtenidos durante este periodo y hasta 2007 nos indicaban que entre un 98-100% de los lotes seroconvertían antes del inicio de la puesta. En el año 2007 los resultados obtenidos de 152 manadas (naves) de reproductoras al final de recría fueron 110 manadas positivas con títulos protectores (72,4%), 20 manadas positivas con títulos no protectores (13,1%) y 22 manadas negativas (14,5%). Generalmente, en una misma explotación los resultados de las diferentes naves coincidieron, salvo algunas excepciones con naves positivas y negativas.

Conclusiones
  • En los últimos años se ha incrementado el número de manadas negativas a inicio de puesta, siendo necesaria la vacunación.

  • Unos niveles altos de anticuerpos maternales son la base para una protección eficaz de la progenie.

  • Es importante monitorizar todos los lotes de reproductoras antes del ciclo de puesta para comprobar si durante la fase de recría se han infectado y son seropositivas con niveles altos de anticuerpos. Es necesario analizar por separado todas las naves de una explotación.

  • En caso de manadas negativas, vacunar como mínimo tres o cuatro semanas antes de incubar los primeros huevos.




  • Bibliografía
    1. Adair, B.M. 2000. Immunopathogenesis of chicken anemia virus infection. Develop Comp. Immunol. 24:247-255.

    2. McNulty, M.S. 1991. Chicken Anemia Agent: A review. Avian Pathol. 20:187-203.

    3. McNulty, M.S. 1998. Chicken anemia Virus. A laboratory manual for the isolation and identification of avian pathogens, 4th American Association of Avian Pathologists: Kennett Square, 146-149.

    4. Schat, K.A. 2003. Chicken Infectious Anemia. Diseases of Poultry. 11th, Saif, Y.M. . Iowa State Press, Iowa, EEUU : 181-202.

    5 Todd, D. 2000. Circoviruses: Immunosupressive threats to avian species: A review. Avian Pathol 29:373-394.

    6 Todd, D. et al. 1990. Development of an enzyme-linked immunoabsorbent assay to detect serum antibody to chicken anemia agent. Avian Dis 34: 359-363.

    7 Toro, H. et al. 1997. Pathogenicity of chicken anemia virus (isolate 10343) for young and older chickens. Avian Pathol 26:485-499.

    8. Yuasa, N. et al. 1979. Isolation and some properties of an agent inducing anemia in chicks. Avian Dis. 23:366-385.
    ¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)
    Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


    Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Albéitar Portal Veterinaria

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.